EL AMOR VERDADERO

EL AMOR VERDADERO

Imagen: Meng Yangyang

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad […] Y ahora hay tres sentimientos que permanecen: la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

Carta de San Pablo a los Corintios (13: 1-13)

¡¡FELIZ DÍA DE LOS ENAMORADOS!!

 

SANTA ÁGUEDA

SANTA ÁGUEDA

Resultado de imagen de santa agueda"

Hoy,  5 de febrero, se celebra en el santoral católico la festividad de Santa Águeda, en honor a Santa Águeda de Catania, cristiana del siglo III que conservó la virginidad pese a ser enviada a un lupanar por venganza del proconcul de Sicilia, quien la pretendía sin hacer caso de la promesa de la muchacha de entregar su virginidad a la Iglesia. Santa Águeda fue martirizada arrancándole los pechos, con los que suele aparecer en iconografías cristianas mostrados sobre una bandeja. No deja de ser curioso que esta santa, tan bárbaramente sentenciada a muerte, sea la patrona de las mujeres y en nombre de quien se celebra una de las escasas festividades católicas en las que las mujeres toman el poder, aunque sea por un día, las Aguedas. También es patrona de toda Sicilia, pues se cuenta que una rogativa a la santa frenó a las puertas de la ciudad la lava que manaba de una terrible erupción del volcán Etna en el año 252 d. C. Lástima que no consiguiera en vida frenar el fuego volcánico de quien la pretendía libidinosamente.

Esta festividad también aparece en mi libro VISIBLES. MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX.

“Ortega Zapata recuerda que en el Valladolid de la década de los treinta, las Romerías en advocación de un santo o virgen, celebraciones que aun siendo de carácter religioso, no tienen que ver con la beatería y contenida devoción, eran un acontecimiento muy habitual y esperado por las gentes sencillas. Por ejemplo, es de gran reconocimiento popular un tipo de festividad muy antigua en España que concede a una mujer el bastón de mando del Ayuntamiento por espacio de dos días y que se celebra en honor de la mártir Santa Águeda. Ortega Zapata remata con un chascarrillo su crónica de esta fiesta desde la celebrada en un pueblo vallisoletano, Zaratán, con una puntualización que, hay que recordar, sale de su pluma en 1894 o sea, muy a finales del siglo XIX: «Y véase como, hace sesenta años, estaba resuelto en Zaratán siquiera por 24 horas, el problema que hoy se debate, de si la mujer es apta para ejercer cargos públicos».”

Mª del Pilar López Almena.

Visibles. Mujeres y Espacio Público burgués en el siglo XIX

BLUE MONDAY 2020

BLUE MONDAY 2020

Imagen: Richard Burlet

Me visto de azul por un día para contar al mundo que el BLUE MONDAY del 2020, no me pone triste. Ni una pizquita. Nada… Esperen que lo repaso de nuevo… No. Nada. No estoy triste, ni siquiera un poquito más triste que ayer ni un poquito menos que mañana. Índice cero. Bluegrama Plano. Niet.

Y es que desde el año 2005, se viene conmemorando este día como el más triste del año, un día elegido no al azar, dicen, sino merced a un complejo cálculo matemático elaborado por el profesor de la escuela de psicólogos de la universidad de Cardiff, Cliff Arnall. Según este señor, el tercer lunes de enero, en este año 2020 hoy, 20 de enero (un poco empacho de veintes si tengo), es el día más triste del año, el día en el que acumulamos más tristeza de todo el año. 

Se justifica por razones ya un poco manidas… a saber: el fin del periodo navideño y la llegada del extracto bancario en números rojos debido a los gastos en estas fechas y que aún no ha llegado la nómina de enero… el frío, que hoy si que se justifica un poco porque en España nos está afectando una borrasca de nombre Gloria, que ha empeorado el clima en muchos sitios, sobre todo el Levante… y la constatación palpable de que a estas alturas no hemos empezado siquiera a cumplir los propósitos de Año Nuevo… ¡Cómo si eso nos pillara por sorpresa! Ya sabíamos a la tercera uva que esos propósitos serían pospuestos de nuevo.

En fin. Que como el Día de la Madre, el Día del Padre, el Día de los Enamorados, el Black Friday etc. este día Blue Monday parece hecho y derecho para el consumo. Si estamos tristes ¡que mejor que un regalito para paliarlo! Una amiga mía me decía que cada vez que se encontraba con un revés en su vida se compraba lencería bonita (y cara). Su cuenta corriente se resentía, pero su armario lucía precioso con esos conjuntos guardados sin estrenar. Porque esa es otra, no los estrenaba. En lugar de arrugarse por un lunes cualquiera del año, propongo “estrenar” esas preciosidades que todos tenemos en nuestros armarios. Saquemos los conjuntos preciosos de lencería, o ese libro sin abrir, o esa botella de licorcito tan rico que nos negamos a terminar por si acaso, o ese perfume que solo usamos en ocasiones (si es Chanel nº 5, solo para dormir), o ese día tan fantástico que nos espera más allá de la puerta de casa, sea caliente o frío, que para el frío seguro que Papa Noel o los Reyes Magos, nos habrán traído un conjunto precioso para lucir.

Olviden el Blue Monday y den la bienvenida a la Joven de la Perla Blue. Yo, desde luego, pienso rescatarla cada vez que me de un arrechucho de tristeza para recordar este post.

AlmaLeonor_LP

 

 

EL AGUA NUEVA DE NAVARRA

EL AGUA NUEVA DE NAVARRA

Imagen: Fuente en el Parque de la Taconera (Pamplona)

Cada pueblo tiene sus propias tradiciones navideñas, como la Misa del Gallo en Nochebuena, o tradiciones foráneas que ha hecho propias, como el Árbol de Navidad, o ya puestos, la instalación del Belén en los hogares, una costumbre que parece que se inició en Italia y que en el siglo XVII, ya extendida por toda Europa, llega a España para convertirse en una tradición incluso institucional, pues todos los Ayuntamientos españoles construyen el suyo en la plaza principal, con más o menos fortuna (como ha ocurrido este año con el controvertido Belén del Ayuntamiento de Barcelona).

Hay algunas tradiciones navideñas locales muy arraigadas que no se han olvidado y se siguen practicando desde tiempos casi inmemoriales. Por ejemplo, el Tió de Nadal, el popular Cagatió catalán, relacionado con el Árbol de Navidad, pues se refiere a un tronco leñoso al que hay que darle de comer y taparle para que no tenga frío y que en la noche del 24 de diciembre, “caga” regalos si se le atiza. En otras comunidades españolas se celebra también con nombres parecidos como la Tronca de Nadal (Aragón), Tizón do Nadal (Galicia), e incluso en regiones francesas, como en Occitania, donde se celebra el Soc de Nadal (Cachafuòc). El Olentzero, originario de Lesaca (Navarra), es un personaje muy popular de la tradición navideña vasca. Es un carbonero gordinflón y borrachuzo (por su nariz coloreada), que trae los regalos el día de Navidad en el País Vasco y Navarra (también se conoce en la zona del País Vasco francés), y cuya celebración es antiquísima, probablemente anterior al cristianismo, como ofrenda invernal. En algunas zonas de Asturias y Cantabria existe un personaje parecido, el Esteru, un leñador, repartidor de regalos.  Y, en fin, existen otros muchos personajes navideños, algunos no tan bonachones, que pululan por los hogares de buena parte de Europa durante estas fechas y que ya traté en HELICON en un artículo anterior, LOS MONSTRUOS DE LA NAVIDAD .

Pero el final del año, celebración implícita también en las festividades navideñas, también tiene sus propias costumbres y tradiciones, como por ejemplo la de comer Doce Uvas, una por cada campanada que marca el final del año (o por cada uno de los meses del año, que no está claro). Es una costumbre que se celebra en España desde finales del siglo XIX y que pudo ser patria, aunque también parece que se importó del vecino país galo. En todo caso, desde España se exportó a muchos lugares de habla hispana.

Pero existen otra serie de tradiciones más locales que aún hoy se conservan y que merece la pena que no se olviden. Una de ellas es la del Agua Nueva de Navarra.

La última noche del año, el 31 de diciembre, en la población de Urdiain (Navrra),  se lleva a cabo una ceremonia curiosa que consiste en recoger agua de las fuentes del pueblo justo tras la última campanada de fin de año, el agua nueva del año. Una vez hecho esto los vecinos se la ofrecen a los que no han podido recogerla como gesto de buena voluntad del año y que, normalmente, es recompensado con un pequeño presente como aguinaldo. Este recorrido vecinal solía acompañarse de una cancioncilla, “Ur goiena, ur barrena”, que tiene un significado curioso, pues se refiere al agua en todos sus sentidos, la que cae del cielo en forma de lluvia (ur goiena) y la que se encuentra en el interior de la tierra y mana por las fuentes (ur barrena). Es una invocación a toda el agua para empezar el año, pero “ur” tiene un significado mayor en euskera y pude referirse a toda la “materia viva” de la naturaleza: la lluvia, la nieve, la madera, los huesos… e, incluso, el transcurso mismo del año, el nuevo ciclo vital de Ama Lur, la madre naturaleza.  La vida.

La cancioncilla puede tener muchas variaciones en su letra, José Mª Satrústegui recoge unas cuantas, pero un ejemplo podía ser este:

Esta costumbre está localizada en navarra y se celebra también en los valles de Baztán, Basaburúa, Imoz, Larráun, Burundi y Araquil. Pero en Agurain (Álava) se celebra un rito parecido, el “Gabonzar Ura” (Agua de Navidad), por el que en Nochevieja se arrojaba por la ventana el agua que existía en las jarras de la casa, el agua vieja, para en el amanecer del Año Nuevo, ir a recoger el agua nueva de las fuentes. El rito ha ido completándose con recogida de alimentos, pero la tradición manda que sea el agua el que se renueva con el primer minuto del año nuevo.

Así que celebremos el nuevo año, por ejemplo, con agua nueva.

 

 

INVIERNO

INVIERNO

Imagen: William P. Welsh (1889-1984)

Denso celaje los espacios cruza;
en las cañadas los torrentes crecen;
la fiera, el bruto, el ave se guarecen;
helada nieve el cierzo desmenuza;
el mar rugiente olas entrecruza;
hojas, insectos y flor desaparecen;
los troncos y las rocas se enmohecen,
y la ventisca le monte encaperuza.
¡Vedle llegar! Con vívidos fulgores
bordan los astros su nocturno cielo.
¡Quién no le hiere? Henchido de vigores,
por la nieve su frente encanecida,
viene cuajando brotes bajo el hielo,
prestando savias, concentrando vida.

Rosario de Acuña ( 1850 – 1923) 

 

Hoy, 22 de diciembre, entra en el hemisferio norte la estación invernal de este año 2019. Lo hará exactamente a las 5h 19min hora peninsular, según el Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional – Ministerio de Fomento). Justo en el momento en el que se publique esta entrada de HELICON

AlmaLeonor_LP

TIEMPO DE OTOÑO

TIEMPO DE OTOÑO

Resultado de imagen de art painting hoy está gris el dia
Imagen: Santiago Blas

Hoy es muy gris el día.
Me cambiaré al llegar, los zapatos mojados,
Me sentaré tranquila en mi ventana,
Esperaré que pase mi otoño amarillo y marrón
Esperare que Tape la nieve el invierno desnudo.
Y, otra vez miraré llegar la primavera.

Luz Sánchez

 

El Otoño en el hemisferio norte entra hoy, 23 de septiembre, justo a la hora en la que se publica este post, a las 09:50 hora peninsular.

MARÍA MAGDALENA

MARÍA MAGDALENA

Imagen, by He Qi

“María Magdalena, para la cristiandad, vendría a significar otra cosa: la pecadora redimida que se acaba convirtiendo en la más fiel seguidora de Jesús y a la que este mostró un especial cariño. Se convirtió en el contrapunto necesario. En la prueba de que el amor, a lo cristiano, supera y puede con el pecado. Ella, la Magdalena, se convirtió, por extensión, en una representación simbólica de todos nosotros, pecadores.”

Oscar Fábrega
“La Magdalena. Verdades y Mentiras” (2018)

EL PRINCIPITO

EL PRINCIPITO

PRIMER CAPÍTULO

Cuando tenía seis años, vi una vez una imagen magnífica en un libro sobre la Selva Virgen que se llamaba “Historias Vividas”. Representaba una serpiente boa que tragaba una fiera. He aquí la copia del dibujo.

En el libro decía: “Las serpientes boas tragan a su presa entera, sin masticarla. Luego no pueden moverse más y duermen durante los seis meses de su digestión“.

Reflexioné mucho sobre las aventuras de la jungla y, por mi parte, logré trazar con un lápiz de color mi primer dibujo. Mi dibujo número 1. Era así:

Mostré mi obra maestra a las personas mayores y les pregunté si mi dibujo les daba miedo.

Me contestaron: “¿Por qué un sombrero podría dar miedo?

Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digería un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa, para que las personas mayores pudieran comprender. Siempre necesitan explicaciones. Mi dibujo número 2 era así:

Las personas mayores me aconsejaron dejar de lado los dibujos de serpientes boas abiertas o cerradas, e interesarme en cambio en geografía, historia, matemática y gramática. Es así como abandoné, a la edad de seis años, una magnífica carrera de pintor. Había sido desalentado por el fracaso de mi dibujo número 1 y de mi dibujo número 2. Las personas mayores no entienden nunca nada por sí mismas, y es cansado, para los niños, darles una y otra vez explicaciones.

Tuve entonces que elegir otro oficio y aprendí a pilotear aviones. Volé por todo el mundo. Y la geografía, efectivamente, me sirvió mucho. Sabía distinguir, del primer vistazo, China de Arizona. Es muy útil, si uno está perdido durante la noche.

Tuve así, en el curso de mi vida, montones de contactos con montones de gente seria. Conviví mucho con las personas mayores. Las vi de muy cerca. Mi opinión no mejoró demasiado por ello.

Cuando encontraba una que me parecía algo lúcida, probaba con ella mi dibujo n° 1 que siempre he conservado. Quería saber si era realmente comprensiva. Pero siempre me respondía: “Es un sombrero“. Entonces no le hablaba ni de serpientes boa, ni de selvas vírgenes, ni de estrellas. Me ponía a su alcance. Le hablaba de bridge, de golf, de política y de corbatas. Y la persona mayor estaba muy contenta de conocer un hombre tan razonable.

Antoine de Saint-Exupéry
(29 de junio de 1900 – 31 de julio de 1944)

Todas las personas mayores fueron primero niños (pero pocas lo recuerdan). 

 

BESOS, BESOS

BESOS, BESOS

Imagen: Manuel Maqueda Merino

 

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñe a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Gabriela Mistral
(Lucila Godoy Alcayaga, 7 de abril de 1889 – 10 de enero de 1957).