EL OTOÑO DE LAS ROSAS

EL OTOÑO DE LAS ROSAS

Fotografía propia.

Y tú no me sabrías con ojos descreídos
e infiel para la vida,
en un otoño extraño, como ahora soy,
con un cuerpo dañado
por los días que mal se han sucedido,
y esto que tanto humilla
y con la edad habrás de conocer:
el sentimiento ingrato de la inseguridad
que acompaña a la dicha.

FRANCISCO BRINES
«Madrigal y Autoimperio» (1997)

El otoño de este año 2022 ha comenzado hoy, 23 de septiembre a las 03:04 horas de la madrugada. ¡Bienvenido sea!

Elijo cara

Es un relato demasiado bueno como para no compartirlo. ¡Felicidades por el premio! Es absolutamente merecido.

Las crónicas del Otro Mundo

¿Interpretarían toda esta función si fuese yo el protagonista?

Cariacontecidas, casi mil almas comparecemos en el infausto evento. En mitad del patio, un parco ramo de flores situado al pie de un atril que ha vivido tiempos mejores. Sobre este, una terna de fotos de alumnos del instituto.

En cada una de ellas, un rostro adolescente.

Los estamos velando. Murieron anoche, en un funesto accidente de tráfico. No sabemos mucho más. En las noticias han relatado que el conductor perdió el control del vehículo a una velocidad inadecuada. Dos de los ocupantes perecieron en el acto, y el último ha postergado su último aliento hasta que ha despuntado el alba. Ahora, a las doce del mediodía, profesores y estudiantes nos congregamos para llorar la pérdida de nuestros compañeros. Afectados, compungidos, cuestionándonos la evanescencia de la vida.

Aunque no fui testigo del suceso, me puedo imaginar la escena. Eladio, al volante…

Ver la entrada original 1.631 palabras más

UNA VIDA INMARCESIBLE

UNA VIDA INMARCESIBLE

Imagen: Roberta Coni

Sin previo aviso, la octogenaria rompió el silencio.

−¿Cómo se llamaba la película que vimos anoche?

Para su compañero de vida, apenas un par de años mayor que ella, aquella súbita cuestión, brotada de la nada más absoluta, no le cogía por sorpresa. La mente de su adorada esposa había comenzado a sumirse en la confusión un bienio ha, y el inexorable paso del tiempo no había hecho más que acrecentar aquel proceso de desconexión del mundo. Y es que no hacía falta que ningún profesional doctorado en medicina etiquetase la lenta pero progresiva decadencia de las redes neuronales de Tere con un agresivo apellido alemán como Alzheimer para que su marido entendiese que la lucidez de su cónyuge se apagaba a marchas forzadas.

La noche anterior no habían visto ningún largometraje, pero ya se había acostumbrado a que su pareja se refiriese a eventos que habían acaecido hacía muchísimos años como si acabasen de ocurrir. No obstante, nada ganaba mintiendo, por lo que le contestó con la más llana franqueza.

−Anoche no vimos ninguna película, cariño.

La ofuscación de la anciana nunca se achantaba ante la primera negativa.

−¿Cómo que no? ¡Pues claro que sí! Esa que hemos visto más de una vez.

Juan sabía que podía estar hablando de cualquier telefilme que hubiese visionado durante su larga existencia; uno que, por extrañas sinapsis, había aparecido de repente en la memoria de la anciana. Decidió auxiliarla en aquel inesperado ejercicio de memoria.

−Cuéntame de qué iba la película.

Tere no reaccionó: la implacable vejez también la había convertido en dura de oído, por lo que él insistió aumentando el volumen hasta que esta respondió.

−Pues esa en la que los padres del novio no la quieren como nuera porque tiene un hermano tuberculoso.

El anciano, aunque le sorprendía aquel atisbo de recuerdo, creyó reconocer la historia: una historia antigua de verdad, aunque típica de aquellos tiempos pretéritos en los que la enfermedad de un pariente era un oprobio para su familia y, en especial, para las jóvenes en edad de merecer, como por aquel entonces se profería.

−Pero como se querían −continuó la decrépita−, él se casó con ella sin importarle que renegasen de él.

−Sí, así fue −admitió él.

−Y entonces quisieron tener hijos, pero nunca concibieron y se deprimieron mucho.

Juan siguió evocando, y aquel relato seguía siendo igual de cierto. En aquellos lejanos tiempos no se podía conocer si el problema era del hombre o de la mujer, aunque lo habitual fuera que la responsabilidad recayese siempre en el vientre materno, sin que nadie tuviese jamás la evidencia. Fuera como fuese, en tal época suponía un duro mazazo para un matrimonio, un problema cruel y sin solución alguna que acarreaba, además, un injusto y absurdo oprobio eterno.

−Pero como se querían −continuó Tere−, se apoyaron más que nunca y siguieron adelante.

−Sí, así fue.

−Y más adelante el hombre sufrió un infarto, y aún más tarde a ella le diagnosticaron una enfermedad rara, y parecía que para ellos la existencia solo era capaz de disponer incalculable trabajo e infinitas calamidades. Pero como se querían, siempre se sustentaban el uno en el otro y vencían las adversidades, y, a pesar de todo, eran felices y paseaban por el parque cogidos de la mano. Se hicieron viejos y achacosos, pero como se querían les daba igual, y seguían yendo al parque enhebrados del brazo, y después… después… No recuerdo cómo termina.

−Sí, así es…

La réplica de Juan brotó de modo apenas audible, pues resultó presa de una emoción difícil de contener. Tere, su Tere, apenas evocaba ya trazos de la existencia por culpa de la maldita demencia, aquella bruma mental que, por avatares del destino, no le había prendido a él, convirtiéndole en testigo de excepción de la decadencia de la persona amada. No obstante, ella había narrado aquella crónica de manera impecable, con todos sus sinsabores sin saltarse ni uno solo, y desgranando sin paliativos la auténtica esencia de la historia recién narrada: el amor que se profesaban sus dos protagonistas.

−¿Cómo se llamaba? −insistió la anciana.

Con la voz entrecortada por la emotividad del momento, el octogenario confesó la singular verdad.

−Eso no es una película… es la historia de nuestra vida juntos.

La lógica sordera de la anciana y la débil inflexión empleada por Juan hizo replicar a Tere de la única manera posible.

−¿Qué has dicho? ¡No te entiendo!

−¡Que es la historia de nuestra vida juntos! −proclamó este con ímpetu.

−“La historia de nuestra vida juntos”… Qué nombres tan largos ponen a las películas hoy en día…

Juan, estrangulado por el nudo que le atenazaba la garganta y a sabiendas de que parecía probable que Tere hubiese sucumbido de nuevo al desconcierto que ofuscaba su entendimiento desde hacía tanto, asumió que no lograría hacer comprender a su esposa que aquella película no era otra cosa que su propia biografía. Dolido por un trago tan amargo, decidió rendirse y callar.

Fue ella la que, aun extraviada en su propio universo, volvió a quebrar el silencio.

−Pues me gusta mucho. Es una historia muy bonita…

Una súbita lágrima se deslizó por la arrugada mejilla del provecto, al mismo tiempo que contemplaba, con los ojos henchidos de ternura, cómo una sonrisa que se antojaba sincera adornaba el gesto de la mujer de su vida. Juan jamás descifraría si aquellas circunstancias se debían a un alarde de idoneidad que la demencia había decidido permitir o al último atisbo de cordura que su estimada le había decidido regalar.

Lo que sí sabía, sin ningún tipo de duda, era lo que le quería responder.

−Sí, de verdad que lo ha sido.

Accésit Certamen de Relato Corto “Las personas mayores cuentan”

lascronicasdelotromundo

Un relato impresionante sobre la crueldad del Alzheimer.
Gracias a Las Crónicas del Otro Mundo por dejarme traerlo a HELICON.
AlmaLeonor_LP

UNIVERSOS

UNIVERSOS

Imagen: José Luis Ceña Ruíz

UNIVERSOS

Yo amo los cantos que llevan dentro
aire, agua, tierra y fuego,
los cantos que son claros, ligeros y diáfanos,
vivientes como mundos lanzados al azul,
con algo de magia y de prodigio,
cual pompas de jabón que no se rompen.

Yo canto para que dancen bajo el cielo
los que vendrán un día.

El mundo no envejece, se renueva,
se hace más puro, más ágil y sincero,
y el porvenir es siempre joven.

La vida es voluntad alegre y bella,
y el arte el juego más sublime de los juegos.

Las visiones del mundo son profundas
en las aguas más hondas y tranquilas,
pero vuestra mirada ha de ser pura.

Malditos son los que producen
el lodo de las aguas removidas.

La esfera de cristal concentra el orbe en iris,
y es ella misma un orbe sutil y transparente.

RAFAEL LASSO DE LA VEGA

El Día Azul
30 de enero de 2022

DE TOROS Y DIOSES: UNA NOCHE EN EL LABERINTO

DE TOROS Y DIOSES: UNA NOCHE EN EL LABERINTO

El pasado viernes 21 de mayo, DE TOROS Y DIOSES tuvo el honor de compartir tema en el programa UNA NOCHE EN EL LABERINTO, con Javier Arries, autor del prólogo de mi libro y Jorge, director del programa. Un programa de RNE en el que me sentí muy arropada.

En esta edición número 36 de UNA NOCHE EN EL LABERINTO, se abordaron, además de mi libro, dos temas interesantes: mujeres pintoras en la Historia, de la mano de Peter, con Sofonisba Anguisola o Artemisia Gentileschi, entre otras protagonistas. Con Arancha Díaz conocerán la leyenda japonesa de la mariposa blanca y el significado que tienen en la cultura oriental. Ambos temas fantásticos que seguro que les apetecerá escuchar.

Finalmente, hablé con Javier y Jorge sobre mi libro, DE TOROS Y DIOSES, en un programa que me gustó mucho y con mucha vinculación con el tema de mi libro, porque como dice Javier Arries, todo Laberinto necesita un Minotauro. Pueden escuchar el programa aquí, y mi intervención a partir del minuto 32:05.

¡¡Muchísimas gracias a todo el programa por esta oportunidad!!

AlmaLeonor_LP

Inferiores, locas y brujas: el machismo y la violencia de género vienen de antiguo

Un artículo muy interesante de Carolina Real Torres, sobre como la misoginia y el maltrato femenino se ha perpetuado a lo largo de la historia y forma parte de mitos y leyendas que se transmiten e imitan llegando a ser comportamientos aceptados y normalizados dentro de la sociedad. Repito, muy interesante. ¡Gracias por contarlo, Carolina!

HUMANIDADES Y NTICS

Ver la entrada original

Alma

¡ALMA!
Tenía que traerme a HELICON esta preciosidad 🙂

LUCES Y SOMBRAS

Aposentada su fisionomía
su fiereza domesticada.
Observando sus ojos
notarás su alma momificada
su belleza taciturna
moribunda su alma.

Exhala pesadumbre
nostálgica firmeza castrada
convirtiéndose en imperecedera
la desazón que la agasaja.

En un torreón dorado mora
cuatro paneles de plata
y escalinatas escarlatas.

Telarañas decorando esquinas
goteras cristalinas dibujan
la tormenta de sus ojos
su mirada perdida
la mueca hostil
de su añorada sonrisa
… Recordatorio férreo
de una muerte en vida.

Sumisa.
Apagada.
Buscando respuestas
que nadie redacta
… Inonecia desquiciada.
Preguntas sencillas
esquivas por quien a su lado pasa.

Sentirás su tristeza
en su semblante crucificada.
Estalactitas rojas
que su interior ahoga.

Ruega… Amor.
Una luz
una sombra
un sinónimo que libere su ansia.
No exige…
Únicamente inhala esperanza.

O.

Ver la entrada original

MIEDOS DEL SIGLO XXI

MIEDOS DEL SIGLO XXI

«Saturno devorando a su hijo» (1819-1823), de Francisco de Goya.

Se dice que el siglo de los miedos es este en el que estamos, el siglo XXI, porque en él se recogen los frutos que se sembraron previamente. Llevamos solo dos décadas y no está mal la cosa: el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York, el 11-M en Madrid o el 11-J en Londres, la matanza en la redacción de Charlie Hebdo y otros tantos atentados han convertido el terrorismo en símbolo de los tiempos, aunque no hay que olvidar la existencia de otros muchos tipos de terrorismo tanto o más terroríficos, como: la crisis energética, climática y alimentaria, el desequilibrio económico y la pobreza, la violencia del narcotráfico en muchos países de Latinoamérica, el auge del totalitarismo, los feminicidios… Menudo surtido de cosas ante las que sentir miedo. La guinda del pastel se llama coronavirus, y al parecer no se la esperaba nadie. ¿Nos hará la covid-19 más fuertes? ¿Nos hará más miedosos? ¿Se avecina una era de desconfianza, asepsia, acechantes amenazas, espionaje y control, fronteras cerradas, miedo al extranjero? ¿Vendrán más cabezas de turco, más chivos expiatorios? ¿Seguiremos teniendo miedos irracionales como la ombrofobia, esto es, el miedo a mojarse con agua de lluvia? ¿O nos centraremos por fin en lo importante?

Sara Mesa
Perder el Miedo. Un manual para la vida” (2020)

Un profesor parisino ha sido asesinado en el día de ayer, 17 de octubre, solo por mostrar caricaturas de Mahoma en una clase sobre la libertad de expresión. Si creíamos que el respeto a las libertades individuales y los derechos humanos eran metas ya alcanzadas, este siglo nos está advirtiendo que no se puede bajar la guardia. Pero su advertencia viene tildada con algo que tal vez sea más peligroso, como la desconfianza, el racismo, el sometimiento voluntario al control y a la limitación de derechos. Son males que nuestro tiempo ha acentuado con una cruda realidad que de vez en cuando se asoma en forma del terrorismo más exacerbado. Una crueldad que solo es patrimonio de mentes enfermas que ven en la libertad de expresión un mal endemoniado, porque no se trata de religión ni de política, solo se trata de dominación y de imposición. Un día se justifica con la religión, otro con el patriotismo, otro con la política, pero siempre, siempre, se trata de racismo, xenofobia y totalitarismo. Y a eso si que hay que tenerle miedo, no a la libertad de expresión ni a la historia.

Mi más sentido pésame a la familia del profesor (y de historia, ¡menuda broma macabra!).
AlmaLeonor_LP

UN ORGULLO EN EL BUZÓN

UN ORGULLO EN EL BUZÓN

Es la primera vez que la empresa pública española Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S.A., S.M.E., popularmente solo CORREOS, dedica un sello a homenajear y reivindidar el Día del Orgullo LGTBI, que se conmemora mundialmente el próximo 28 de junio. Correos acaba de lanzar su primer sello arco iris (con el lema #NoSoloAmarillo), como homenaje a este evento mundial, que este año no se podrá celebrar como hubiese sido de no haber mediado la sombra de la pandemia mundial de COVID-19. Aunque se celebren recorridos y homenajes, no será lo mismo, no arriesgando la vida de la gente. Así que en Correos, además de emitir este sello, han pintado de forma multicolor buzones, carteles y furgonetas de correos. También algunas oficinas, como la del barrio madrileño de Chueca. Este año la celebración del orgullo tendrá un recorrido extra gracias a esta iniciativa.  Espero que no sea la única a la que se sume esta entidad, tal vez en otro momento se pueda homenajear o reivindicar o hacer visible de la misma forma otras luchas aún pendientes. Tal vez el próximo 8M, como el de este año ha sido tan vituperado, pueda tener un color violeta en todas las estafetas de correos como celebración no contagiosa.

Además del diseño, el sello conmemorativo lleva el lema «Pasaje Begoña (Torremolinos) cuna de los derechos LGTBI», un pasaje del centro de esa localidad malagueña, cuyos locales se convirtieron durante el franquismo en un lugar de encuentro y refugio para la comunidad LGTBI, razón por la cual en 2019 fue declarado Lugar de Memoria Histórica y Cuna de los Derechos y Libertades LGTBI.

Correos pinta la ciudad de #NoSoloAmarillo

Para mostrar su compromiso con el colectivo LGTBI y en su apuesta por la diversidad y la lucha contra la discriminación, la compañía pone en marcha también una serie de acciones en honor a esta fiesta reivindicativa.

Conscientes de que este año el Día del Orgullo será diferente, con menos gente en la calle y menos fiestas, la empresa pública ha querido poner su grano de arena para poder celebrarlo en las nuevas circunstancias generadas por el Covid-19 y, para ello, va a rotular con la bandera arcoíris y #NoSoloAmarillo muchos de sus icónicos elementos: buzones, furgonetas y alguna oficina, como la de Chueca (Madrid).

De este modo, Correos devuelve el color a la celebración del Orgullo, que este año en Madrid tendrá lugar en formato online del 1 al 5 de julio.

Así expresaba Correos su decidida apuesta por la celebración del Orgullo en un comunicado emitido el día 18 pasado y publicado en su página web.

Imagen

El Día Internacional del Orgullo LGBT  (Lesbianas, Gay, Bisexuales, Transexuales), que se ha ido ampliando hasta abarcar también a Intersexuales y Queer (LGBTIQ), es una fiesta multitudinaria y mundial que se celebra como acto reivindicativo por la igualdad de derechos sexuales, y en recuerdo de las Revueltas de Stonewall (Nueva York) del 28 de junio de 1969.

Los Disturbios de Stonewall fueron una serie de manifestaciones espontáneas y violentas en protesta contra una redada policial que tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio de 1969, en el pub conocido como Stonewall Inn, ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village.

Aquel día de finales de junio de 1969, una serie de manifestaciones espontáneas llenaron las calles de Nueva York como protesta por la redada policial que había tenido lugar en la madrugada de ese mismo día en el pub Stonewall Inn, frecuentado por homosexuales neoyorkinos, uno de los grupos sociales más perseguidos en el país junto al resto de los considerados “no normativos”. EE. UU. vivía un brutal tiempo de protestas y reivindicaciones a finales de la década de los sesenta, con asociaciones muy potentes como el Movimiento Afroamericano por los Derechos Civiles, así como otros movimientos sociales como los herederos del mayo del 68, el movimiento Hippie y las manifestaciones contra la guerra de Vietnam. En este clima, el Movimiento Homófilo, que venía realizando actividades por la igualdad de derechos de los homosexuales desde finales de la Segunda Guerra Mundial, vino a sumarse a estos grupos, que en muchas ocasiones devinieron en violentas refriegas con la policía.

Imagen

Las protestas de Stonewall fueron el catalizador de este movimiento. Tras los disturbios acabaron conformando una comunidad cohesionada, creando en poco tiempo organizaciones del activismo gay en Nueva York que en pocos años se extendieron por todo el país e, incluso, con carácter internacional. El 28 de junio de 1970 se celebraron las primeras marchas del Orgullo Gay en Nueva York y Los Ángeles. El movimiento creció en importancia y hoy se celebra en todo el mundo con multitud de actos y celebraciones.

Este año 2020, y debido a las circunstancias que todos conocemos, la celebración del Orgullo en España, concretamente en la convocatoria que la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y COGAM (la asociación madrileña) ha hecho en Madrid, tendrá lugar en formato ‘online’ del 1 al 5 de julio.

 

A %d blogueros les gusta esto: