DIGO VIVIR

DIGO VIVIR

Imagen propia.

Porque vivir se ha puesto al rojo vivo.
(Siempre la sangre, oh Dios, fue colorada.)
Digo vivir, vivir como si nada
hubiese de quedar de lo que escribo.

Porque escribir es viento fugitivo,
y publicar, columna arrinconada.
Digo vivir, vivir a pulso, airada-
mente morir, citar desde el estribo.

Vuelvo a la vida con mi muerte al hombro,
abominando cuanto he escrito: escombro
del hombre aquel que fui cuando callaba.

Ahora vuelvo a mi ser, torno a mi obra
más inmortal: aquella fiesta brava
del vivir y el morir. Lo demás sobra.

BLAS DE OTERO

¡Feliz día de San Blas!
¿Ya has visto cigüeñas?

CARNAVAL DE NEGROS Y BLANCOS DE COLOMBIA

CARNAVAL DE NEGROS Y BLANCOS DE COLOMBIA

Magno Desfile de Negros y Blancos 2007 (Imagen: By Etienne Le Cocq)

Dentro del ciclo navideño muchas localidades y comunidades han mantenido o creado costumbres y ritos que, con el tiempo, se han establecido como folklore imprescindible en esas fechas. Uno de esos acontecimientos es el Carnaval de Negros y Blancos de Colombia, concretamente del sur del país, en San Juan de Pasto (capital del departamento de Nariño), aunque ha sido adoptada por otras localidades colombianas como una fiesta de importancia, tanto, que en el año 2009 fue inscrito en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por el comité de la UNESCO. Se celebra del 2 al 7 de enero de cada año, y atrae un considerable número de turistas de todas las nacionalidades.

El Carnaval de Negros y Blancos es una fiesta en la que convergen tres herencias culturales, la negra, la indígena andina y la cultura cristiana hispánica y tiene la particularidad de no ser una fiesta de primavera, como el resto de carnavales conocidos, sino que se celebra en la primera semana de enero.

Su origen se puede encontrar hacia la mitad del siglo XVI, con las celebraciones agrarias indígenas en honor a la Luna (Quilla), celebraciones en época de cosecha, donde se la honraba con danzas y también se hacían rogativas al sol para amparar sus cultivos. Con el sincretismo religioso que trajo la presencia española, estas celebraciones adoptan en Pasto la forma de un carnaval. Fue prohibido en el siglo XIX, pero la devoción popular no lo olvidó y hacia 1834 es una fiesta populosa con mascaradas y algarabías de vecinos. Finalmente, todas estas celebraciones se acaban enmarcando en el calendario religioso alrededor de la festividad de la Inmaculada Concepción de María (8 de diciembre), extendiéndose hasta el día de Reyes en un principio y hasta el día 7 más tarde.

Detalle del cuadro “Carro al aire” de Domingo Martínez, con un baile de negros y negras en Sevilla en 1747, durante la Máscara que los obreros de la Real Fábrica de Tabacos celebraron con motivo de la subida al trono español de Fernando VI. Imagino que las fiestas del día de asueto en Colombia sería parecido.

En 1607, con el aumento de la población negra, una rebelión de esclavos de gran alcance en Antioquía y Popayan, obligó a la corona española a otorgar un día de “asueto” (descanso) a los trabajadores y esclavos negros, estableciendo el día 5 para ello, en honor del Santo Rey Negro Baltasar.

“EL PRÍNCIPE, DÍA VACO PARA LOS NEGROS ESCLAVOS”. Ahora entendiendo dicha relacion e solicitud de muchos esclavos negros de dicha provincia vengo a deciros a voz que se acoge paternalmente dicha solicitud y se dará día vaco enteramente a los negros y será el 5 de enero, víspera de la fiestas de las Santas Majestades y venerando estima a la Santa Majestad del Rey Negro. Fechada en Madrid. “Yo el Príncipe”.

Entonces los trabajadores y esclavos negros salían a las calles a celebrar su día con gran algarabía, música, danza y hasta disfraces y máscaras. En el siglo XIX, en la víspera del Día de Reyes, en la región de El Gran Cauca (a donde pertenece Pasto), se realizaba el llamado Juego de Negritos, entre blancos y mestizos (aun no era muy alta la población negra), donde la diversión consistía en romper el orden establecido, como en un carnaval. Más tarde, cuando la población negra del Cauca fue en aumento, llega a influir en las celebraciones del día de asueto y acabaron integrándose en el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, una celebración que hacia 1854, explica el académico Neftalí Benavides Rivera, ya estaba totalmente establecida.

Carnaval de Negros y Blancos (Imagen: La voz del Arte).

Las celebraciones alrededor del Carnaval de Negros y Blancos han ido aumentando de importancia y de acontecimientos festivos con el paso del tiempo. Hoy comienzan antes de la celebración propia del Carnaval. Primero, varias fechas comprenden el llamado Precarnaval:

-Se inicia el día 7 de diciembre la víspera del día de la Inmaculada, con la Noche de las Velitas, seguido de la Novena de Aguinaldos, del 16 al 24 de diciembre enlazando con las celebraciones de Navidad.

Fiesta del Agua (Imagen: By Etienne Le Cocq).

-Continua con la Fiesta del Agua del día de Inocentes el 28 de diciembre. Recientemente las autoridades limitan el uso y desperdicio de agua.

-La celebración del Desfile de los Años Viejos, el 31 de diciembre, una fiesta en la que las calles de la ciudad se llenan de carrozas y muñecos elaborados con ropa vieja, papel y serrín (antes pólvora que en el 2006 se prohibió) que representan el año viejo. En el desfile la chiquillería recorre las calles pidiendo “una limosnita para el año viejo, por favor” y los adultos lo piden por las “viudas” del año (representadas usualmente por hombres disfrazados de negro y la cara con velos oscuros), para pagar el “entierro decoroso” del “difunto” (el año) inmediatamente después de las doce de la noche. Durante la fiesta se leen “testamentos” del finado llenos de ironía sobre lo acontecido durante el año, predominando los temas políticos. Los mejores muñecos, disfraces y carrozas reciben un premio en metálico de las autoridades y el ganador es quemado en la Plaza del Carnaval al terminar ese día, en medio de una verbena popular para recibir el año nuevo.

Carnavalito 2019 (Imagen: Radio Nacional de Colombia)

La celebración de Blancos y Negros comienza con el Carnavalito, que se celebra 2 de enero con el Desfile de las Colonias, una muestra de tradiciones, mitos, leyendas, gastronomía, música y valores culturales. Esta celebración comenzó como un juego de niños imitando a sus mayores, recreando el desfile del día principal, llegando a convertirse en un evento con identidad propia dentro de las fiestas del Carnaval de Negros y Blancos. Al día siguiente, el día 3 de enero tiene lugar el primer desfile eliminatorio de carrozas, una de las celebraciones más vistosas del Carnaval, por el colorido de las carrozas y disfraces y el ritmo de varios miles de músicos, danzantes y actores recorriendo la vía del Carnaval y representando motivos de origen principalmente andino.

La Familia Castañeda 2018 (Imagen: El Tiempo Colombia).

El tercer evento de importancia en esta larga celebración, es la llegada de la Familia Castañeda, el día 4 de enero, una tradición histórica que recrea la llegada de una familia compuesta de personajes coloridos que llegó a San Juan de Pasto en 1929. Se representan paródicamente con disfraces, como una familia que viaja con todo su equipaje y menaje de cocina, y con sus miembros más pintorescos: la abuela extravagante, la hija embarazada que va a casarse de blanco, los niños traviesos, las sufridas niñeras… y además el cura borracho, mujeres de “vida alegre” y hasta “ñapangas”, las mujeres mestizas de la zona, que a veces son auténticas indianas. Todo ello amenizado con charangas, música y danzas.

Día de Negros en 2015 (Imagen: HSB Noticias).

El día 5 de enero se celebra el Día de Negros, conmemorando el día en el que los negros esclavos consiguieron su día libre. Es la auténtica fiesta heredada de los siglos coloniales. Hoy, la celebración se realiza con todas las gentes pintándose las caras de negro, como una forma de unificar clases y grupos étnicos en una sola muchedumbre. Hay una reina de carnaval, también con la cara pintada, y varias orquestas ofrecen su música en distintos lugares de la ciudad de Pasto al grito de ¡Que vivan los negros!

Día de Blancos 2017 (Imagen: Notimérica).

Alrededor de 1912, y como respuesta a las algarabías de los negros en su día, se empezó a tomar el día 6 de enero, el día festivo de Reyes, como un día de celebración festiva del Día de Blancos. La tradición dice que se originó en un prostíbulo, una fina y exclusiva casa de citas de la ciudad, “la casa de las señoritas Robby”, cuando un grupo de clientes salieron con las cara pintadas de blanco con los polvos perfumados de las prostitutas y esparciéndolos por todos los viandantes al grito de ¡Vivan los Blanquitos! En este día todos los participantes, ciudadanos y visitantes pintan su cara de blanco (generalmente con talco perfumado) para participar en las muchas verbenas populares.

Magno Desfile del Festival de Blancos y Negros de Colombia (Imagen: De camiloAndres)

El día 6 de enero es también el día del gran desfile de estas fiestas, el día del Magno Desfile de Negros y Blancos, la atracción principal de toda la semana, un gran desfile de casi 7 km de largo que recorre las calles del centro de la ciudad, por unos 15 km, en la que ya se ha llamado Senda del Carnaval. Durante el desfile se arroja confeti o serpentinas, se baila al ritmo de canciones tradicionales y típicas andinas, algunas compuestas especialmente para el evento que se estrenan cada año. El desfile está gestionado y administrado por Corpocarnaval, una organización de carácter asociativo, y cuenta con carrozas elaboradas durante meses de hasta 8 metros de altura y 16 metros de largo, llevadas encima de camiones o remolques, todo ello elaborado por grupos de “cultores” del Carnaval, un neologismo adoptado para englobar a los tradicionales “artistas del carnaval”, pero también a las demás personas que participan en los desfiles, que participan con disfraces de grupos e individuales, comparsas, murgas… todos los elementos propios de un Carnaval que todos celebran ese día al grito de ¡Que vivan los blancos!, ¡Que vivan los Negros y que vivan los Blancos!, y también, ¡Viva Pasto Carajo!

Festival del Cuy 2018 (Imagen: Creart).

Pero no terminan ahí los festejos. El final de las fiestas se alarga en los últimos años con el Día del Cuy, el 7 de enero, o sea hoy, cuando las familias se juntan para degustar este roedor típico de la zona. A mi me da pena mostrar los platos cocinados, así que he elegido esta de un cartel anunciador del evento (ya se, ya se, yo no soy vegana, pero he estado buscando imágenes de este día y no podía poner ninguna). Por favor, los que no estén presentes en este festival de Colombia, hoy coman ensalada.

AlmaLeonor_LP

EL DESPERTAR DE LOS MAGOS

EL DESPERTAR DE LOS MAGOS

Imagen: “Los reyes magos despertados por el ángel”, obra de Gislebertus (siglo XII) en la catedral de Saint-Lazare de Autun (Francia)

(1) Y cuando Jesús nació en Belén de Judea en los días del rey Herodes, he aquí, unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, (2) diciendo: ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle.

(3) Y al oír esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. (4) Y, habiendo convocado a todos los principales sacerdotes y a los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. (5) Y ellos le dijeron: En Belén de Judea, porque así está escrito por el profeta:

(6) Y tú, Belén, de tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel.

(7) Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo en que había aparecido la estrella; (8) y enviándolos a Belén, dijo: Id allá, y preguntad con diligencia acerca del niño y, cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. (9) Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que, llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. (10) Y cuando vieron la estrella, se regocijaron con gran gozo. (11) Y cuando entraron en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, e incienso y mirra.

(12) Pero avisados por revelación, en sueños, que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

Evangelio según San Mateo, Cap.II

Con la celebración del día de los Reyes Magos se da por finalizado el ciclo de festividades navideñas. El próximo año más y (esperemos, covid mediante) mejor. Espero que los magos hayan sido benévolos con todos, eso significará que se han merecido los presentes. Y si no ha sido así, no desesperen, la realeza nunca ha tenido buen criterio para encontrar las almas más nobles. Seguro que la ilusión sigue viva en todos nuestros corazones.

AlmaLeonor_LP

NOCHE DE REYES MAGOS

NOCHE DE REYES MAGOS

Agranda la puerta, padre,
porque no puedo pasar;
la hiciste para los niños,
yo he crecido a mi pesar.
Si no me agrandas la puerta,
achícame, por piedad;
vuélveme a la edad bendita
en que vivir es soñar.

Gracias, padre, que ya siento
que se va mi pubertad;
vuelvo a los días rosados
en que hijo no más.
Hijo de mis hijos ahora
y sin masculinidad
siento nacer en mi seno
maternal virginidad.

Miguel de Unamuno
Cancionero” (1953)

Pedir deseos es muy peligroso…. a veces se cumplen…

¡¡Feliz noche de Reyes y de Ilusión!!  

EL HOMBRE DE LAS NARICES (U OREJAS)

EL HOMBRE DE LAS NARICES (U OREJAS)

En estos últimos días del año existe una tradición que desconocía, de mucha raigambre en lugares como Cataluña, Aragón, Valencia, Navarra, La Rioja o Burgos, que tiene por protagonista a un hombre que posee tantas narices (u orejas) como días tiene el año y que va perdiendo una a una con cada día que pasa, por lo que solo en un día como el 30 o 31 de diciembre se le puede ver paseando por la calle ya con una sola nariz (cuando se celebra el 31) o con dos orejas (cuando se celebra el 30). Para mí que el tipo es un calendario…

Y parece que es así porque por lo visto el origen de este personaje se encuentra en una tradición del folklore catalán, un personaje mítico que iba perdiendo una nariz cada día, contando los días que faltaban para acabar el año. Este home dels nassos vivía bajo un árbol, el árbol de las narices, cubierto de hojas de doce árboles diferentes (imagino que simbolizan los meses), de cuatro colores distintos (lo mismo, las estaciones), y que según el famoso folclorista Joan Amades (1890-1959) podría estar inspirado el Jano, dios romano de las dos caras, e incluso en la Fumera. En algunas zonas del norte de Cataluña (buena parte de la Provincia de Girona y Alt Empordà) la Fumera es un paje de la mitología catalana que tenía el encargo de los Reyes Magos de Oriente de velar por los niños durante las vacaciones escolares de invierno, es decir, una especie de “espía” de los Reyes Magos, a los que contaba si los niños habían sido buenos para recibir regalos el Día de Reyes (6 de enero), o si, por el contrario, no habían hecho méritos para recibirlos y se encontrarían con carbón para que corrigieran su mal comportamiento. Se decía que la Fumera todo lo ve, todo lo oye y todo lo habla.

El Señor de las Narices (u Orejas) se utilizaba para explicar a los niños el transcurrir del tiempo, un señor con 365 apéndices (ya fuesen narices u orejas), que va perdiendo cada día hasta que el último del año, el 31, solo le queda una que, a las doce en punto, con el nuevo año, se multiplicará de nuevo hasta alcanzar las 365 (o 366 si es bisiesto) del nuevo ciclo anual. Por eso les decían a los infantes que solo podía verse el día 30 o el 31, cuando ya había perdido la nariz del penúltimo día y solo le quedaba una (o dos si se trataba de las orejas), con lo que ya era una persona normal. Desde luego, es una buena forma de justificar una mentira, como lo de Papa Noel o los Reyes Magos, a los que los niños no pueden ver porque llegan cuando están dormidos, pero si saben que han venido porque se han comido y bebido el turrón y la copita de champan que se les deja por la noche. Así, la jornada del 30 o del 31 se convertía en una búsqueda incesante de los niños por las calles a ver si podían encontrar a un hombre extraño lleno de apéndices, cuando ese día ya los había perdido casi todos. Hoy, la tradición se ha convertido en una jornada festiva donde un muñeco cabezudo o una persona ataviada con un traje de época, se pasea por algunas calles repartiendo caramelos a los niños que le reconocen.

En Barcelona, por ejemplo, donde se celebra el día 31, se les decía a los niños que por las calles podían encontrar a un hombre “con tantas narices como días tiene el año” e imaginaban ver a un tipo con 365 narices a cuestas, pero resulta que ese día solo le queda una… Entonces, les decían, era posible verlo en la plaza del Palau, delante de la Llotja, sobre una tarima, un hombre normal (lo representaba una persona con un cabezudo) pero ya preparado con unas cuantas docenas de sábanas para, a las 12 en punto, cubrirse con ellas para no ver sus nuevas 365 narices. También en Mallorca se celebra en el día 31 en la plaza de Corte, con motivo de la Fiesta del Estandarte, donde se disparaban salvas de honor.

En la Comunidad Valenciana se decía que este home de les orelles (aquí son orejas, como en Aragón) aparecía el día 30 en algunos lugares concretos donde los niños debían ir a buscarlo. Es una forma divertida de celebrar que al año solo le quedan dos días y, como todos tenemos dos orejas, cualquiera puede ser el personaje buscado, así que es como un “¿Dónde está Wally?” pero navideño. En Zaragoza, cada 30 de diciembre, los padres llevaban a sus hijos hasta el Puente de Piedra, para ver pasar al Hombre de las Orejas, ese que tiene tantas como días tiene el año y ya solo puede verse con las dos que le quedan.

Y una de las fiestas más populares tiene lugar en Arnedo, en La Rioja, donde desde el año 1991, se celebra en el día 1 de enero, con un personaje que, ataviado con abrigo, traje y bufanda y portando una pequeña maleta, llega hasta la Puerta Munillo, donde le esperan los niños para recibir golosinas.

En la tradición vasca existe un personaje llamado Ujanko que tiene que ver con los hombres de las narices u orejas. El Ujanko tiene 365 ojos y al final de cada día pierde uno, hasta que en la noche del 31 de diciembre queda completamente ciego, pero al amanecer del Año Nuevo recupera nuevamente todos sus ojos. Pero no se sabe mucho más, ni si es un gigante gentil, o un personaje del bosque, ni su apariencia, aunque se le supone tan mayor como el mundo. Lo poco que sabemos de él es gracias al paleontólogo vasco Joxe Miguel de Barandiaran (1889-1991), quien también lo relaciona con el calendario: “Otro personaje o deidad relacionada con el calendario es Ujanko, quien, según el aniversario, dice que la tierra tiene tantos ojos desde hace años. Los ojos rojos que pierde, uno todos los días, durante todo el año.” También se le relaciona con la capacidad de “ver” si los niños se han portado bien durante el año y son merecedores de regalos en Navidad.

Así que atentos todos no sea que se encuentren por la calle al Hombre de las Narices (o de las Orejas, o de los Ojos) y no sepan reconocerle. Aunque lo más fácil es que hoy, 31 de diciembre, lo que se encuentren por la calle sea la popular carrera de San Silvestre, que tradicionalmente se celebra este día, en conmemoración de la festividad del santo, y como parte de las celebraciones del ciclo navideño. Eso si, fíjense bien primero a ver si en su localidad se han suspendido cualquiera de estas celebraciones debido a las restricciones por la COVID, que es posible que así sea.
AlmaLeonor_LP

Fuentes: Wikipedia ; Barcelona cultura popular

LA FIESTA DE TIBB’S EVE

LA FIESTA DE TIBB’S EVE 

Siguiendo con las celebraciones y acontecimientos sucedidos durante los días de la temporada navideña, y de los que ya hay varias entradas anteriores en HELICON, hoy toca hablar de una fiesta que solo se celebra en un sitio, pero que estoy segura que a todo el mundo le va a gustar, la Fiesta de Tibb’s Eve.

En algunos lugares de las remotas Terranova (Harbor Breton) y península del Labrador (Canadá), se celebra hoy, 23 diciembre, la festividad de Tibb’s Eve, una celebración muy popular, pero un tanto peculiar, porque esa expresión se refiere a “un día que nunca llegará”.

Lugares de celebración del Tibb’s Eve

El origen del término parece encontrarse en Saint Tibb en un personaje de algunas obras de teatro inglesas del siglo XVII, referido a una mujer desinhibida y promiscua, utilizado con una bis cómica, por lo que tuvo siempre una connotación de lascivia. Así lo reflejó Richar Turner en un epigrama escrito en 1607: “Se maravillaban mucho de Tom pero de Tib más. La fe, como decía el cura, es una excelente ramera.” (en inglés: “They wondered much at Tom, but at Tib more. Faith (quoth the vicker) ‘is an excellent whore”). La contradicción entre “Saint” y “una mujer de moral relajada” explicaría el significado del término, ya que si existe una no puede existir la otra y, por lo tanto, decir que algo sucedería en la víspera de Saint Tibb era como decir que nunca sucedería. Se utiliza en lengua inglesa como una fórmula para expresar que no es creíble que un acontecimiento suceda, sea cual sea el acontecimiento. En definitiva, algo inconcluso y sin intención de que se realice, como cuando alguien a quien has prestado dinero te dice que lo devolverá “la víspera de Saint Tibb”, es decir, que te quedaste sin la pasta… Un poco enrevesados estos angloparlantes para expresar refranes, nosotros diríamos que devolveré el dinero “el 30 de febrero” o “cuando los cerdos vuelen”…

Sait Tibb se tiene por un santo (o santa, no tiene sexo) que, por lo tanto, es el patrón de las promesas hechas sin intención de cumplirlas, una promesa que se cumplirá “la víspera de Saint Tibb”, es decir NUNCA. Se sabe de registros escritos que lo recogen con esta acepción desde inicios del siglo XX, por ejemplo, en Irlanda del Norte, en Cornualles, donde figura ya como una expresión evasiva. Aparece también en un listado de palabras del dialecto del Ulster donde se dice que es una festividad que no está en el calendario y que “no ocurre ni antes ni después de Navidad”. De algún modo, esa fórmula del Ulster es la que prevaleció pues “la víspera de Saint Tibb” (Tibb’s Eve) se ha asociado tradicionalmente a la época navideña. También se suele decir a veces “entre el año viejo y el nuevo”, una variante que se parece a nuestro “entre Pinto y Valdemoro”.

Pues bien, esa fórmula se conoce a mediados del siglo en la península del Labrador a través de algunos inmigrantes llegados desde la vieja Inglaterra (irlandeses, sobre todo) a las costas de Terranova, comenzando a asociar el 23 de diciembre con la expresión Tibb’s Eve (la víspera de Saint Tibb) y transformándose en una festividad navideña más en el tiempo de Adviento. El Adviento es un periodo litúrgico cristiano que comienza unos 22 a 28 días antes de Navidad (los cuatro domingos más próximos en la liturgia católica, la iglesia ortodoxa prolonga el Adviento por 40 días, hasta el 6 de enero), días de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo. Esa preparación consiste en oración y reflexión, pero también en vigilia y abstinencia, sobre todo de la ingesta de alcohol (en la iglesia ortodoxa el precepto prohíbe ciertos alimentos y hasta promulga un ayuno de Adviento) y de excesos festivos. Pues bien, dos días antes, el 23 de diciembre, se celebraba en Terranova la fiesta de Saint Tibb, o mejor dicho, el Tibb’s Eve, la fiesta de la víspera de Saint Tibb, una excusa para poder beber y divertirse, la primera noche del Adviento en poder hacerlo, aunque en realidad, aún no haya terminado la prohibición.

Por este carácter tan festivo y bebedor, también se dice que la fiesta de Tibb’s Eve tiene que ver con la palabra tipple, que es un verbo que significa “beber licor embriagador habitualmente o en exceso”. En Terranova, el Tibb’s Eve se convirtió en la primera ocasión real para probar la cerveza casera que se elaboraba para Navidad, estableciendo la costumbre de que los hombres se visitaban entre sí para probar la cerveza que elaboraba cada uno. Seguramente sería la primera vez que probaban alcohol en Adviento y, seguramente tambien, acabarían bastante borrachos esa noche. Es fácil entender que una ocasión así terminara por convertirse en una celebración periódica cada año, pero, en todo caso, la fiesta de Tibb’s Eve marca en Terranova y algunos enclaves de la península del Labrador, el comienzo de la temporada navideña, la inauguración oficial de la Navidad, y es una fiesta muy querida por quienes la celebran:

“La Tibb’s Eve, el 23 de diciembre, es cuando la gente bebe y come en fiestas en su casa o en los bares con todas las personas con las que quieren celebrarlo, antes de pasar tiempo con las personas con las que tienen que hacerlo. No tengo idea de cómo eso no es tan grande en otros lugares” (Colin Hollett).

En España si que hay una costumbre parecida, o al menos, en mi entorno siempre se ha hecho así, y es que en Nochebuena, el día antes de Navidad, el 24 de diciembre, los amigos nos reunimos antes de la cena familiar para tomar unas copas y luego cada uno vuelve a su casa, porque esa noche es una celebración familiar, no para salir por ahí después de la cena, en todo caso, solo para asistir a la Misa del Gallo (en Nochevieja es al contrario, se celebra con la familia durante la cena y luego, en cuanto se comen las uvas, o para comerlas, se queda con los amigos). También podríamos considerar una fiesta similar la costumbre de las “cenas de empresa”, celebradas siempre unos días antes de Navidad para beber y charlar con los compañeros de trabajo de una forma más distendida y festiva. Pero como celebrar siempre es una sana costumbre, vamos a tomar hoy unas copichuelas en honor de Saint Tibb.

¡¡FELIZ TIBB’S EVE!!

HOJAS

HOJAS

Imagen: “Hojas de Invierno” de Carmen Jimenez

Las hojas
como remos varados.
Sobre los estanques
descosidos álamos de otoño
apenas las reflejan.

Leves bailan o descienden
a sus nupcias de limo.

Rafael Morales
“Aquitania” (2020)

Hoy, 21 de diciembre, a las 11:02 horas en la península, justo cuando se publique este post, finaliza el otoño con la entrada de la última estación de año, el invierno, que durará hasta el 20 de marzo de 2021.

AlmaLeonor_LP