FESTIVIDAD DE SAN ISIDRO 

FESTIVIDAD DE SAN ISIDRO

The Pilgrimage to San Isidro' (detail) by Francisco Goya, 1820-23 ...
Imagen: “La romería de San Isidro” (detalle), de Francisco de Goya (entre 1819 y 1823)

San Isidro Labrador (1082-1172) nacido en Madrid (Mayrit en estos momentos, pues formaba parte de la taifa de Toledo), fue un labrador mozárabe que estuvo al servicio de familias terratenientes. Su trabajo como jornalero se realizó en el área de Madrid y alrededores. Se conocen algunos detalles de su vida por las alabanzas que indica un códice encontrado en la Iglesia de San Andrés en 1504 (denominado como Códice de San Isidro y escrito a finales del siglo XII) y donde se denomina Ysidorus Agricola. En este documento se menciona que está casado, con un hijo y proporciona referencia de cinco milagros (más tarde se añadirían más por varios hagiógrafos). El más conocido es el Milagro de los Bueyes según el cual los bueyes que conducía araban solos mientras Isidro reza, y cuando es acusado ante su amo de dejar su trabajo sin hacer, este le espía siendo testigo del milagro. Es con bueyes como más se le suele representar (San Isidro y sus bueyes aparecerán en mi próximo libro).

San Isidro Labrador (México)

Los madrileños le rendían culto desde el siglo XII, un culto que fue incrementándose rápidamente en siglos posteriores, sobre todo desde el siglo XIII, cuando se empiezan a realizar rogativas a Isidro como mediador para obtener lluvias en primavera. Por ello, las autoridades eclesiásticas, municipales, la aristocracia madrileña y la corona real española lideraron su proceso de canonización iniciado en el siglo XVI. Se dice que fue Felipe II en persona quien reclamó la canonización en nombre de la Villa madrileña. Fue beatificado por el papa Paulo V el 14 de junio de 1619, y el 12 de marzo de 1622 canonizado por Gregorio XV (junto a san Felipe Neri, santa Teresa de Jesús, san Ignacio de Loyola y san Francisco Javier), aunque la bula de canonización no fue publicada hasta 1724 por Benedicto XIII reinando ya en España Felipe V. La canonización hizo que se celebraran grandes fiestas en Madrid y se determinó además que su festividad se celebraría el 15 de mayo y se aprobó su Patronazgo sobre la Villa y Corte de Madrid.

chocolates con churros archivos - Chocolatería San Ginés
Imagen de la Chocolatería San Ginés.

Desde entonces el día 15 de mayo es fiesta grande en Madrid (y se le venera en varios sitios más, como en México), donde la tradición manda, además de misa y romería, que se consuman churros, porras y chocolate. Pese a que este año 2020 no se puede celebrar ninguna fiesta multitudinaria, siempre habrá una forma de rememorarla, aunque sea de una forma “oscura” como hiciera Goya… ¡¡FELICES FIESTAS DE SAN ISIDRO!!

LIBROS QUE NUNCA LEERÉ

LIBROS QUE NUNCA LEERÉ

Imagen: Cultura Colectiva . com (vía Pinterest).

“A veces, alguien que ve mi biblioteca pregunta si he leído todos esos libros. Y la respuesta siempre es la misma: unos sí y otros no; pero necesito que estén todos ahí. Una biblioteca es memoria, compañía y proyecto de futuro, aunque ese proyecto no llegue a completarse nunca. Una biblioteca amuebla una vida, y la define. Raro es no advertir el corazón y la cabeza de un ser humano tras un repaso minucioso a los libros que tiene en casa, o que no tiene. Por eso no me lamento por los que no llegaré a leer. Cumplen su función incluso quietos, silenciosos, alineados con sus títulos en los lomos. Puedo abrirlos, hojearlos, recorrerlos despacio, meterlos en la mochila para un viaje. Y aunque muchos no llegue a leerlos jamás, habrán cumplido su misión. Su noble cometido. Cuando comprendí que nunca leería todos los libros que ansiaba leer, y acepté esa realidad con resignada melancolía, cambió mi vida lectora. Se hizo más plena y madura […] Los libros que nunca leeré me definen y me enriquecen tanto como los que he leído. Están ahí, y ellos saben que lo sé.”

Arturo Pérez-Reverte
Zenda (03-02-2020)

Hoy, 23 de abril, es el DÍA DEL LIBRO.

 

GRACE KELLY, PRINCESA DE MÓNACO

GRACE KELLY, PRINCESA DE MÓNACO

“Aunque en realidad todo eso le importaba poco a mi padre. Él sabía lo que sabía, que era mucho más de lo que otros sabían, y solía repetir que antes de que Grace Kelly se casase con un príncipe, que era lo que todo el mundo conocía, Rita ya lo había hecho. Con un príncipe muy exótico además.”
AlmaLeonor_LP

 

Gracia Patricia Kelly (1929-1982), se convirtió en Gracia, princesa consorte de Mónaco, tras su boda con el Príncipe Rainiero, que tuvo lugar de forma civil el 18 de abril de 1956. La ceremonia religiosa se celebró al día siguiente, el 19 de abril de 1956, en la Catedral de Mónaco.

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

 

FASTIGINIA (SEMANA SANTA EN VALLADOLID)

FASTIGINIA (SEMANA SANTA EN VALLADOLID)

El caballero andante Don Quijote de la Mancha. La Procesión de disciplinantes (I:52). J. J. Grandville (1848)

Preludio de las solemnidades que precedieron a la Semana Santa en Valladolid. (1605) Porque los castellanos este año (por razón del nacimiento del Príncipe en Viernes Santo) anticiparon su Pascua de Flores, haciendo de Semana Santa Navidad, os quiero contar algunas particularidades que observé, que usan en la administración y ceremonias de los oficios de esta Semana, diferentes de la costumbre de la Iglesia en Portugal […]

Las iglesias se cubren de brocados, telas y damascos bordados, aun la más humilde ermita, que me pareció cosa de grande majestad: es una de las en que más se deja ver la riqueza y grandeza de España; porque las iglesias son tantas como luego diré, y tapizan el interior de todas ellas, y no es preciso para ello desguarnecer ningún señor sus casas, porque son de las sobrantes. En todo lo demás hay poco concierto y aparato y menos curiosidad […]

Lo ordinario es recorrer las iglesias de día, porque como aun las más encerradas doncellas tienen los días todos por suyos, no quieren sufrir el sereno de la noche; y como en las devotas es la devoción poca, y las que no lo son no tienen necesidad de aprovecharse de estas ocasiones para salir de casa, teniendo siempre la puerta abierta, recógense con tiempo; y así, en anocheciendo, hallé las más de las iglesias sólo con el sacristán, y solamente se encuentran por las calles algunos hidalgos alocados, que se andan disciplinando, con doce o catorce hachones delante, y ellos con sus zapatos blancos, ropillas de holanda cruda, y sus divisas y copetes […]

Las procesiones de Semana Santa son muchas, y con mucho más orden que las nuestras, de manera que la inferior de ellas es más notable que la mejor que nunca se hiciera en Lisboa. En estos días de Semana Santa, la primera sale de la Trinidad, viene delante un guion de damasco negro con dos puntas de borlas, que llevan dos hermanos de negro; tienen estos guiones, en lugar de nuestras laranginhas de los estandartes, las imágenes de las cofradías, doradas, muy perfectas. Esta traía la de Nuestra Señora al pie de la cruz, cubierta con un velo negro; delante dos trompetas destemplados con los rostros cubiertos y enlutados, que mueven a mucha compasión y tristeza; luego un hermano con una cruz, que hacen de tablas delgadas, hueca por dentro y toda dorada, y con ser grandísimas, son muy fáciles de llevar, y dos hachones de una y otra parte. Seguían 400 disciplinantes en dos filas en orden de procesión, 200 de cada parte, sin desorden alguno, cada uno en el lugar que tomó. Detrás de ellos 400 hermanos de la cofradía, vestidos de bocací negro, con sus antorchas de cuatro pábilos, todos en el mismo orden; y en medio de ellos el primer paso, porque en lugar de nuestras banderas pintadas, traen pasos de bulto, de altura proporcionada, los más bellos y hermosos que se puede imaginar, porque estos de Valladolid son los mejores que hay en Castilla, por la proporción de los cuerpos, hermosura de los rostros y aderezo de las figuras, que todo es de la misma materia, de cartón y lino, de que están formados; y si va algún vestido, gorra o capa al exterior, es todo de brocado o tela, de suerte que parecen muy bien. Este paso era la Oración del Huerto, con los discípulos y el ángel. Seguían otros 400 disciplinantes por el mismo orden, y algunos de ellos con una sola roseta (a la que llaman abrojo) que les abre los costados, y afirmo que vi a alguno llevar trozos de sangre coagulada de más de a libra, que me pareció demasiada crueldad, y me escandalizó se permita tanto exceso. De tras de ellos seguían 150 hermanos, con hachas, y en el medio otro paso, que era el de la Prisión. En la última parte de la procesión, iban 600 disciplinantes y 300 hermanos, con hachas y túnicas negras; y el paso era de Nuestra Señora al pie de la Cruz, con Cristo Nuestro Señor en brazos, y las Marías; detrás un corregidor o alcalde de corte, para que no sucedan desórdenes. De suerte que se componía lo procesión de 1.400 disciplinantes y 650 hermanos, porque no entra en ellas ninguna persona extraña.

Oficio de la Semana Santa (1858) Biblioteca Digital CyL

Esta es la menor procesión; va de la Trinidad a Palacio, y vuelve por la Platería y Plaza. En terminando ésta, sale otra de San Francisco hasta Palacio por la Platería y Cantarranas. Este era casi el doble que la primera, porque llevaba 2.000 disciplinantes y mil y tantos hermanos, con túnicas y hachas, todo por el mismo orden, y con el mismo concierto y distribución, y los pasos muchos y muy hermosos, y están armados sobre unas mesas o tabernáculos, algunos tan grandes como casas ordinarias, que llevan los mismos hermanos; y como las figuras son de paño de lino y cartón, son muy ligeras; mas puedo afirmar que no vi figuras ni imágenes más perfectas, ni en nuestros altares más nombrados de Portugal. El primer paso era la Cena, perfectísimo en todo. El segundo, la Oración del Huerto con el Ángel en un árbol, mucho de ver, y mucha soldadesca, y desorejamiento de Malco. El tercero, el paso de la Santa Verónica. El cuarto, cómo fue crucificado. El quinto, la lanzada de Longinos a caballo. El sexto, el descendimiento de la Cruz, tan al natural, que ninguno me parece tan bien, con la gravedad y melancolía de los Santos Velhos. El séptimo, Cristo Nuestro Señor en los brazos de la Virgen, con lo que se acaba la procesión, la cual tardó en pasar (muy de prisa) más de tres horas por donde estábamos; y no vale más ninguna de ellas.

Oficio de la Semana Santa (1858) Biblioteca Digital CyL

El Viernes Santo, por la mañana, sale otra de la Merced, con otros muchos pasos. Esta fue a pasar por junto de Palacio (estando el rey detrás de las vidrieras, y la infanta con él); llevaría 1.000 disciplinantes y 600 antorchas. En la misma mañana salió otra de San Agustín, que es de cruces solamente, negras, que son de hermanos de aquella cofradía, cada uno de los cuales da dos reales de limosna para reparación de ellas; y son 700 hermanos vestidos con túnicas negras, y llevan otras tantas cruces y sus pendones. Por la tarde sale la más principal procesión, que llaman de la Soledad, que es la más famosa de todas. Salió de San Pablo, frente a Palacio, que es monasterio de dominicos, y duró más de tres horas y media, con el mismo orden, concierto y distribución, y así acabó casi de noche, y lleva muchos más pendones y antorchas, y es cofradía de gente más grave, y lo que es más de alabar es el orden y concierto, porque desde que sale hasta que se recoge, no ha de cambiar de sitio ni cruzar una persona, ni entremeterse otra, porque, como tengo dicho, no entran en ellas más que los disciplinantes y hermanos con hachas, y los jueces que los van ordenando. Puede haber tantos disciplinantes, sin haber faltas en ellos, porque son todos hermanos y cofrades con aquella obligación. Unos se llaman Hermanos de luz, porque están obligados a acompañar con luz, que es un hachón de cuatro pábilos; otros Hermanos de sangre, que están obligados a disciplinarse, y, cuando no pueden, dan un criado o amigo, o persona alquilada, y no faltan infinitos de estos Simones Cirineos, por ocho reales y por menos, que por reales venderán las almas, cuanto más la sangre, y con este orden no pueden nunca faltar. A esta costumbre y compromiso alude Alonso de Ledesma (“Conceptos espirituales y del Monstruo imaginario”) en unas redondillas, donde, profetizando Simeón al Niño los trabajos que había de padecer, acaba una diciendo: “Con ser hermano de luz, lo seréis de disciplina”.

En la capilla del rey estuve el mismo Viernes Santo al oficio de la Cruz, en la cual el rey estuvo en el estrado y la reina en la tribuna, mas encubierta. Ofició el capellán mayor conforme al ceremonial romano; parecióme muy bien la costumbre que se tiene en los perdones y mucho de alabar, y es que, estando el rey de rodillas para besar la cruz, llegó un mayordomo llevando tres mazos de papeles con cintas, y poniéndose de rodillas, dijo: «¿V. Majestad es servido perdonar, por razón del santo tiempo en que está, a estas personas, a que en su Consejo ha parecido?». El rey respondió que sí, y luego besó la cruz, y después de él fueron los grandes que estaban presentes […]

Los sermones de toda esta Semana son infinitos, con diversos títulos: Descendimiento de la cruz, Soledad de la Virgen, Entierro, el buen Ladrón, lágrimas de las Marías y de la Magdalena y otros muchos. El Martes Santo se hizo una procesión en la iglesia de la Magdalena a las mujeres públicas, que se pudiera hacer a toda la corte, donde la justicia llevó once; cuando acudimos, a las ocho, no pude entrar; ni se convirtió ninguna, antes están haciendo muecas y descomposturas, que sirven de escándalo más que de provecho. Cuando alguna se arrepiente, las señoras que están presentes la recogen para casarla, aunque nosotros decimos que las llevan para maestras de ceremonias.

El Viernes Santo, que fue 8 de abril, estuvo la reina a las procesiones y a casi todos los oficios de las Tinieblas. Aunque sentía alguna molestia, disimulaba, porque tampoco se creía en el término, sino para el 15 o 20 del mes; mas, como las mujeres son buenas aritméticas en el pagar del crédito como en el cobrar del débito, la cuenta no quiso mentir […] A las diez de la noche, estando en el primer nocturno de los maitines del sábado, se halló casi primero con los parabienes del Príncipe que con los dolores del parto, porque parió sin trabajo. Acudió el duque de Lerma a los gemidos del niño, que también salió llorando, como cualquier hijo de vecino; y, preguntando si era varón, no le quiso la comadre responder sino que llamasen al rey, escondiendo el sobrescrito, para que no le conociesen por la muestra. Fue el duque muy alegre, diciendo:  «Desa suerte, Príncipe tenemos» [el futuro rey Felipe IV,  que sería llamado «el Rey Planeta» entre otros epítetos, nació en Valladolid el 8 de abril de 1605].

Fastiginia (o Fastos Geniales: vida cotidiana en la corte de Valladolid ),
es una obra en prosa escrita por el portugués Tomé Pinheiro da Veiga en 1605, en la que describe sus experiencias durante su estancia en la Corte de Valladolid, entre abril y julio de 1605.

DÍA DEL NÚMERO PI

DÍA DEL NÚMERO PI 

Pi Day M & M's (5832421213) .jpg

Hoy, 14 de marzo, se celebra en todo el mundo el llamado DÍA DEL NÚMERO PI (letra griega π ), el símbolo utilizado en matemáticas para representar una constante, la razón de la circunferencia de un círculo a su diámetro, que es aproximadamente 3.1415926 (el número al completo, o lo más completo posible, puede verse aquí). Por eso el 14 de marzo, 3.14 en los países anglosajones, que acostumbran a poner el mes delante del día, es el día que representa esta constante.

La festividad, que anualmente celebran desde matemáticos de todo el mundo a gentes de toda condición (incluso quienes descubren hoy lo que significa “Pi”), se le ocurrió al físico Larry Shaw, en 1988, en el Exploratorium de San Francisco (EE. UU.),​ llegando a contar con una resolución favorable de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, en el año 2009,  en la que se declaraba oficialmente el 14 de marzo como Día Nacional de Pi.​ A día de hoy, se celebra en todo el mundo con entusiasmo inusitado.

Santuario Pi

La historia del número “π” se remonta a más de 4000 años atrás, cuando algunos sabios de la antigua Babilonia calcularon el área de un círculo tomando 3 veces el cuadrado de su radio, lo que dio un valor de pi = 3. Alrededor del 1900–1680 a. C., ya se aproximaban mucho más, tal y como se puede apreciar en una tabla babilónica, que muestra un valor  pi = 3.125. Ya en Egipto, donde las matemáticas parece que cobraron gran importancia, el valor de pi alcanzó la cifra de 3.1605, según se puede apreciar en el Papiro de Rhind (ca. 1650 a. C.). Pero no es hasta Arquímedes de Siracusa (287–212 a. C.) cuando se realiza el primer cálculo de pi (π). El sabio griego aproximó el área de un círculo usando el Teorema de Pitágoras para encontrar las áreas de dos polígonos regulares: el polígono inscrito dentro del círculo y el polígono dentro del cual se circunscribió el círculo. Dado que el área real del círculo se encuentra entre las áreas de los polígonos inscritos y circunscritos, las áreas de los polígonos dieron límites superior e inferior para el área del círculo. Arquímedes sabía que no había encontrado el valor de π sino solo una aproximación dentro de esos límites. De esta manera demostró que  π está entre 3 1/7 y 3 10/71.

Bastantes años más tarde, en China, el brillante matemático Zu Chongzhi (429–501 d. C.), al parecer sin conocer el método de Arquímedes, llegó a calcular que el valor de la razón de la circunferencia de un círculo a su diámetro es 355/113. Para calcular esta precisión para π, debe haber comenzado con un registro regular de 24,576 gon y realizado largos cálculos que involucran cientos de raíces cuadradas realizadas con 9 decimales. Todas estas explicaciones matemáticas, que a mi me superan, se pueden encontrar en la página web del Exploratorium de San Francisco. 

El caso es que tras estos antecedentes tan importantes para el mundo de las matemáticas, en la década de 1700 se empieza a utilizar la letra griega  π para el cálculo del área del círculo. Esa utilización de la letra π deriva de las palabras griegas περιφέρεια (periferia) y περίμετρον (perímetro) de un círculo, expresión que fue utilizada en primer lugar por el matemático británico William Oughtred (1574-1660) y adoptado por el filólogo ingles William Jones (1746-1794), estudioso de la lengua india y los idiomas indoeuropeos, en el año 1706. Pero su uso se populariza a partir del gran matemático suizo Leonhard Euler (1707-1783) que lo difunde alrededor de 1737. Por cierto, que debemos a Euler otra constante matemática, el llamado Número de Euler (número   o constante de Napier), base de los logaritmos naturales que forma parte de las ecuaciones del interés compuesto y otros muchos problemas matemáticos, y que aproximadamente equivale a  2.718281828459045235360…  El número , al igual que el número   y el número áureo (φ), son número irracionales. Finalmente, el matemático francés del siglo XVIII Georges Louis Leclerc (conde de Buffon), ideó una forma de calcular π en función de la probabilidad.

Para acabar de “redondear” este día matemático, un 14 de marzo nació Albert Einstein (1879-1955), y también un 14 de marzo fallecía el gran Stephen Hawking (1942-2018), hace apenas dos años y cuya coincidencia fue comentada por todo el mundo en las redes.

El momento más emblemático de un Día de Pi, hubiese ocurrido el 14 de marzo de 1592 a las 06:53:58 (AM), es decir: 03/14/1592 06:53.58, los doce primeros dígito del número Pi: 3,14159265358. Pero como entonces Pi no era muy conocido, también se considera que el 14 de marzo de 2015, y concretamente, a las 09:26:53 de la mañana, fue un cuasi perfecto momento de un Día de Pi, puesto que puede representarse, con nueve cifras decimales, de esta manera: 3,141592653.

Otra forma de celebrar el Día de Pi, además de elaborar pasteles y tartas con el símbolo griego (es un juego de palabras, pues en inglés, tanto pi como pie, tarta, se pronuncian igual) es reunirse para ver la película Pi, fe en el caos (1998), de Darren Aronofsky, que habla acerca de este número. Así de una forma u otra, celebremos el Día de Pi.

AlmaLeonor_LP

EL AMOR VERDADERO

EL AMOR VERDADERO

Imagen: Meng Yangyang

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad […] Y ahora hay tres sentimientos que permanecen: la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

Carta de San Pablo a los Corintios (13: 1-13)

¡¡FELIZ DÍA DE LOS ENAMORADOS!!

 

SANTA ÁGUEDA

SANTA ÁGUEDA

Resultado de imagen de santa agueda"

Hoy,  5 de febrero, se celebra en el santoral católico la festividad de Santa Águeda, en honor a Santa Águeda de Catania, cristiana del siglo III que conservó la virginidad pese a ser enviada a un lupanar por venganza del proconcul de Sicilia, quien la pretendía sin hacer caso de la promesa de la muchacha de entregar su virginidad a la Iglesia. Santa Águeda fue martirizada arrancándole los pechos, con los que suele aparecer en iconografías cristianas mostrados sobre una bandeja. No deja de ser curioso que esta santa, tan bárbaramente sentenciada a muerte, sea la patrona de las mujeres y en nombre de quien se celebra una de las escasas festividades católicas en las que las mujeres toman el poder, aunque sea por un día, las Aguedas. También es patrona de toda Sicilia, pues se cuenta que una rogativa a la santa frenó a las puertas de la ciudad la lava que manaba de una terrible erupción del volcán Etna en el año 252 d. C. Lástima que no consiguiera en vida frenar el fuego volcánico de quien la pretendía libidinosamente.

Esta festividad también aparece en mi libro VISIBLES. MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX.

“Ortega Zapata recuerda que en el Valladolid de la década de los treinta, las Romerías en advocación de un santo o virgen, celebraciones que aun siendo de carácter religioso, no tienen que ver con la beatería y contenida devoción, eran un acontecimiento muy habitual y esperado por las gentes sencillas. Por ejemplo, es de gran reconocimiento popular un tipo de festividad muy antigua en España que concede a una mujer el bastón de mando del Ayuntamiento por espacio de dos días y que se celebra en honor de la mártir Santa Águeda. Ortega Zapata remata con un chascarrillo su crónica de esta fiesta desde la celebrada en un pueblo vallisoletano, Zaratán, con una puntualización que, hay que recordar, sale de su pluma en 1894 o sea, muy a finales del siglo XIX: «Y véase como, hace sesenta años, estaba resuelto en Zaratán siquiera por 24 horas, el problema que hoy se debate, de si la mujer es apta para ejercer cargos públicos».”

Mª del Pilar López Almena.

Visibles. Mujeres y Espacio Público burgués en el siglo XIX

BLUE MONDAY 2020

BLUE MONDAY 2020

Imagen: Richard Burlet

Me visto de azul por un día para contar al mundo que el BLUE MONDAY del 2020, no me pone triste. Ni una pizquita. Nada… Esperen que lo repaso de nuevo… No. Nada. No estoy triste, ni siquiera un poquito más triste que ayer ni un poquito menos que mañana. Índice cero. Bluegrama Plano. Niet.

Y es que desde el año 2005, se viene conmemorando este día como el más triste del año, un día elegido no al azar, dicen, sino merced a un complejo cálculo matemático elaborado por el profesor de la escuela de psicólogos de la universidad de Cardiff, Cliff Arnall. Según este señor, el tercer lunes de enero, en este año 2020 hoy, 20 de enero (un poco empacho de veintes si tengo), es el día más triste del año, el día en el que acumulamos más tristeza de todo el año. 

Se justifica por razones ya un poco manidas… a saber: el fin del periodo navideño y la llegada del extracto bancario en números rojos debido a los gastos en estas fechas y que aún no ha llegado la nómina de enero… el frío, que hoy si que se justifica un poco porque en España nos está afectando una borrasca de nombre Gloria, que ha empeorado el clima en muchos sitios, sobre todo el Levante… y la constatación palpable de que a estas alturas no hemos empezado siquiera a cumplir los propósitos de Año Nuevo… ¡Cómo si eso nos pillara por sorpresa! Ya sabíamos a la tercera uva que esos propósitos serían pospuestos de nuevo.

En fin. Que como el Día de la Madre, el Día del Padre, el Día de los Enamorados, el Black Friday etc. este día Blue Monday parece hecho y derecho para el consumo. Si estamos tristes ¡que mejor que un regalito para paliarlo! Una amiga mía me decía que cada vez que se encontraba con un revés en su vida se compraba lencería bonita (y cara). Su cuenta corriente se resentía, pero su armario lucía precioso con esos conjuntos guardados sin estrenar. Porque esa es otra, no los estrenaba. En lugar de arrugarse por un lunes cualquiera del año, propongo “estrenar” esas preciosidades que todos tenemos en nuestros armarios. Saquemos los conjuntos preciosos de lencería, o ese libro sin abrir, o esa botella de licorcito tan rico que nos negamos a terminar por si acaso, o ese perfume que solo usamos en ocasiones (si es Chanel nº 5, solo para dormir), o ese día tan fantástico que nos espera más allá de la puerta de casa, sea caliente o frío, que para el frío seguro que Papa Noel o los Reyes Magos, nos habrán traído un conjunto precioso para lucir.

Olviden el Blue Monday y den la bienvenida a la Joven de la Perla Blue. Yo, desde luego, pienso rescatarla cada vez que me de un arrechucho de tristeza para recordar este post.

AlmaLeonor_LP

 

 

EL AGUA NUEVA DE NAVARRA

EL AGUA NUEVA DE NAVARRA

Imagen: Fuente en el Parque de la Taconera (Pamplona)

Cada pueblo tiene sus propias tradiciones navideñas, como la Misa del Gallo en Nochebuena, o tradiciones foráneas que ha hecho propias, como el Árbol de Navidad, o ya puestos, la instalación del Belén en los hogares, una costumbre que parece que se inició en Italia y que en el siglo XVII, ya extendida por toda Europa, llega a España para convertirse en una tradición incluso institucional, pues todos los Ayuntamientos españoles construyen el suyo en la plaza principal, con más o menos fortuna (como ha ocurrido este año con el controvertido Belén del Ayuntamiento de Barcelona).

Hay algunas tradiciones navideñas locales muy arraigadas que no se han olvidado y se siguen practicando desde tiempos casi inmemoriales. Por ejemplo, el Tió de Nadal, el popular Cagatió catalán, relacionado con el Árbol de Navidad, pues se refiere a un tronco leñoso al que hay que darle de comer y taparle para que no tenga frío y que en la noche del 24 de diciembre, “caga” regalos si se le atiza. En otras comunidades españolas se celebra también con nombres parecidos como la Tronca de Nadal (Aragón), Tizón do Nadal (Galicia), e incluso en regiones francesas, como en Occitania, donde se celebra el Soc de Nadal (Cachafuòc). El Olentzero, originario de Lesaca (Navarra), es un personaje muy popular de la tradición navideña vasca. Es un carbonero gordinflón y borrachuzo (por su nariz coloreada), que trae los regalos el día de Navidad en el País Vasco y Navarra (también se conoce en la zona del País Vasco francés), y cuya celebración es antiquísima, probablemente anterior al cristianismo, como ofrenda invernal. En algunas zonas de Asturias y Cantabria existe un personaje parecido, el Esteru, un leñador, repartidor de regalos.  Y, en fin, existen otros muchos personajes navideños, algunos no tan bonachones, que pululan por los hogares de buena parte de Europa durante estas fechas y que ya traté en HELICON en un artículo anterior, LOS MONSTRUOS DE LA NAVIDAD .

Pero el final del año, celebración implícita también en las festividades navideñas, también tiene sus propias costumbres y tradiciones, como por ejemplo la de comer Doce Uvas, una por cada campanada que marca el final del año (o por cada uno de los meses del año, que no está claro). Es una costumbre que se celebra en España desde finales del siglo XIX y que pudo ser patria, aunque también parece que se importó del vecino país galo. En todo caso, desde España se exportó a muchos lugares de habla hispana.

Pero existen otra serie de tradiciones más locales que aún hoy se conservan y que merece la pena que no se olviden. Una de ellas es la del Agua Nueva de Navarra.

La última noche del año, el 31 de diciembre, en la población de Urdiain (Navrra),  se lleva a cabo una ceremonia curiosa que consiste en recoger agua de las fuentes del pueblo justo tras la última campanada de fin de año, el agua nueva del año. Una vez hecho esto los vecinos se la ofrecen a los que no han podido recogerla como gesto de buena voluntad del año y que, normalmente, es recompensado con un pequeño presente como aguinaldo. Este recorrido vecinal solía acompañarse de una cancioncilla, “Ur goiena, ur barrena”, que tiene un significado curioso, pues se refiere al agua en todos sus sentidos, la que cae del cielo en forma de lluvia (ur goiena) y la que se encuentra en el interior de la tierra y mana por las fuentes (ur barrena). Es una invocación a toda el agua para empezar el año, pero “ur” tiene un significado mayor en euskera y pude referirse a toda la “materia viva” de la naturaleza: la lluvia, la nieve, la madera, los huesos… e, incluso, el transcurso mismo del año, el nuevo ciclo vital de Ama Lur, la madre naturaleza.  La vida.

La cancioncilla puede tener muchas variaciones en su letra, José Mª Satrústegui recoge unas cuantas, pero un ejemplo podía ser este:

Esta costumbre está localizada en navarra y se celebra también en los valles de Baztán, Basaburúa, Imoz, Larráun, Burundi y Araquil. Pero en Agurain (Álava) se celebra un rito parecido, el “Gabonzar Ura” (Agua de Navidad), por el que en Nochevieja se arrojaba por la ventana el agua que existía en las jarras de la casa, el agua vieja, para en el amanecer del Año Nuevo, ir a recoger el agua nueva de las fuentes. El rito ha ido completándose con recogida de alimentos, pero la tradición manda que sea el agua el que se renueva con el primer minuto del año nuevo.

Así que celebremos el nuevo año, por ejemplo, con agua nueva.