FUE UN 20 DE NOVIEMBRE

FUE UN 20 DE NOVIEMBRE

Imagen: Eliminación de un busto de Franco en julio de 2003, en la plaza principal de Puenteareas (Galicia). The New York Times(es). Credit: Agence France-Presse

 

El periodo de la Historia de España que se ha dado en llamar “franquismo” terminó con la muerte de su protagonista… “treinta y cinco minutos antes de las 6 de la mañana del día 20 de noviembre del año 1975”. Así lo expresa Jose Luis Ibáñez Salas en su libro “El franquismo” (2013), con minúscula, porque es así como debe escribirse, publicado por Silex ediciones y que ya tuvo su reseña en HELICON. Las palabras que componen esta entrada están extraídas y actualizadas de aquella entrada.

Afirma Jose Luis que el franquismo que culminó en un día como hoy de 1975, no fue un régimen fascista sino personalista, dirigido por un hombre acostumbrado a nadar entre agitadas aguas procurando siempre colocarse, sin que se sepa muy bien cómo, en la cresta de la ola ganadora. Solo así se entiende que un totalitarismo tan personal consiguiese aunar en torno suyo a todas las diferentes, muy diferentes, “familias” (por utilizar el término del propio dictador) que le auparon y mantuvieron en el poder: militares, monárquicos tradicionalistas, derecha española, falangistas y jerarquía católica.

Dice el autor al respecto que “el totalitarismo fascista” solo existió en tanto que extensión de la propia “eternización de la figura de Francisco Franco”, y solo atribuye una cierta “fascistización del franquismo” a la labor ejercida por Jose Luis Arrese, Ministro secretario general del Movimiento. Nombre que, por cierto, se eliminó hace muy poquito (en septiembre del año 2017) del callejero de Valladolid, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y según acuerdo unánime del Pleno del Ayuntamiento, pasando a denominarse actualmente Avenida de Miguel Ángel Blanco.

Son muchos los historiadores que afirman con contundencia que el franquismo no fue un fascismo, que ni se acercó siquiera a los llevados a cabo en Alemania e Italia previamente a la II Guerra Mundial. Es verdad, pienso lo mismo. Pero también concluyo que es muy probable que incluso desde 1931 y hasta 1975 (y tal vez se pueda extender hasta la actualidad, hasta esta rabiosa actualidad que ha re-actualizado todo lo relacionado con Franco y el franquismo), todos, desde particulares a grupos e instituciones, todos los que de alguna manera se vieron afectados por el protagonismo del golpe de Estado, la Guerra Civil y el propio franquismo, sí que lo vieron, lo apreciaron, lo vivieron y lo combatieron como tal, como un fascismo “a la manera española”. Es posible que este sea un aspecto aún por investigar y es muy posible que, a la luz de la actualidad, pueda cobrar, incluso, más duros tintes.

El libro de Jose Luis Ibáñez Salas concluye con un magnífico capítulo sobre el periodo que se ha dado en llamar tardofranquismo, en el que destaca la idea general defendida en toda la obra: No hubo libertades en el régimen de franco. Pues un día como hoy, “treinta y cinco minutos antes de las 6 de la mañana del día 20 de noviembre” pero del año 1975, empezó a haberlas.

AlmaLeonor_LP

GRACE KELLY (1929-1982)

GRACE KELLY (1929-1982)

“Por ejemplo, y en orden descendente de peligrosidad, Rita era Gilda (1946) y era una «bomba» ―para su disgusto, su nombre bautizó una bomba atómica que se hizo explotar en las Islas Bikini en 1946―, Grace Kelly era un cisne intocable, Kim Novak demasiado sensual para imaginarla siquiera, Sara Montiel era la sufrida violetera castiza y Carmen Sevilla era simplemente Carmen Sevilla, alguien que bien podría ser una de las muchachas casaderas del barrio o la futura madre de sus hijos. Pero mi padre sabía mucho más de todas ellas. Sabía, por ejemplo, que Kim Novak sufría por su divulgada voluptuosidad, que Grace Kelly había pasado por muchos brazos antes de ser una princesa inalcanzable…”

AlmaLeonor_LP

Grace Patricia Kelly
(12 de noviembre de 1929 – 14 de septiembre de 1982)

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

PROCURA DESMENTIR LOS ELOGIOS

PROCURA DESMENTIR LOS ELOGIOS

Imagen: Matias Quetglas

Éste que ves, engaño colorido,
que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores
es cauteloso engaño del sentido;

éste en quien la lisonja ha pretendido
excusar de los años los horrores
y venciendo del tiempo los rigores
triunfar de la vejez y del olvido:

es un vano artificio del cuidado;
es una flor al viento delicada;
es un resguardo inútil para el hado;

es una necia diligencia errada;
es un afán caduco, y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.

Sor Juana Inés de la Cruz
Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana (12 de noviembre de 1651​ – 17 de abril de 1695).

EN LOS CAMPOS DE FLANDES

EN LOS CAMPOS DE FLANDES

Imagen: Matthew Frock

En los campos de Flandes
se mecen las amapolas
entre hileras de cruces
que señalan nuestra tumba.
Las alondras cantan desafiantes pese a todo;
vuelan oyendo apenas el fragor de los cañones.
Somos los muertos
Hace pocos días vivíamos,
sentíamos el amanecer,
veíamos el brillo del crepúsculo,
amábamos y éramos amados…
Ahora yacemos en los campos de Flandes.
Resume nuestra lucha con el enemigo.
De nuestras manos inertes
te lanzamos la antorcha;
es tu tarea mantenerla bien alta.
Si faltas a la palabra
que nos diste a los muertos,
nunca descansaremos,
aunque florezcan las amapolas
en los campos de Flandes.

John McCrae Alexander (1872-1918)

 

In Flanders Fields es un poema escrito por el teniente coronel John McCrae Alexander, antes profesor de Medicina en la Universidad McGill de Montreal (Canadá), cuando ejercía de cirujano en un hospital de campaña en Ypres (Bélgica), durante la Primera Guerra Mundial. Fue publicado anónimamente en la revista Punch el 8 de diciembre de 1915 y popularizado por Moina Michael (1869-1944) al publicar un poema en respuesta al de McCrae, titulado“Guardaremos la Fe”, en el que se comprometía a llevar siempre una amapola roja en su recuerdo. De ambos hablé en el artículo Con ese nombre de mujer, publicado en la Revista Digital Anatomía de la Historia el 21 de marzo de 2016.

El 11 de noviembre de 1918, a las 11:00 de la mañana, cien años más tarde y a la misma hora en la que se publica este artículo en HELICON, entró en vigor el Armisticio  de Compiègne firmado a las 5:20 de ese día en un vagón de tren en el bosque de Compiègne (noreste de Francia) por el que los representantes del Imperio alemán (los civiles Matthias Erzberger y Alfred von Oberndorff,  y los militares general Detlof von Winterfeldt y capitán Ernst Vanselow) se rinden ante los representantes de la Triple Entente (los franceses mariscal Ferdinand Foch, comandante supremo de los Aliados, y el general Maxime Weygand, y los británicos almirante Rosslyn Wemyss, contralmirante George Hope y  capitán Jack Marriott). Esta firma quedará fijada para siempre en el ideario alemán, como las amapolas (Poppys) quedaron fijadas para siempre a la Primera Guerra Mundial. Hoy, 11 de noviembre de 2018, se cumplen cien años de aquella firma y del fin del conflicto bélico.

AlmaLeonor_LP

 

PERIODISTAS (2N)

PERIODISTAS (2N)

El día 2 de noviembre ha sido declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

Declaración del año 2018 del Secretario General de las Naciones Unidas António Guterres:

“En esta ocasión, quiero rendir homenaje a los periodistas que hacen su trabajo todos los días a pesar de la intimidación y las amenazas. Su trabajo —y el de sus colegas caídos— nos recuerda que la verdad nunca muere. Tampoco debe morir nuestro compromiso con el derecho fundamental a la libertad de expresión”.

Memorial de los Reporteros en Bayeux (Francia)

“Cada periodista asesinado o neutralizado por el terror es un observador menos de la condición humana. Cada ataque deforma la realidad al crear un clima de miedo y autocensura.” (Barry James, UNESCO, 2002).

 

WOMBATS DAY

WOMBATS DAY

La musa de Rossetti, Jane Morris, con uno de los Wombat (Museo Británico)

El Wombat es un marsupial herbívoro que se encuentra únicamente en Australia. Hoy se conocen tres especies de Wombat (también llamado Uómbat), todas ellas más parecidas a un osezno que a un canguro,  que suelen pesar entre 20 y 35 kilos y que presentan tonalidades de pelo que van desde el marrón al gris y al negro. Cuenta con varias rarezas, como por ejemplo que su digestión dura como 14 días, que es el único animal del mundo con deposiciones con forma cúbica, que no les gusta el sol y que aunque parezca lento y tranquilo (que lo es), también puede acabar con un depredador aplastándole hasta axfisiarle. Actualmente se han convertido en una mascota en muchos sitios, pero no es lo que se dice, exactamente, un animal de compañía. Hoy, 22 de octubre (al menos desde el año 2005), se celebra el Día del Wombat.

Dante Gabriele Rossetti, uno de los fundadores de la Hermandad Prerrafaelita, tuvo dos wombats de mascota. Les tenía en gran estima, eran para él, y según sus propias palabras “una alegría, un triunfo, una delicia, una locura“.

Rossetti llorando la muerte de su mascota (Museo Británico)

Realizó varios dibujos de sus mascotas, pero el más emotivo es, sin duda, el que representa el dolor que sintió tras la muerte de uno de ellos en 1869. Lo triste es que no fue capaz de enterrar al animalito, sino que lo disecó y lo colocó a la entrada de su mansión… una costumbre extendida que afortunadamente hoy no lo es tanto. En el texto que acompaña el dibujo, Rossetti se lamenta de haber sido incapaz de mantener viva a su mascota, pues murió muy joven. Del otro Wombat, no dice nada.

En Australia las celebraciones del Día del Wombat (Día de abrazar a un Wombat) incluyen la realización de tartas de chocolate con su forma y festivales infantiles aderezados con canciones, cuentos, disfraces, dulces de chocolate y gominolas, aunque en realidad no he encontrado el motivo por el que se implementó este día, y precisamente este, en Australia… si alguien lo sabe…

AlmaLeonor_LP

 

 

 

 

 

 

CARMEN CANSINO

CARMEN CANSINO

Margarita Carmen Cansino)nació en Nueva York un 17 de octubre de 1918. Llegó a la fama como Rita Hayworth y falleció siendo popularmente conocida como Gilda el 14 de mayo de 1987. Probablemente ninguno de esos nombres la definían realmente.

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

Llamada Rita Cansino desde que a los 13 años empezó bailando con su padre ―Eduardo Cansino Reina, sevillano de origen― en los locales nocturnos de Nueva York, su apellido artístico, Hayworth, siempre se le atragantó a mi padre. Pero sabía más de su vida que cualquiera de sus compañeros de butaca, con los que nunca comentaba estas cosas, no fueran a equivocar su interés por aquellas mujeres.

― Rita, que se llama Margarita Carmen Cansino, se casó con el Aga Khan, un príncipe árabe, de oriente. Una especie de Rey Gaspar, pero de verdad. Y a ella la llamaban la Begum Aga Khan… la Begum Rita.

― ¿Y tú cómo sabes esas cosas, papá?

[…]

«No ha habido nunca una mujer como Gilda», decían los carteles en España en el estreno de la película, mientras que la revista LIFE la bautizaba como la «Diosa del Amor»… y ambas sentencias tenían razón.

Rita Cansino era una mujer plena y libre y en aquella España de entonces no se podía permitir que hubiese ninguna mujer con esas veleidades y mucho menos colocarla en los altares, como una Gilda endiosada. A lo mejor, mi madre era una de ellas, una de esas Gildas libres que no soportaban los clichés impuestos a las mujeres de su tiempo. Y, desde luego, de presencia endiosada, pues en mi casa era tan intangible como lo era Dios en la misa del domingo.

AlmaLeonor_LP

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

LA DECADENCIA DE LA MENTIRA

LA DECADENCIA DE LA MENTIRA

Imagen: Harry Ally

¡La mentira! Pensaba que nuestros políticos la usaban muy a menudo.

Pues siento decirle que está usted equivocado. Ellos no se elevan jamás por encima del nivel del hecho desfigurado y, peor que eso, consienten la demostración, la discutición, y la argumentación. ¡Qué diferente con el carácter del auténtico mentiroso, con sus palabras sinceras y valientes, su magnífica irresponsabilidad, su desprecio natural y sano hacia toda prueba! Porque después de todo, ¿qué es en realidad una bella mentira? Pues, sencillamente, la que posee su evidencia en sí misma. Si un hombre es lo bastante pobre de imaginación para aportar pruebas en apoyo de una mentira, mejor haría en decir la verdad. No, los políticos no mienten. Quizá pudiera decirse algo en favor de los abogados; éstos han conservado el manto del sofista. Sus fingidas vehemencias y su retórica irreal son deliciosas. Pueden hacer de la peor causa la mejor, como si acabasen de salir de las escuelas Leontinas y fueran populares por haber arrancado a un jurado huraño una absolución triunfal de sus defendidos, incluso cuando éstos, cosa que sucede muy a menudo, son indiscutiblemente inocentes. Pero el prosaísmo hace que se cohíban y no se avergüenzan en apelar a los precedentes. A pesar de sus esfuerzos, ha de triunfar la verdad. Los mismos diarios se han degenerado, ahora se les puede conceder absoluta confianza. Se nota esto al recorrer sus columnas. Siempre sucede lo ilegible. Temo no pueda decir gran cosa en defensa del abogado y del periodista. Además, yo defiendo la Mentira en el arte.

Una de las principales causas del carácter singularmente vulgar de casi toda la literatura contemporánea es, indudablemente, la decadencia de la mentira, considerada como arte, como ciencia y como placer social. Los antiguos historiadores nos presentaban ficciones deliciosas en formas de hechos; el novelista moderno nos presenta hechos estúpidos a guisa de ficciones.

Oscar Wilde
(16 de octubre de 1854 – 30 de noviembre de 1900)

LA BARONESA DE WILSON

LA BARONESA DE WILSON

Imagen: Emilia Serrano, baronesa de Wilson, en “La Ilustración Nacional” (1898)

Para celebrar este 15 de octubre, día de las escritoras 2018, se me ha ocurrido traer a colación a una escritora que, en mi libro VISIBLES MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX, solo mencioné, pero de la que me hubiese gustado profundizar más en su vida y obra. Me refiero a Emilia Serrano García (1843-1922), prolífica escritora y traductora, frecuentemente bajo pseudónimos, como Serrano de García de Tornell o, más habitualmente, el de Baronesa de Wilson. Granadina de nacimiento y barcelonesa de adopción, pasó muchos años en América, donde fue más conocida. A lo largo de su vida viajó por toda Europa y América y mantuvo amistad y relación con poetas y escritores tan insignes como Alfonso de Lamartine, Alejandro Dumas hijo o José Zorrilla, quien, se decía, estaba perdidamente enamorado de Emilia y sería a quien dedicaba sus versos bajo el nombre de Leila.  

Léila, ¿por qué el jardín del alma mía
No da mas que la flor de tus amores,
Hoy que al influjo de tu amor debía
Átomos germinar procreadores,
Cuando su tierra sin cultura un día
Generosa y feraz dio tantas flores?

La flor de mis recuerdos.
José Zorrilla (París, 25 de noviembre de 1854).
Biblioteca Digital Hispánica (vol.I, pag.31)

Por la cercanía de la fecha del 12 de octubre, día del Descubrimiento de América, me gustaría extraer algunos párrafos de su obra “América y sus mujeres: estudios hechos sobre el terreno por la Baronesa de Wilson” (1890), cuyas más de quinientas páginas pueden leerse en la Biblioteca Digital Hispana. Además del relato de su vida y su viaje por tierras americanas durante un año y medio, Emilia se dedica a recoger la imagen y la palabra de algunas mujeres eruditas americanas. Contiene grabados de mujeres como Jacinta de Crespo (venezolana),  Mercedes Cabello de Carbonero (peruana), Santa Rosa de Lima (peruana), Lasternia Larriva de Llona (peruana), Janequeo (india araucana), Mercedes Marín del Solar (chilena), María del Carmen Alcalde de Cazotte (chilena), Soledad Acosta de Samper (colombiana), Policarpa Salavarrieta (La Pola, colombiana), Adela Mora (costarricense), Inhijambia (india mexicana), Sor Juana Inés de la Cruz (mexicana), Carmen romero Rubio de Díaz (mexicana), Josefa Ortiz de Dominguez (mexicana), Ángela Peralta (mexicana), Marta Washington (norteamericana) o Juana Manuela Gorriti (argentina), de la que recoge este poema:

El mundo moral es un reflejo del mundo físico;
el pensamiento del hombre es una repercusión de la naturaleza que lo rodea;
sus obras, un mosaico formado con fragmentos de su propia existencia.
JUANA MANUELA GORRITI .

AMÉRICA Y SUS MUJERES (1890)

Los Viajes de Cristóbal Colón, la Historia de las Indias, por el Padre Las Casas, La Araucana, de Ercilla, y otras obras, fueron el origen de mi entusiasmo por América. Las escenas de la vida de los indios, descritas gráficamente; los descubrimientos y conquista, las batallas, las heroicidades de españoles y de indígenas, la lucha tenaz y justa de los hijos del Nuevo Mundo contra los invasores, me enajenaron hasta el punto de olvidarme de todo lo que no era leer, dándose el caso de renunciar á paseos y á otras distracciones, por entregarme á mi pasión favorita.

Dos años después de casada, y al cumplir yo los diecisiete, era viuda [y con una hija nacida en París]. Entonces viajé. […] Volví á mis estudios literarios y á mi intimidad con los libros; y ya en francés, ó bien en español, distraíame  hilvanando algunos artículos.

Sería preciso estudiar la historia de la mujer desde los tiempos más apartados y en las sociedades más remotas; la influencia que ha ejercido en todos los pueblos y en todas las civilizaciones, y las extrañas vicisitudes que la han agobiado, para comprender y avalorar sus méritos y sus facultades intelectuales; pero no son de este lugar ni es mi propósito desarrollar las ideas que en pro de la mujer acuden en tropel á la imaginación: tiempo y espacio habrá par a expresarlas, y si esto no sucede, hablarán por mí y con mayor elocuencia los hechos que desde la publicación de mi artículo La Mujer de hoy se han sucedido en honra y gloria de aquélla.

Los elementos que me rodeaban eran mu y á propósito par a estimularme á escribir, renovándose mis aficiones relacionadas con América; De aquellas íntimas y sabrosas descripciones nació mi periódico la Revista del Nuevo Mundo, dirigida en la parte política por el Barón de Guilmaud.

Leía mucho, sobre todo lo referente al Nuevo Mundo, porque avasallábame la idea de atravesar el inmenso Océano para adquirir exacto conocimiento de regiones que me forjaba yo con todas las magnificencias del antiguo Oriente. Es decir, por su curiosa historia, por sus extrañas leyendas prehistóricas, por las galas de la Naturaleza, que un sol de fuego hace eternas y sin rival, y por las antiguas ruinas que me atraían con irresistible atractivo. Ensueños de oro podría llamar á los éxtasis de mi inquieta fantasía cuando vagaba por bosques y florestas americanas.

Ocurrióseme de la noche á la mañana embarcarme para Cuba, haciendo escala en Puerto Rico y Santo Domingo, el que hacía corto tiempo habíase ó habían anexionado á España. Mi viaje duró año y medio, y me reservo dar cuenta de mis impresiones en posteriores páginas de este libro; pero sí debo advertir que dio á mis ideales visos de esplendorosa realidad, antojándoseme que sólo con dibujar al natural tipos, hábitos y escenas de la vida real, y vigorizando el cuadro con algunos toques históricos y pintorescos, resultaría un todo interesante y un estudio de pueblos que aún falta mucho par a conocer bien.

Me consagré con mayor ahínco á la historia americana; el pensamiento de visitar el Nuevo Continente arraigábase en mi ánimo con singular persistencia. […] Sin fijarme en inconvenientes gravísimos ni en riesgos lógicos, guiada sólo por el vehemente deseo que de largo tiempo no me daba momento de reposo, resolvía salir de Europa, emprender mis investigaciones por el dilatadísimo Nuevo Mundo y penetrar en sus selvas vírgenes, vestidas con la incomparable suntuosidad que el Autor de todo lo creado prodigó sin límites en aquellas regiones. Soñaba con escalar caminos dificilísimos, subir á las cordilleras envueltas en su inmaculado manto de nieve, analizando desde allí las perdurables bellezas de los valles, lo pintoresco del conjunto y finalmente estudiar en ciudades, aldeas y chozas los tipos singularísimos y las costumbres primitivas conservadas entre los indígenas. […] No podía ocultárseme lo temerario del propósito; pero mi excelente salud y la incontrastable fuerza de voluntad, salían fiadoras para que no temiese el cansancio moral ó físico. […] Estaba resuelta á embarcarme en Lisboa, porque según mi itinerario comenzaba mi viaje por el que entonces era Imperio del Brasil.

Eran las nueve de una hermosa mañana de diciembre de 1873, cuando el vapor inglés Tholemy penetró en la bahía de Río Janeiro por la angosta abertura que forman las rocas, pasando al entrar y rozando casi contra el singular y famoso peñasco llamado por su forma El Pan de Azúcar. […] Al saltar en tierra experimenté una de esas sensaciones que hacen época en la vida. Estaba en América.

Emilia Serrano, baronesa de Wilson.

 

En la conquista, en el coloniaje y más aún en la independencia de América, ha influido siempre y poderosamente la mujer; ella creó héroes y dulcificó muchas veces las tristezas de las derrotas ó las venganzas del vencedor.

E. S. (no lo dice, pero supongo que será Emilia Serrano).

 

VISIBLES MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX