LOS DERECHOS HUMANOS

LOS DERECHOS HUMANOS

Imagen: Víctor Vasarely (1944)

 

En sentido amplio, los derechos humanos son derechos inherentes a la persona que se derivan de la dignidad humana y resultan fundamentales en un determinado estadio de evolución de la humanidad, por lo que reclaman una protección jurídica. En cambio, en su sentido más estricto, los derechos humanos son esos mismos derechos pero en la medida en que son reconocidos y protegidos en al ámbito internacional.

Son derechos inherentes a la persona porque ésta los posee en su condición de tal, como emanación de la dignidad humana, en virtud de la cual su realización es un fin en sí mismo, por lo que no puede ser instrumentalizada, en sus aspectos esenciales o constitutivos, en orden a la consecución de un interés colectivo. Pero los derechos que se derivan de la dignidad humana no han sido siempre los mismos ni son inmutables, por cuanto son exigencias éticas objetivas que cristalizan en circunstancias históricas determinadas, frente a riesgos para la dignidad de la persona originados en la acción respectiva del Estado, en los avances científicos o técnicos, en el aumento de la capacidad destructiva del hombre sobre el planeta, o en otros factores muchas veces concurrentes. De ahí que en la anterior definición tales derechos se vinculen a un determinado estadio de la evolución de la humanidad, subrayando con ello los progresos que tienden a producirse en este ámbito, sin perder de vista la noción objetiva y permanente de la dignidad de la persona, sobre la cual se erigen los derechos humanos. (pag.16)

Un hecho ilícito violatorio de los derechos humanos que inicialmente no resulte imputable directamente a un Estado, por ejemplo, por ser obra de un particular o por no haberse identificado al autor de la transgresión, puede acarrear la responsabilidad internacional del Estado, no por ese hecho en sí mismo, sino por falta de la debida diligencia para prevenir la violación o para tratarla en los términos requeridos por la Convención. (pag.17)

CASAL H., Jesús María (2009).
“Los derechos humanos y su protección: estudios sobre derechos humanos y derechos fundamentales”. Universidad Católica Andrés Bello. Caracas.

 

10 de Diciembre
Día de los Derechos Humanos.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos,
fue aprobada en un día como hoy, de 1948,

 

 

HISTORIA DE LOS DOS QUE SOÑARON

HISTORIA DE LOS DOS QUE SOÑARON

Imagen: DeoSoliDeo (Tim Pattison)

 

El historiador arábigo El Ixaquí refiere este suceso.

Cuentan los hombres dignos de fe (pero sólo Alá es omnisciente y poderoso y misericordioso y no duerme), que hubo en El Cairo un hombre poseedor de riquezas, pero tan magnánimo y liberal que todas las perdió menos la casa de su padre, y que se vio forzado a trabajar para ganarse el pan. Trabajó tanto que el sueño lo rindió una noche debajo de una higuera de su jardín y vio en el sueño un hombre empapado que se sacó de la boca una moneda de oro y le dijo: “Tu fortuna está en Persia, en Isfaján; vete a buscarla“.

A la madrugada siguiente se despertó y emprendió el largo viaje y afrontó los peligros de los  desiertos, de las naves, de los piratas, de los idólatras, de los ríos, de las fieras y de los hombres. Llegó al fin a Isfaján, pero en el recinto de esa ciudad lo sorprendió la noche y se tendió a dormir en el patio de una mezquita. Había, junto a la mezquita, una casa y por el decreto de Dios Todopoderoso, una pandilla de ladrones atravesó la mezquita y se metió e la casa, y las personas que dormían se despertaron con el estruendo de los ladrones y pidieron socorro. Los vecinos también gritaron, hasta que el capitán de los serenos de aquel distrito acudió con sus hombres y los bandoleros huyeron por la azotea. El capitán hizo registrar la mezquita y en ella dieron con el hombre de El Cairo, y le menudearon tales azotes con varas de bambú que estuvo cerca de la muerte.

A los dos días recobró el sentido en la cárcel. El capitán lo mandó buscar y le dijo:

-“¿Quien eres y cuál es tu patria?“.

El otro declaró:

-“Soy de la ciudad famosa de El Cairo y mi nombre es Mohamed el Magrebí“.

El capitán le preguntó:

-“¿Qué te trajo a Persia?“.

El otro optó por la verdad y le dijo:

-“Un hombre me ordenó en un sueño que viniera a Isfaján, porque ahí estaba mi fortuna. Ya estoy en Isfaján y veo que esa fortuna que prometió deben ser los azotes que tan generosamente me diste”.

Ante semejantes palabras el capitán se rió hasta descubrir las muelas del juicio y acabó por decirle:

-“Hombre desatinado y crédulo, tres veces he soñado con una casa en la ciudad de El Cairo en cuyo fondo hay un jardín, y en el jardín un reloj de sol y después del reloj de sol una higuera y luego de la higuera una fuente, y bajo la fuente un tesoro. No he dado el menor crédito a esa mentira. Tú, sin embargo, engendro de una mula con un demonio, has ido errando de ciudad en ciudad, bajo la sola fe de tu sueño. Que no te vuelva a ver en Isfaján. Toma estas monedas y vete“.

El hombre las tomó y regresó a la patria. Debajo de la fuente de su jardín (que era la del sueño del capitán) desenterró el tesoro. Así Dios le dio bendición y lo recompensó y exaltó. Dios es el Generoso, el Oculto…

(Del libro de Las Mil y una Noches, noche 351)

Jorge Luis Borges
Historia Universal de la Infamia” (1995)

 

VELLUS GEDEONIS

VELLUS GEDEONIS

Imagen: Tabla de Gedeón (Reims)

Hoy, día festivo de la Inmaculada Concepción de María, quiero recordar un pasaje de mi libro LA HISTORIA DESDE EL HELICON: LOS BOVIDAE, en el que se hace mención a esta festividad, pero desde un punto de vista distinto, el de su relación con Gedeonb Jorobaal (el “destructor“), y un VELLÓN DE CARNERO. Podríamos hasta hacer un pareado: Gedeón, el Vellón y la Inmaculada Concepción.

Imagen: Gedeón y el Vellón. Ilustración de 1873

La tradición cristiana cuenta con un relato diferente de un vellón de carnero, pero que, al final, también tiene relación con la idea de un héroe libertador y la legitimidad real. Se trata de la historia de Gedeon Jerobaal, el «destructor», el combatiente de Baal y vencedor de los nómadas madianitas al mando de sus 300 hombres ―curiosa esta cifra, igual al número de espartanos que Leónidas reunió para frenar a los persas en las Termópilas, aunque en ambos casos estuviesen ayudados por un número significativamente muy superior de tropas auxiliares―, y en quien Dios obró el milagro del vellón y el rocío.

Imagen: Gedeón seleccionando su ejército de 300 hombres. Ilustración de 1908.

No hay un consenso ortodoxo en cuanto a la vida de este Juez de Israel, pero sí que destaca en todas las versiones su actividad guerrera contra sus enemigos. También en cuanto a la gracia que pudo gozar de Yahveh, pues fue favorecido por él, al menos, en dos ocasiones. En una de ellas, un ángel del señor le ayudó a acabar con un altar idólatra de Baal (Jueces, 6:32), por lo que fue llamado desde entonces Jerobaal, y en la otra, la Iglesia católica ve una alegoría de la Anunciación.

Salve, arca fœdéris,
Thronus Salomónis,
Arcus pulcher ǽtheris,
Rubus visiónis,
Virga frondens gérminis,
Vellus Gedeónis,
Porta clausa Núminis
Favúsque Samsónis.

En esta Salve a la Inmaculada Concepción, escrita por fray Bernardino de Bustis, hacia 1492, se menciona el Vellus Gedeónis, el vellocino de Gedeón, en el que la Iglesia ha querido ver una muestra de la Pureza en la fecundación de María, una alegoría de la virginidad de la madre de Jesús, algo con lo que muchos teólogos cristianos no comulgaban, como el mismo Santo Tomás de Aquino. La historia se relata en el Libro de los Jueces (6:36-40):

Y Gedeón dijo a Dios: Si has de salvar a Israel por mi mano, como has dicho, he aquí que yo pondré un vellón de lana en la era; y si el rocío estuviere en el vellón solamente, quedando seca toda la otra tierra, entonces entenderé que salvarás a Israel por mi mano, como lo has dicho. Y aconteció así, pues cuando se levantó de mañana, exprimió el vellón y sacó de él el rocío, un tazón lleno de agua. Mas Gedeón dijo a Dios: No se encienda tu ira contra mí, si aún hablare esta vez; solamente probaré ahora otra vez con el vellón. Te ruego que solamente el vellón quede seco, y el rocío sobre la tierra. Y aquella noche lo hizo Dios así; sólo el vellón quedó seco, y en toda la tierra hubo rocío.

Imagen: Gedeón con el vellón a sus pies (Gallica)

La interpretación católica relaciona este episodio con la virginidad de María, cuando toda la gracia es derramada sobre ella, y solo a ella, como el rocío de la mañana en el vellón de Gedeón, cuando el resto de la humanidad incurre en el pecado original. El dogma, aunque venía siendo defendido desde el medioevo, fue proclamado oficialmente por Pio IX en una fecha tan tardía como 1854, con su carta Ineffabilis Deus.

El vellón de carnero al que se refiere Gedeón es tomado aquí tanto como una señal de la salvación legítima de Israel ―el vellocino sería la nación judía―, como un símbolo de pureza, de plenitud de gracia. A lo largo de toda la Edad Media, esta simbología está muy presente en todo el arte religioso.

AlmaLeonor_LP

LA HISTORIA DESDE EL HELICON: LOS BOVIDAE

HOMBRE

HOMBRE

Imagen: Keerych Luminokaya

 

Animal tan sumergido en la estática contemplación de lo que cree ser que olvida lo que indudablemente debería ser. Su principal ocupación es el exterminio de otros animales y de su propia especie que, a pesar de eso se multiplica con tanta rapidez que ha infestado todo el mundo habitable, además del Canadá.

Ambrose Bierce
Diccionario del Diablo” (1986)

 

 

LA LIBERTAD, SANCHO, LA LIBERTAD…

LA LIBERTAD, SANCHO, LA LIBERTAD…

Imagen propia. Salamanca, diciembre de 2018

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos. Con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre. Por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.”

Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha (1615), 2ª Parte, Capítulo 58

MENSAJERA AZUL

MENSAJERA AZUL

Imagen: Jeanie Tomanek

 

Yo soy la mensajera
de los tristes y ardientes soñadores,
que va a revolotear diciendo amores
junto a una perfumada cabellera;
Soy el lirio del viento
bajo el azul del hondo firmamento;
Muestro de mi tesoro, bello y rico,
las preseas y galas,
el arrullo en el pico,
la caricia en las alas.

Rubén DARÍO (El Libro Azul)

El día Azul
(30 de noviembre de 2018)

LA MENTIRA Y LOS MENTIROSOS DE LA HISTORIA

LA MENTIRA Y LOS MENTIROSOS DE LA HISTORIA

Presentación del libro La Mentira y los Mentirosos de la Historia, de Alma Leonor López Pilar, que tendrá lugar hoy jueves  día 29, en el Café Teatro Zorrilla de Valladolid. Presenta el acto, el también escritor e investigador vallisoletano Juan Carlos Pasalodos.