NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK

NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK

Desde hace unos días está en marcha mi nueva página de autor en Facebook. Lleva el nombre de Alma Leonor López Pilar y, como siempre, la imagen de la Joven de la Perla en su portada.

La nueva página y este blog, HELICON, van a ser a partir de ahora los dos polos de un mismo camino. Allí iré colocando con tiempo y paciencia, buena parte de lo que ya hay aquí y lo que he ido escribiendo para otros medios. Lo que se vaya publicando aquí, como este post mismo, ya con la nueva imagen renovada de HELICON, se irá publicando allí automáticamente, en lugar de en mi muro habitual.

#AlmaLeonorLP, Os invito a todos a conocerla.

HOWARD HUGHES Y LOS IMPUESTOS

HOWARD HUGHES Y LOS IMPUESTOS

Uno de los personajes más pintorescos, maniáticos e inteligentes que pueden encontrarse en la industria cinematográfica es Howard Hughes (1905-1976), el más genuino multimillonario de la historia, el hombre más adinerado del mundo, a decir de la prensa de su época, y el primero en llegar a ser considerado billonario, pues se calculó que su fortuna rondaba los 2500 millones de dólares cuando, tras años de disputas legales posteriores a su muerte, todo su patrimonio se dividió entre sus 22 primos, sus únicos herederos.

Howard Robard Hughes, Jr., nació en Texas en una fecha indeterminada. Algunos dicen que fue un 25 de septiembre y otros un 24 de diciembre. Curiosamente tampoco está claro el momento de su fallecimiento. Sucedió el 5 de abril de 1976, pero no se sabe bien en qué momento. Hughes se encontraba enfermo y se autorrecluyó en un hotel de Acapulco, rodeado de los médicos que siempre le acompañaban (y por los criados mormones de los que se rodeó en los últimos veinte años de su vida), pero a los que no solía hacer mucho caso. Su estado era tan grave (se encontraba descuidado, greñudo y con las uñas larguísimas y sin cortar) que se decide trasladarle en avión hasta el Hospital Metodista de Houston. Allí solo pudieron certificar su muerte, pero nunca se aclaró si sucedió en el mismo hospital, durante el vuelo, o si ya había fallecido antes de salir de Acapulco. A su entierro en el cementerio Glenwood de Houston, solo asisten seis personas.

Si su nacimiento y muerte están rodeados de misterio, no es el caso de su vida, muy conocida en la época, y posteriormente, tanto por la intensa vida social que llevaba como por las películas que llegó a filmar o por los negocios que emprendió a lo largo de su vida, sobre todo con la aviación. Fue el creador de la compañía TWA, competidora de la todopoderosa PamAm y diseñó aviones para el ejército norteamericano.

La aviación le jugó algunas malas pasadas económicas (se vio obligado a pleitear para no tener que vender la TWA por determinación legal, pero al final tuvo que hacerlo y se embolsó una gran cantidad de dinero por ello) y algunos fracasos técnicos (el Hughes H-4 Hércules, el enorme hidroavión que diseñó para el ejército norteamericano que debía utilizarse en la IIGM, no llegó a ser construido), pero también le ocasionó el mayor daño a su salud. Fue en 1946, concretamente un 7 de julio, cuando el avión XF-11 que probaba para el ejército norteamericano, se estrelló en Los Ángeles. El avión se incendió y Hughes sufrió importantes lesiones internas, múltiples fracturas en clavícula y costillas (todas rotas) y quemaduras de tercer grado por todo el cuerpo (el característico bigote de sus últimos años ocultaba una de esas quemaduras). Estando convaleciente, pidió a sus ingenieros que acudieran para diseñar una camilla más adecuada a sus necesidades, con un sistema hidráulico compuesto de 30 motores que funcionaban al pulsar una serie de botones. Había inventado la moderna cama de hospital.

Pero sobre todo Hughes era multimillonario y ejerció de ello a menudo durante toda su vida (incluso en 1972, residiendo en Managua, intentó hacer negocios con el dictador Anastasio Somoza, pero tuvo que marcharse al ser sorprendido por el gran terremoto del 23 de diciembre de ese año). Se dice que amaba el dinero no por sí mismo, sino porque lo veía como el medio con el que podía obtener aquellas cosas a las que no alcanzaba a obtener por sus propias manos. Parece ser que fue el autor de aquella frase que declaraba que “todo el mundo tiene un precio”.

Hughes nació en el seno de una millonaria familia texana enriquecida con el petróleo. Heredó la fortuna de sus padres con 17 años, así que la acumulación de dinero nunca le fue algo extraño. Quería ser el hombre más rico de la tierra, y es posible que lo consiguiera. Sin embargo, su tesón, inteligencia, amor al riesgo y a las inversiones económicas, así como su apego por el trabajo compulsivo, no fueron los únicos elementos en hacer crecer su fortuna. También fue uno de los más grandes defraudadores de la hacienda norteamericana sin ningún escrúpulo. Mejor dicho… utilizó todos los resquicios legales a su alcance para escamotear el pago de altos impuestos.

Hughes fundó en 1932, en California, una compañía de aviación (antes de la TWA), llamada Hughes Aircraft, que quiso trasladar, sin éxito, a Nevada donde se pagaban muchos menos impuestos. Esto, que le salió mal, no fue óbice para que intentara toda su vida pagar menos al fisco. Al final, en 1953, encontró el modo: donó todos sus activos al Instituto Médico Howard Hughes, que él mismo había fundado, y que era una entidad exenta del pago de impuestos.

Vivió muchos años en California, donde tenía su casa, además de su negocio de aviación, pero pronto dejó la casa para vivir en hoteles (de lujo, por supuesto), porque así no tenía que declarar impuestos por su residencia habitual. Cuando unos años más tarde la ley se modifica de modo que quien viviera al menos 180 días al año en un hotel en un estado concreto, debería pagar igualmente por residencia, Hughes se fue cambiando de hotel, y de estado, antes de cumplir ese plazo. A consecuencia de esta “estratagema”, los estados de California y Texas no pudieron cobrar los impuestos relativos a su herencia porque ninguno de ellos pudo probar que era el Estado de residencia legal de Hughes. Un triunfo frente a la hacienda pública incluso tras su muerte.

Hughes siempre se rodeó de gentes de valía, hombres a los que se jactaba de “comprar” por un alto precio a cambio de su absoluta fidelidad a su causa y a sus empresas. Pero eso también le obligaba a pagar altos impuestos. Entonces Hughes ideó una forma de pagarles bien sin tener que declararlo al fisco. Mientras trabajasen para él les pagaba un sueldo casi miserable (que era por el que cotizaba), y cuando terminaban su trabajo en la empresa, Hughes les criticaba mordazmente, incluso con injurias ofensivas y de forma pública. Entonces sus empleados le “demandaban” judicialmente por difamación y, como era seguro que perdería el juicio, Hughes les pagaba una bonita y enorme cantidad de dinero… casi libre de impuestos para él. Una de las mayores indemnizaciones que pagó por este método fueron los 2.2 millones de dólares que se embolsó su socio durante un tiempo Robert Maheu.

Parece una forma diferente de finiquito en diferido, ¿verdad? Pero Hughes marcó una gran diferencia con respecto a todos los defraudadores a la Hacienda pública patrios… Todas las tretas que utilizó a lo largo de su vida para evadir impuestos, eran absolutamente legales. Nunca realizó un fraude fiscal, ni dejó de pagar los impuestos que le correspondían, pero intentó por todos los medios que esos fuesen los mínimos posibles. Cosas de milmillonarios.

Por cierto… ayer se cumplió el plazo para realizar la Declaración de la Renta en España. ¿Encontraron alguna fórmula para desgravar y no cotizar tantos impuestos? ¿No? Tal vez deberían haber leído algo sobre la vida de Howard Hughes… o haber preguntado a Marta Ferrusola, a quien le sale a devolver…

AlmaLeonor

 

LA “MALA ESTRELLA” DE DONALD TRUMP

LA “MALA ESTRELLA” DE DONALD TRUMP

Ronald Reagan y Donald Trump, son los dos únicos presidentes estadounidenses que poseen una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. O mejor dicho, tenían, porque Trump ya no la tiene.

Hagamos primero un poco de historia. El Paseo de la Fama de Hollywood fue una creación del artista californiano Oliver Weismuller, a quien el Ayuntamiento de la ciudad le encargó una obra para mejorar el aspecto de las calles de Hollywood. Vio la luz en 1958 y apenas veinte años más tarde, en 1978, la ciudad de Los Ángeles declaró el paseo de la Fama como un Bien Cultural e Histórico.

Originalmente se crearon 2.500 estrellas en blanco que fueron dotándose de nombres desde 1960 (la primera concedida con una ceremonia fue a la actriz Joanne Woodward) hasta alcanzar las 1.558 en el primer año y medio desde su instalación. En 1994 se ampliaron las avenidas (de los 2,2 km iniciales hoy cubren hasta 19 manzanas, 15 de ellas en Hollywood Boulevard y tres en Vine Street) con estrellas para colocar a los nominados cada 31 de mayo (entre 15 y 20 nuevos cada año, de entre unas 200 solicitudes anuales) en una ceremonia presidida hasta el 2008 (fecha de su muerte) por Johnny Grant (1923-2008), alcalde honorífico de Hollywood, quien tiene sus dos propias estrellas en Hollywood Blvd., una en el 6937 y otra honorífica en el 6897. Tras su muerte, las ceremonias son presentadas por Leron Gruber, el Presidente de la Cámara de Comercio de Hollywood.

Cada estrella, que cuesta unos 30.000 dólares (que no siempre paga el homenajeado), consta de una pieza de terrazo en la que se enmarca una estrella de cinco puntas con fondo rosa y borde de bronce incrustado en un cuadrado de carbón. Dentro de la estrella rosa está el nombre de la persona homenajeada grabado en bronce, y debajo se encuentra un emblema redondo, también en bronce, indicando la categoría por la que a esa persona se le concedió la estrella: una cámara por el cine, un televisor por la televisión, un gramófono por la música, un micrófono por la radio y una máscara por el teatro. La única persona que tiene una estrella por cada una de las cinco categorías es Gene Autry (1907-1998).

Hay una serie de estrellas “especiales”, por ejemplo, una concedida a Disneyland, que tiene como símbolo un edificio. El Cuerpo de Policía de Los Ángeles también tiene su estrella especial, al igual que el equipo de Los Ángeles Dodgers, que tiene un logotipo de béisbol, así como la tripulación del Apolo XI, la misión que llegó a la luna, cuya placa consta de cuatro lunas idénticas, en lugar de estrellas, aunque si que tienen el símbolo de la televisión, porque fue una de las retransmisiones televisivas más vista de la historia.

Actualmente hay como 2.330 estrellas asignadas ya a nombres, y unas 476 que todavía permanecen en blanco en espera de ser asignadas, con lo que es fácil imaginar la cantidad de anécdotas que pueden encontrarse alrededor de ellas. Por ejemplo, es bueno saber que George Clooney, Brad Pitt, Angelina Jolie, Clint Eastwood, Robert Redford o Julia Roberts, no tienen estrella porque no han querido cumplir con los requisitos de concesión. O que Mohamed Ali pidió que su estrella no estuviera en el suelo porque no quería que su nombre fuese pisado, y se encuentra en una vitrina situada en la pared en el 6801 de Hollywood Blvd. Es la única estrella situada en esa posición vertical.

Xabier Cugat (en 1960) fue el primer español que consiguió no una, sino dos estrellas en el Paseo de la Fama, a quien siguieron Julio Iglesias (1985), Plácido Domingo (1993), Antonio Banderas (2005), Penélope Cruz (2011) y Javier Bardem (2012). Como sabrán, en Madrid existe un particular y patrio Paseo de la Fama con 26 estrellas (de granito, mármol blanco y acero, diseñadas por Óscar Mariné) dedicadas a los más genuinos representantes de nuestras artes cinematográficas. Hay que lamentar, sin embargo, que desde el 2011, cuando se instalaron las 25 primeras estrellas, solamente se ha concedido una más, la estrella póstuma del actor y autor y director teatral, Luis Escobar (1908-1991), genuino y recordado VII marqués de las Marismas del Guadalquivir.

Y como decía al principio, se da la curiosidad de que dos presidentes estadounidenses tienen también su estrella en Hollywood.

El actor de Hollywood, Ronald Reagan (1911-2004) obtuvo su estrella en noviembre de 2011 en el marco de un homenaje institucional por el centenario de su nacimiento. Esta situada en el 6374 de Hollywood Blvd. Por su parte, Donald Trump tiene la suya desde el año 2007 en el 6801 del mismo Hollywood Blvd., concedida en reconocimiento a su trabajo en el reality show “The Apprentice” de la cadena NBC.

Peeeero ocurre que desde que el magnate Trump se postuló como candidato republicano a la presidencia del país, su estrella hollywoodiense (hace la número 2.327 de las instaladas) padeció distintos tipos de rechazos: inscripciones, grafitis, montajes ingeniosos, y finalmente un destrozo total.

La primera vez que se mancilló su estrella fue al poco de que el flamante candidato empezase a soltar lindezas racistas y xenófobas por su boca, en febrero de 2016. Entonces a alguien se le ocurrió pintar una esvástica encima de la estrella. Fue rápidamente borrada por los encargados del mantenimiento del Paseo de la Fama, el Hollywood Historic Trust, organismo dependiente de la Cámara de Comercio de Hollywood, quien, de hecho, hace lo mismo con cualquier tipo de vandalismo sobre las estrellas. Solo que la de Trump sufre casi tantas como el resto de ellas juntas.

Han aparecido pegatinas de su candidatura, tal vez en un intento de apoyo, casi al mismo tiempo que manifestaciones de absoluto rechazo, como una pintada que, además de varias palabras y frases descalificativas (le llamaba “racista” o “maricón”, además de escribir “Trump is a Crump”, algo así como Trump es idiota), rogaba a todo el mundo, con un contundente mandato, que “¡No lo vote!“.

En otra ocasión, fue un can quien, animado por su dueño al parecer, mostró su indignación por el candidato de dorado tupé, dejando sus restos fecales encima de la dorada estrella… que le cagó encima, vaya… La imagen corrió por las redes.

De hecho, parece que violar la estrella de Donald Trump del Paseo de la Fama de Hollywood, se ha podido convertir en una especie de “deporte nacional”, al que algunos se sumaron con una campaña de petición de retirada de la estrella del paseo, entre otras razones, por el mucho trabajo de conservación que provoca. También es, a día de hoy, una de las estrellas más visitadas del todo el paseo (el top-ten ahora mismo es: Adam West, Donald Trump, Mark Wahlberg, Katy Perry, Earvin Magic Johnson, Scarlett Johansson, Keanu Reeves, Tom Cruise, Bill Cosby y Michael Jackson), según el ranking que se publica periódicamente, y la más popular de los últimos 30 días.  Pero el caso es que ha recibido múltiples ataques… desde tapar su nombre con diversos métodos, a pintar con una plantilla el símbolo del “silencio”.

El 20 de julio del año 2016 alguien mostró el rechazo que le producía Trump, visibilizando una de las promesas del candidato y hoy presidente estadounidense: la construcción de un muro en su frontera sur. Así, un anónimo indignado “construyó” un muro alrededor de la estrella de Donald Trump en el Paseo de la Fama.

El autor no fue anónimo por mucho tiempo. Un artista callejero inglés, que se hace llamar “Plastic Jesus”, fue el autor de este murete de unos 15 cm de alto, al que dotó de inscripciones con el mensaje “Prohibido el paso”:

“Quise crear una pieza que hiciera notar la idea idiota de Trump de construir un muro. Imaginé esta versión miniatura para que enviara un mensaje claro”

Así lo contaba el artista y manifestante callejero a la cadena BBC Mundo, al observar que su obra alcanzó un éxito total… todos los turistas y paseantes se quisieron hacer una fotografía al lado de su “muro”. En esta ocasión fueron varias personas las que eliminaron la construcción apenas un par de días después de aparecer sobre la estrella. No hizo falta la intervención de la Cámara de Comercio de Hollywood.

Finalmente, en octubre del año pasado, la estrella del Paseo de la Fama de Hollywood, dedicada al hoy presidente de los EEUU de América, y siempre afanoso hombre de negocios, Donald Trump, apareció completamente destrozada.

El autor confeso del destrozo, James Lambert Otis, afirmó ante las cámaras, pertrechado con casco y chaleco reflectante, realizar este acto de forma reivindicativa, una “protesta no violenta“, dijo, para visibilizar la falta de ética y moral del nuevo presidente, así como subastarla para luego entregar las ganancias de la venta a las mujeres que han acusado al candidato republicano de acoso sexual. Esto último no fue posible, ya que al no lograr sacarla entera, la destrozó completamente. Al ser detenido declaraba no temer ni al Sr. Trump ni a ser condenado a prisión.

(pinchando en la imagen se accede a un vídeo del destrozo)

Finalmente su condena ha sido reducida a tres años de libertad vigilada y a pagar los costos de reparación: 3.700 dólares que deberá pagar al Fondeo Histórico de Hollywood y otros 700 a la Cámara de Comercio.

Aprovechando la reparación provisional, ya hay quien se ha querido manifestar, precisamente, lo contrario de lo que pedía una de las pintadas… para pedir que se le vote…

AlmaLeonor.

 

INSATISFACCIÓN

INSATISFACCIÓN

Bassam Alemam (Syrian Artist)

“Podría argumentarse que la insatisfacción de los afanes de nuestra vida deriva, hasta cierto punto, de la estupidez: requerimos tareas más altas porque no somos capaces de reconocer la estatura de las que ya tenemos. Tratar de ser amable y honesto parecería demasiado simple e inconsecuente para caballeros con un diseño tan heroico como el nuestro; preferiríamos acometer algo osado, arduo y de grandes consecuencias, preferiríamos iniciar un cisma o aplastar una herejía, cortar una mano o mortificar un deseo. Sin embargo, la tarea que tenemos enfrente –y que consiste en soportar juntos nuestra existencia– es una tarea de finezas microscópicas y el heroísmo que se requiere de nosotros es el heroísmo de la paciencia. En la vida los nudos gordianos no se cortan de tajo, sino que cada uno de ellos debe ser desatado con paciencia y buena voluntad.”

Robert Louis Stevenson (Sermón de Navidad).

 

YO, SOY JÚPITER

YO, SOY JÚPITER

Imagen de Júpiter tomada en la ultima aproximación de la sonda Juno el pasado 23 de Mayo.  NASA/by Sean Doran.

“Ten buen corazón. Yo vengo en tu ayuda, Anfitrión, para ti y para los tuyos. No hay cosa que debas temer, los adivinos y agoreros déjalos todos, lo que ha de ser y lo que es pasado, yo te lo diré mejor que todos ellos. Porque yo, soy Júpiter.”

“Anfitrión”, de Plauto.
Comedia traducida por el Doctor Villalobos en

“Biblioteca de autores españoles desde la formación del lenguaje hasta nuestros días. Curiosidades bibliográficas. Colección escogida de obras raras de amenidad y erudición, con apuntes biográficos de los diferentes autores”, por D. Adolfo de Castro. Volumen 36. Madrid, M. Rivadeneira, 1855, pag. 485

EUROVISIÓN NUNCA DEJA INDIFERENTE

EUROVISIÓN NUNCA DEJA INDIFERENTE

(pinchar en la imagen para ver el vídeo)

No soy seguidora del Festival de Eurovisión, al menos no desde hace muchos años… (el último Festival de Eurovisión que vi enterito fue el de la edición de 2006 retransmitido desde Atenas, Grecia, y fue por puro cariño por partida doble, aunque no viene al caso) pero creo que se puede afirmar que antes toda España era seguidora del Festival (y del Festival de la OTI y del de Viña del Mar, y del de Benidorm…). Pero aunque una no quiera seguirlo, todos los años se producen anécdotas que acabamos conociendo todos y que pasan a engrosar la historia (friki) del Festival más longevo de la música. Si, empezó a retransmitirse en 1956 (España participa desde 1961, estrenándose con una canción interpretada por Conchita Bautista) y así quedo reconocido en el Libro Guinness del año 2015. En esta edición, por cierto, se invitó a Australia a participar del evento musical, siendo así el primer país en concursar que no es miembro activo en la Unión Europea de Radiodifusión, la organizadora del Festival.

Como decía, todos los años se producen anécdotas. No es mi intención reseñarlas aquí, pero si diré, en relación con la participación Española en el mismo, que el año 2002 en el que cantó Rosa López, la flamante ganadora de Operación Triunfo (y con coros realizados por varios de los demás participantes), desde Tallín (Estonia), alcanzó los mayores índices de audiencia en España, mientras Rosa quedaba en séptimo lugar. Y, quizá, la edición más comentada fue la de 2008, cuando nos representó, por elección popular, Rodolfo Chikilicuatre (alter ego del actor David Fernández), que además de enseñarnos a bailar el Chiki-Chiki, y gastarnos una broma monumental, quedó en decimosexto lugar y terminó por desaparecer del mundo mediático. Fue la edición de Eurovisión más vista en España después de la del 2002 (el momento de su actuación alcanzó un 78,1% de cuota de audiencia, eclipsando hasta el fútbol, algo nunca imaginable en España).  

España ha ganado dos veces el Festival: Con Massiel, en 1968 en Londres y con Salomé, en España en 1969 (el Festival se celebra cada año en el país del ganador del año anterior). Han sido 28 las ocasiones en las que España ha quedado situada entre los 10 primeros puestos; cuatro las ocasiones en las que ha quedado en segunda posición (años 1971, 1973, 1979 y 1995); y una vez en tercera, en 1984. De todas estas, a mí, particularmente, solo me gusta “Eres tu” de Mocedades, que quedó en segundo lugar en 1973 en Luxemburgo.

También hemos quedado en última posición varias veces: en 1962 (Víctor Balaguer) y en 1965 (Conchita Bautista), con cero puntos empatando con otros; en 1983 con aquella nefasta “Ay, quien maneja mi barca” de Remedios Amaya, con cero puntos y en último lugar por méritos propios; en 1999 con un solo punto (Lydia Rodríguez); y en esta edición de 2017, con los cinco puntos obtenidos por Manel Navarro.

Manel Navarro, el compositor e intérprete del Do it for your lover, la canción elegida tras ganar la final nacional española en Objetivo Eurovisión 2017, el 11 de febrero de 2017, no tuvo una gran actuación en el escenario. Muchas son las críticas que se han vertido sobre la ambientación y efectos, pero sobre todo, su actuación va a ser recordada en los anales del Festival, por el estruendoso “gallo” que le salió en uno de los momentos finales. No debió suceder… no debió suceder, pero sucedió. Mala suerte o no, es algo que le acompañará toda la vida. Si es listo, sabrá sacar provecho de ello, si le ha afectado demasiado, tal vez no volvamos a saber de él. El tiempo lo dirá. De momento tuvo una actuación muy simpática en el programa Late motivde Andreu Buenafuente el “mentor” de Chikilicuatre, cuando éste le regaló a Manel un gallo… vivo.

(pinchar en la imagen para ver el vídeo)

El caso es que hay unos momentos en vídeo con una versión preciosa en la que Manel Navarro canta a dúo con el que a la postre fue el ganador del Festival de Eurovisión 2017, Salvador Sobral (el primer y último clasificado del Festival…), que merece la pena que este muchacho recobre, porque realmente la canción y la melodía son muy pegadizas.

Salvador Sobral ganó esta edición del Festival de Eurovisión 2017 interpretando una balada con aires de fado que nadie pensaba que estaba hecha para un Festival de Eurovisión. Además, rompió otros muchos tópicos (era un desconocido, no le gusta el Festival, Portugal no había ganado nunca, no tenía efectos de luz y sonido, el diseño de vestuario era de su madre, no recurrió a la “canción-mensaje”…) y batió un récord al ganar por 758 puntos.Amar pelos dois”, compuesta por su hermana (todo queda en casa) e interpretada de una forma particularísima, conmovió a jurado y público y se llevó el premio. Ahora toca descansar, porque Salvador padece una dolencia cardíaca de la que requerirá una operación de trasplante.

Pero en realidad, lo que yo venía a decir aquí es que….

¡¡EN TODA EUROPA SE VIO UNA PRECIOSA FURGO VOLKSWAGEN CALIFORNIA!!

Por cierto, la representante francesa se llamaba Alma.
AlmaLeonor.

RINCÓN DE AGRADECIMIENTO

RINCÓN DE AGRADECIMIENTO

He dicho alguna vez que algo he debido de hacer bien en algún momento de mi vida, como para recibir tantas cosas y tanto cariño de gente buena. He tenido que hacer algo bueno alguna vez…

Alicia Prado, además de una gran pintora y dibujante, es una magnífica persona que ha tenido la paciencia y la amabilidad de realizar este retrato mio con Miki que me ha hecho muchísima ilusión y que le agradezco en el alma… ¡¡Mil Gracias Alicia!!

 AlmaLeonor

LA LIBERTAD GUIANDO AL PUEBLO

LA LIBERTAD GUIANDO AL PUEBLO

La Libertad guiando al Pueblo (1830), es un cuadro que el francés Eugène Delacroix (1798-1863) pintó en 1830, en plena ola de revoluciones europeas que se iniciaron con la española de 1820 y tuvieron su continuación con las de 1848. En esta obra, una alegoría de la Marianne de la República Francesa, aparece conduciendo al pueblo levantado en armas para salvar la patria, tal y como lo había hecho cuando la Revolución francesa del siglo XVIII creó la representación de Marianne con la Francia que luchaba por desembarazarse del absolutismo monárquico.

En este cuadro están presentes símbolos que se asociarán desde entonces a la República, como el gorro frigio (relacionado con el liberalismo y la masonería, y que se colocó enseguida a la Marianne) y la bandera tricolor francesa que porta en una mano.

Esos símbolos inspirarán igualmente las alegorías de las repúblicas españolas. Tanto la Carmela de la Segunda República, como la La Niña Bonita de la primera, una imagen dibujada en 1873 por el caricaturista catalán Tomás Padró Pedret (1840-1877) en el semanario La Flaca. Revista liberal y anticarlista (publicada entre 1869 y 1876), donde firmaba con el pseudónimo “AºWº”.

La Niña Bonita mostraba los elementos propios del liberalismo (el gorro frigio y un seno descubierto), y añadía algunos elementos nuevos, como la figura alada (evocando a la Victoria-Nike griega), las tablas de la Ley (con la inscripción “RF”, la Constitución de la República federal española que no llegó a aprobarse) y la balanza de la Justicia. Libertad, Victoria y Justicia han sido representadas tradicionalmente con formas femeninas.

La Carmela de la Segunda República simplificará un poco todos estos atributos resaltando más la balanza de la justicia e introduciendo la bandera republicana tricolor. Es así como aparece en 1987 en la obra teatral del dramaturgo José Sanchis Sinisterra, titulada ¡Ay, Carmela! y que Carlos Saura convirtió en película, con el mismo título, en 1990.

En forma de lamento, ¡Ay, Carmela! fue también una canción nacida en la España de 1808 ocupada por los franceses, que pasó casi desapercibida hasta que ciento treinta años después, volvió a sonar con fuerza en una ya muy precaria Segunda República española.

La recuperación de la canción decimonónica durante la Guerra Civil española no es casual. Forma parte del imaginario idealizado del pueblo español levantado en armas contra “el invasor”: los franceses entonces y los fascistas después. En la España republicana se vive la contienda civil como una guerra de resistencia del pueblo en defensa de su libertad. Y en esa defensa popular vuelve con fuerza el recuerdo de la heroicidad del pueblo llano en 1808 representado por un universo femenino: las “Agustinas de Aragón”, las “Manuelas Malasaña”, las “Marianas Pineda”, la “Virgen del Pilar”… y el “¡Ay, Carmela!” que entonces se cantaba a las tropas napoleónicas desde las barricadas gaditanas.

El episodio decisivo de la Guerra Civil española que va a hacer revivir el grito, reconvertido ahora en republicano, es la batalla del Ebro, librada de julio a noviembre de 1938:

“El Ejército del Ebro,
rumba la rumba la rumba ba
una noche el río pasó,
¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!
Y a las tropas invasoras,
rumba la rumba la rumba ba
buena paliza les dio,
¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!
El furor de los traidores,
rumba la rumba la rumba ba
lo descarga su aviación,
¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!
Pero nada pueden bombas,
rumba la rumba la rumba ba
donde sobra corazón,
¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!
Contraataques muy rabiosos,
rumba la rumba la rumba ba
deberemos resistir,
¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!
Pero igual que combatimos,
rumba la rumba la rumba ba
prometemos combatir,
¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!”

La batalla del Ebro figura en la historia de la Guerra Civil como la más larga y una de las más sangrientas de todo el conflicto. En ella tomaron parte cinco brigadas internacionales, siendo la 11ª Brigada, la que primero estableció una cabeza de puente en la margen derecha del Ebro desde la que se lanzó la ofensiva republicana. Bajo el mando del teniente coronel Juan Guilloto León (llamado “Modesto”), dos cuerpos de Ejército (el V de Enrique Líster y el XV de Manuel Tagüeña; hubo un tercero, el XII, al mando de Etelvino Vega, que apenas participó en un principio) compuestos de unos 100.000 hombres, cruzaron el Ebro cuando eran las 00:15 horas del 25 de julio de 1938.

Algunos eran muy jóvenes, de entre 17-18 años (llamados “la quinta del biberón”) y los mandos populares prácticamente inexpertos. Ni Enrique Líster ni Modesto eran militares de carrera (cantero y aserrador respectivamente, Tagüeña, de 25 años, era brigada), aunque ambos habrían recibido alguna formación militar en la academia Frunze de la URSS. Con esos mimbres se enfrentó la República a la batalla más decisiva de toda la guerra.

Pero el inicial éxito de esta ofensiva enardeció los ánimos de unos milicianos desmoralizados y una población civil muy castigada a estas alturas de la guerra. La ciudadanía soportó los combates, los bombardeos (todo el levante fue bombardeado varias veces) y las ofensivas propagandísticas de los franquistas que, con los “bombardeos del pan”, quisieron hacerles cómplices de una victoria que aún no habían conseguido.

Así, ¡Ay, Carmela! fue el confiado canto que recorrió todo el frente y alcanzó la retaguardia republicana, al menos, durante los más de tres meses que duró la defensa del Ebro. Los “contraataques muy rabiosos” de los que habla la canción ascendieron de grado con la llegada de la Legión Cóndor alemana y las tropas italianas, que dando apoyo a 15 divisiones de infantería sublevada, tomaron el Ebro de nuevo tras intensos combates (al estilo “topetazo del carnero”, dicen las crónicas).

El 18 de noviembre los republicanos están ya fuera del Ebro, en la anterior línea de defensa de Ribarroja. Pese al triunfalismo del ¡Ay Carmela!, la Segunda República quedó prácticamente sentenciada a partir de esta fecha.

AlmaLeonor

Resumen de mi artículo “Con ese nombre de mujer” publicado el 21 de marzo de 2016 en la revista digital Anatomía de la Historia, que puede leerse entero en este enlace. Es mi pequeño homenaje a un día como hoy, 14 de abril, fecha emblemática de la proclamación de la Segunda República española en 1931.

 

LOS PUSSYHATS: UN MUNDO DE MUJERES VISIBLES

LOS PUSSYHATS: UN MUNDO DE MUJERES VISIBLES

h1e-gmwwx_720x0

ARTÍCULO PUBLICADO HOY EN LA REVISTA DIGITAL ANATOMÍA DE LA HISTORIA. PARA VERLO COMPLETO PINCHAR AQUÍ.

“Hoy vemos en los Estados Unidos recién despertados en la era Trump, cómo las mujeres han encontrado en el acto de tejer una labor altamente patriótica. El Pussyhat Project, puesto en marcha el día de Acción de Gracias por Krista Suh y Jayna Zweiman, dos mujeres de Los Ángeles que nada tienen que ver con la política (la primera es guionista y la segunda arquitecta), junto con la artista Aurora Lady, nació con la intención de «crear un océano de color rosa para la manifestación, ofrecer un mensaje visual que distinguiese a esta protesta» (Noelia Ramírez, El País). Se referían a la manifestación de mujeres contra Donal Trump celebrada en Washington (y en otras ciudades estadounidenses y del mundo) este pasado día 21 de enero de 2017…. Hoy, muchas mujeres en todo el mundo están mostrando su empuje, su voluntad de seguir siendo escuchadas, su decidida negativa a ser tratadas como ciudadanas de segunda y seres humanos de tercera. Y una de esas reivindicaciones ha llegado al corazón de la gran metrópoli occidental, Washington, visibilizándose con un gorro de lana de color rosa y orejas de gato.”

Alma Leonor

pussyhat