EL DUQUE DE LERMA. PRIMER VALIDO DE ESPAÑA

EL DUQUE DE LERMA. PRIMER VALIDO DE ESPAÑA

Artículo de Alma Leonor López publicado el 21 de enero de 2013 en Anatomía de la Historia, sección Edad Moderna.

 

Francisco de Sandoval y Rojas, duque de Lerma (1553-1625), nacido en Tordesillas, provincia de Valladolid, fue para Francisco Tomás y Valiente el primero y uno de los más destacados validos de la Monarquía Hispánica (junto con el conde-duque de Olivares).

En el siglo XVII, los validos de los Austrias fueron: Lerma y Uceda, con Felipe III; Olivares y Haro, con Felipe IV; Nithard, con Mariana de Austria; y Valenzuela, con Carlos II.

John Elliot, en la introducción al libro El mundo de los validos (escrito junto con Laurence Brockliss, en 1999, de donde se han extraído todas las citas y referencian a estos autores), explica que para conocer el origen del vocablo valido hay que remontarse al siglo XVI en Francia, con el término favori, que en España se tradujo como‘privado’ ‘favorito’, refiriéndose a quien gozaba del favor real (privanza) o era apreciado y protegido por el monarca, de cuyo valimiento gozaba. Hacia comienzos del siglo XVII el término private se había introducido también en la lengua inglesa.

LOS HISTORIADORES OPINAN

La historiografía ha dado en llamar valido a aquellos personajes que, fundamentalmente durante el siglo XVII, desempeñaron el principal papel como consejeros regios, en tanto que favoritos de los monarcas. Por lo tanto, y como refiere Tomás y Valiente, los validos reunían dos características: la íntima amistad con el rey y la intervención directa en el gobierno de la monarquía.

Entre los historiadores hispanistas existe una controversia acerca de si este término se puede aplicar únicamente a la figura española, o si por el contrario pueden encontrarse ejemplos en otras monarquías europeas. John Elliott defiende esta última tesis y apunta a Robert CecilSomersetBukingham y Laud en Inglaterra, SullyRichelieu y Mazarino en Francia, así como otros ejemplos en Polonia, Austria, etc. Sin embargo, José Antonio Escudero sugiere por su parte la exclusividad hispana del valido. Para este profesor de Historia del Derecho, los demás serían algo así como un primer ministro o un secretario de Estado.

Las razones por las que surge la figura del valido son variadas, pero los historiadores parecen coincidir en dos puntos:

En primer lugar, por la complejidad del gobierno de la monarquía, que requirió de una mayor organización y jerarquización del poder institucional colocándose el valido entre el rey y el resto de altos funcionarios (secretarios de Estado y consejeros).

Laurence Brockliss pone en relación la figura del valido con la mecánica del patronazgo, entendiendo que más que el crecimiento del Estado, el valido se torna necesario ante el ansia de cargos: “la monarquía precisaba de un administrador de la gracia real que, a la vez, la protegiera frente al inevitable rencor de los decepcionados”.

Por otro lado, debido al intento de los grandes, de la más alta nobleza cortesana, de asaltar de modo pacífico los escalones político-administrativos del poder, situándose por encima de los secretarios de Estado y los consejeros en la dirección del Estado.

Los burócratas, profesionales y técnicos, pertenecían a clases intermedias, eran hombres de carrera y el nombramiento era un ascenso por meritocracia. El valido, hombre noble que ya contaba con la amistad y confianza del rey, al situarse entre estos hombres y el monarca, impedía que el poder del Estado se desplazara a favor de las nuevas clases sociales, de modo que continuara bajo el control de la nobleza y alto clero.

EL VALIDO Y EL REY

La amistad entre Lerma y Felipe III fue previa (ya existía esa amistad siendo príncipe), determinante y decisiva. Contando con ella, para Tomás y Valiente, citando a su vez a Leopold von Ranke, “su primera orden, una orden sin igual, fue que la firma de Lerma valiera tanto como la propia firma del Rey” (se refiere aquí a una orden verbal).

Del mismo modo Ciriaco Pérez Bustamante afirma que “el mismo día del fallecimiento [de Felipe II] escribía el favorito en nombre del Rey a todos los Presidentes de los Consejos y al Nuncio”. La figura del valido nacía exactamente al mismo tiempo que la entronización del nuevo monarca.

Felipe III autorizó a Lerma para que firmase en su nombre cualquier orden o comunicación, primero verbalmente, pero poco después por medio dela Cédulade 1612:

Copia de lo que Su Magestad ordenó al Consejo de Estado por Cédula de 1612 tocante al duque de Lerma.

Desde que conozco al duque de Lerma le he visto servir al rey mi señor y padre, que aya gloria, y a mí con tanta satisfacción de entrambos que cada día me hallo más satisfecho de la buena quenta que me da de todo lo que le encomiendo y mejor servido dél; y por esto, y lo que me ayuda a llevar el peso de los negocios, os mando que cumpláis todo lo que el duque os dixere o ordenare, y que se haga lo mismo en ese Consejo, y podrásele también dezir todo lo que quisiere saber dél, que aunque esto se ha entendido assí desde que yo subcedí en estos Reynos, os lo he querido encargar y mandar agora.

AGS, Eº, España, leg. 4126.

Esta práctica resultó novedosa en ese momento y nadie pudo discutir lo que Lerma podía dictar en nombre y en representación del Rey. Tal cosa supuso colocar todo el sistema administrativo de los Austrias, los Consejos, a la disposición personal del valido, única y exclusivamente por la voluntad real, ya que no ocupaba cargo administrativo alguno. Para algunos autores, como Francisco Tomás y Valiente, la equiparación de las firmas del rey y del valido fue una torpeza.

AlmaLeonor.

LEER ES UN PLACER…

LEER ES UN PLACER…

Antigua Biblioteca Pública de Cincinnati en los años 50
Antigua Biblioteca Pública de Cincinnati en los años 50

“La lectura es un placer, un placer de los sentidos y del conocimiento, un plan de evasión y también un reconocimiento: a la inteligencia de los otros, a la sutileza con la que esos otros expresan las cosas, a la frase afortunada que justifica un libro, al párrafo que nos salva.”

Justo Serna

LEONARD COHEN

LEONARD COHEN

15055883_1156518111105203_5885411736012179721_n

Closing Time
abro todas las puertas y los dejo salir al mundo
Closing Time
enciendo todas las luces sobre cada chico y chica
Closing Time
última llamada para el alcohol
así que termina tu whisky o cerveza
Closing Time
no tienes que irte a casa
pero no puedes quedarte aquí.

Yo sé quien quiero que me lleve a casa
I know who I want to take me home
Yo sé quien quiero que me lleve a casa

Closing Time
es momento de que vayas
a los lugares a los que pertenecerás
Closing Time
esta habitación no abrirá
hasta que vengan sus hermanos o hermanas
así es que reúnan sus cosas, caminen hacia las salidas
espero que hayan encontrado un amigo
Closing Time
cada comienzo llega del final de otro

Yo sé quien quiero que me lleve a casa
I know who I want to take me home
Yo sé quien quiero que me lleve a casa
llévame a casa.

Closing Time… Take me home…

… Leonard Cohen “se fue a casa” el 10 de noviembre de 2016.
Llegó su Hora de Cierre. Descanse en Paz.
AlmaLeonor.

 

 

Fuente: GOOGLE play music y semisonic

LA ISLA DE GORÉE

LA ISLA DE GORÉE

1En el año 2007 nuestros pasos viajeros se dirigieron hacia Senegal. Un destino que ya habían buscado a lo largo de la historia, portugueses, holandeses y franceses y con los que Senegal acabó configurando los colores de su bandera: verde, amarillo y rojo (aunque hay otras explicaciones para esos colores).

dakar

En el territorio africano que hoy forma el estado de Senegal (incluyendo la nación independiente de Gambia, enclavado al sur del país), se han encontrado evidencias de una ocupación paleolítica y neolítica, como son los montículos funerarios concheros de Touakouta. Pero la presencia humana continuada no parece ser tan antigua, se remontaría al año 500 de nuestra era, cuando gentes de las tribus norteñas de los wolof y serer se instalan en la zona. Más tarde, en el siglo IX, los Tekrur establecen un estado que duraría hasta el siglo XV, cuando son los wolof los que consiguen imponerse y dominar al resto de pueblos, al tiempo que en la costa los mandinka (migrantes malinké), creyentes del Islam, se expanden hacia Gambia.

Es en este siglo XV cuando llegan los primeros europeos, los PORTUGUESES, impulsados por las ansias expansivas y colonizadoras del portugués Enrique de Avis (1394-1460), Duque de Viseu, apodado “el Navegante”, hijo, hermano y tío de reyes de Portugal, quien crearía hasta una escuela de marinería para favorecer los viajes atlánticos a lo largo de la costa africana. Es en 1443 cuando los primeros barcos portugueses llegan a tierras senegalesas, estableciendo un año más tarde la ciudadela de Cap Vert en la península del mismo nombre, la actual Dakar.

Los portugueses formaron una especie de centro comercial en la cercana isla de Gorée, desde donde comerciaban con los jefes locales para obtener desde oro a marfil, pasando por madera, frutas, pescados, mariscos y sobre todo goma arábiga, uno de los productos estrella de Senegal. Hacia 1500 la penetración portuguesa hacia el interior del territorio era ya un hecho, propiciado por la navegabilidad de los ríos Senegal, Gambia, Saloum y Casamance, estos dos últimos formando deltas intrincados, que no impidieron que los portugueses obtuvieran el bien más preciado con el que comerciaban: los esclavos.

559 Alrededores de Dakar

Para visitar la isla de Gorée hay que llegar a Dakar (estábamos instalados en un hotel de la costa, en Saly) atravesando un tráfico infernal, uno de los principales problemas del país, con una insuficiente e ineficaz red de carreteras (no obstante en ese año 2007 se estaba construyendo una autopista que uniría Dakar con el aeropuerto internacional, aunque las obras se dilataban en el tiempo) y un gran tráfico de vehículos de todo tipo, que incluían grandes y viejos camiones muy cargados (de sal, sobre todo), con mercancías que circulaban entre Senegal y Mali (desde donde entraban o salían al exterior). Además hemos pasado por Thiés y luego atravesamos Rufiske, uno de los primeros y principales 537 Rufiskeasentamientos franceses en tiempos coloniales (además de Saint-Louis y Gorée), pero donde no se construyó ningún edificio, ni civil ni administrativo, que hoy pudiese recordar ese tiempo pasado. Junto con Dakar, Thiés y Kaolach, es una de las ciudades senegalesas más grandes y más pobladas. Rufisque es un enclave urbano en la carretera principal que se dirige a Dakar y sufre las consecuencias de ello. Comercios, talleres, mercados, tráfico… todo armonizado en el caos senegalés de la vida cotidiana, pero con muchísima más gente. Nuestros amigos senegaleses, Pap y Cheick, son bastante críticos con la época de dominación francesa y también con los gobiernos de su país, que desde la independencia, han dependido de la metrópoli francesa. “No hay nada que les debamos”, me dice Pap.

Ya en Dakar, no llegamos a acercarnos al centro donde se divisan varios rascacielos. Dejamos la capital africana para otra visita y nos dirigimos directamente al puerto. En el 2007 el parking del puerto costaba 500 CFA y el trayecto hasta la isla de Gorée tenía dos precios, 5.000 CFA para los extranjeros y 1.500 CFA para los nacionales. Son unos 20 minutos de trayecto (incluyendo las labores de embarque y salida), ya que está muy cerca de Dakar. Es domingo y hay muchísima gente de la capital que se dirige a las playas de la isla para pasar una jornada festiva. El barco sale a las 14:00.

2

El comercio de esclavos a gran escala comenzó en el siglo XVI. En 1588 los HOLANDESES  convierten el asentamiento de la isla de Gorée en el puerto crucial para la trata de esclavos y se apoderan definitivamente de su totalidad en 1617. La colonización de América se basó en el establecimiento de grandes haciendas azucareras en Brasil, Caribe y la zona norteña (lo que luego sería EEUU), entre 1575 y 1600. Su expansión conllevó una gran demanda de mano de obra esclava que portugueses y holandeses surtían desde las costas occidentales africanas. El comercio fue tan lucrativo que atrajo las apetencias de ingleses y franceses, aunque en un principio, estos se limitaban a capturar los barcos holandeses y portugueses de esclavos.

Más tarde, sin embargo, en 1633, los FRANCESES crean la Compagnie du Cap Vert et Senegal, responsable de la trata de esclavos (durará hasta 1791). Se asentaron en Saint-Louis, en la desembocadura del río Senegal en 1659, y en 1677 ya habían arrebatado la isla de Gorée a los holandeses y los portugueses habían sido prácticamente expulsados de las costas senegalesas. La colonización francesa se concentró fundamentalmente en Saint-Louis y Gorée y en alguna zona continental como Rufisque. Durante la época colonial muchos comerciantes construyeron casas para vivir o trabajar en el primer piso y guardar sus “cargas” en la planta baja. Muchas de estas casas se pueden ver todavía en la isla, con sus balcones enrejados y sus fachadas pintadas con los colores verde, amarillo y rojo.

En Fort James, cerca de la desembocadura del río Gambia, se sucedían escaramuzas y disputas por el control del comercio y asentamientos, entre franceses, holandeses e ingleses (también piratas de distinta procedencia). A finales del siglo XVII, los INGLESES  se hicieron con el control definitivo de la zona entrando en el comercio de esclavos hacia sus colonias de Norteamérica e iniciando el control colonial de Gambia.

3

La isla de Gorée tiene unas 23 ha. y hoy domingo es un hervidero de gente. Parece que el resto de días de la semana es más tranquilo, pero además tiene otra particularidad: No hay coches. Nosotros no nos damos cuenta al principio, pero a buen seguro que los habitantes de la “escandalosa” Dakar lo notan en cuanto suben al ferry. No hay carreteras asfaltadas, solo angostos senderos desbordantes de buganvillas y estructuras coloniales, con los tres colores de Senegal: rojo, amarillo y verde.

568 Isla de Gorée

La isla es guapa ya desde el puerto. Lo primero que vemos es una playa muy animada, llena de gente en la arena y en el mar que está disfrutando de un día envidiable de sol y buena temperatura. Suena la música en unos potentes altavoces, y todo el mundo ríe y se lo pasa estupendamente. El ambiente es contagioso.

578 Restaurant Le Fassy

Para visitar la Isla de Goreé hay que sacar un ticket de turismo. Lo había leído en la guía. Pero al desembarcar vimos una línea de restaurantes y, dada la hora, lo primero que queríamos hacer era comer, así que nos olvidamos todos de los tickets y  nos fuimos directamente a la terraza del restaurante. No nos dejaron llegar. Desde una caseta situada en medio de la playa nos llamaron a voces reclamando el pago. Un joven con una camiseta roja se acercó a nosotros y se ofreció a sacar los tickets (son 500 CFA por persona, pero a los nacionales les cuesta la mitad). Ahora ya podíamos comer. El menú no ofrecía dudas, las consabidas brochetas de pollo con arroz para nosotros y “yasa poulet” (pollo con arroz) para nuestros amigos senegaleses, que pidieron una bebida de extracto de hibisco que estaba muy buena, fresca y dulce. Nosotros nos inclinamos por una coca-cola, que, por otro lado, parecía ser la “bebida nacional” de Senegal. La gente se la bebe por litros.

11

Cuando estábamos terminando, el muchacho que se ofreció a comprar los tickets se acercó a nosotros para explicarnos el porqué de dicha tasa. No quería que los extranjeros se enfadasen por tener que pagarla. Nos dijo que el gobierno local de la isla había solicitado en varias ocasiones al gobierno central de Dakar, una participación de los ingresos que los turistas dejan en la isla en forma de entradas a monumentos, restaurantes y venta de artesanía. Habían pedido que el gobierno destinase parte de los impuestos de esas actividades a la propia isla, para mejorar infraestructuras y costear el mantenimiento de las instalaciones y las calles. El gobierno se había negado a ello, y la isla tuvo que instituir la Tasa Turística para obtener esos recursos. Le dijimos que no nos parecía mal, que no había problema. Se mostró muy amable y pedimos una coca-cola para él. Este gesto le sorprendió. Ya durante la charla nos había comentado que le parecíamos muy “cultos” e interesados por el patrimonio y cultura de Senegal, incluso se asombró de que llevando tan pocos días, hubiésemos visto tantas cosas. No era lo acostumbrado. Cuando le ofrecimos la bebida, se sintió en deuda. Nos dijo que nosotros éramos muy generosos pero que él lo era más y nos iba a obsequiar con las explicaciones en la visita a la Casa de los Esclavos. Isaac, que así se llamaba, nos acompañó hasta allí.

588 Maison de l'esclavage

Entre los siglos XVI y XIX unos veinte millones de africanos fueron capturados como esclavos. Entre un cuarto y la mitad de ellos murieron pronto durante su captura y transporte. De los cerca de diez millones que llegaron a América, un 50% murió al cabo de pocos años, debido a las condiciones de vida y el trabajo forzado.

Gran Bretaña prohibió el esclavismo en 1807, aunque la trata de esclavos no terminó hasta 1848. Durante esta época las relaciones con Francia fueron muy tensas y las leyes antiesclavistas se utilizaron como arma arrojadiza contra los franceses, atacando los navíos cargados de esclavos. En 1816, Inglaterra compró una isla en el lado sur de la desembocadura del río Gambia a un jefe local. La isla se llamaba Banjul y los ingleses construyeron allí un fuerte, declarando la zona protectorado británico en 1820. Comprendía el río Gambia y sus orillas, más o menos lo que hoy constituye Gambia. Comenzaron aquí las plantaciones de cacahuete, como alternativa económica para el protectorado, y asentaban a esclavos liberados de los franceses. Los enfrentamientos entre los dos países se manifiestan también en sus construcciones: los ingleses construían fuertes, los franceses establecían misiones católicas.

5

La Casa de los Esclavos (500 CFA la entrada para extranjeros, y gratuita para locales) es un edificio de 1776 de construcción holandesa, cuya escalinata con soportales, que se abre al océano, se ha convertido en una imagen simbólica de los horrores del esclavismo. Es uno de los últimos edificios de este tipo que quedan en Goreé, y fue restaurado en 1990 con ayuda francesa.

1604 Maison de l'esclavage

La famosa puerta que abre directamente del almacén al mar, lleva ahora un cartel conmemorativo de todos aquellos que desde allí iniciaron un “viaje sin retorno” (por esa puerta se arrojaba al mar a aquellos esclavos que llegaban muertos o fallecían durante su estancia en la isla). El resto tampoco retornó, pero se convirtió en la principal mano de obra de América y Europa. Además, en la planta baja se pueden ver los distintos “almacenes” de esclavos. Había celdas para mujeres y para hombres. Otras para mujeres núbiles (que eran visitadas por los señores que vivían en la planta superior) y otra para niños pequeños. Había también una sala especial donde se agrupaban a los hombres que aún no habían conseguido el peso adecuado para ser embarcados en los navíos. A éstos se les alimentaba hasta que alcanzaran un peso de al menos 60 kilos. El peso se situaba en la planta de arriba.

603 Maison de l'esclavage

En la planta baja se encuentra la escalera por la que se accedía a la zona de las viviendas. Actualmente es un museo de los esclavos. Justo debajo de esa escalera, en un hueco oscuro y pequeño, se encuentra la “celda de castigo”, donde se recluía a aquellos esclavos rebeldes. En este agujero han entrado distintas personalidades que han visitado la isla, como el Papa Juan Pablo-II y más tarde el que fuera presidente de los EEUU, George Bush (no creo que ninguno de los dos sintiese ni un ápice de la angustia de quienes lo ocuparon a su pesar).

4

El Museo de los Esclavos de la primera planta muestra varios carteles explicativos del volumen del negocio de los esclavos durante esos siglos. La mayoría de los 20 millones de esclavos que salieron de África (solo unos 300 al año salían desde Gorée), iban a parar a las plantaciones de América del Norte, y otra buena parte a los países europeos, como Inglaterra, Francia o España. Muchos no llegaron a su destino y murieron a bordo de los inmundos navíos.

8

Alrededor de nosotros hay mucho visitantes, la mayoría negros de distinta procedencia (en ocasiones se podía distinguir al afro-americano, del europeo o africano) que recorrían la sala con un sobrecogedor silencio, fijando la mirada atenta en multitud de detalles. Es probable que antepasados de algunos de ellos, llegasen a salir de este mismo lugar. Nuestra presencia allí (la de los “blancos”) parecía totalmente fuera de lugar. Nos impresionó más esto que lo que veíamos en los carteles y vitrinas.

7

Con el recorrido por el museo, Isaac dio por finalizado “su regalo” y se despidió de nosotros para volver al muelle del ferry. Allí, muchos locales se ofrecen a los turistas para hacer de guías por la isla, y también se puede buscar un guía acreditado por el Syndicat d’Initiative Turistique, pero si todos los guías locales son como Isaac, merece la pena iniciar una charla con ellos. A nosotros nos dejó un grato recuerdo y nos sacamos varias fotos con él.

9

Después nos dedicamos a recorrer el resto de la Isla. Sabíamos que había un Castelo en el extremo meridional, también de factura holandesa pero del siglo XVII, al que sucesivamente se han ido añadiendo fortificaciones. No llegamos hasta allí, porque nos dimos cuenta de que no teníamos mucho tiempo hasta la salida del ferry de las 17:30 (el siguiente era ya a las 19:30 y se nos haría muy tarde para regresar a Saly). Pero sí pudimos saber que en los huecos de las troneras del Castelo, había gente que se había acomodado a vivir allí.

615 Isla de Gorée

Otros lugares de interés de Gorée, además de pasear por sus animadas calles y playas, son la Iglesia de Saint Charles Borromée, de 1830, y la Mezquita de 1892, una de las mezquitas de piedra más antiguas de Senegal. Además hay varios museos. El Museo Histórico IFAN contiene pinturas y distintos artículos que reflejan la historia del país hasta el día de hoy. Está instalado dentro del Fort d’Estrés, un fuerte francés de 1850 que ocupa la punta norte de la isla. Nosotros recorrimos sus alrededores pero no entramos en el museo. Además de todo eso, hay un Musée de la Femme y un Musée Maritime (éste en un edificio del siglo XVIII). Pero no teníamos tiempo para ellos y sí ojos ansiosos por recoger todo el color de las calles y plazas de la isla.

623 Isla de Gorée

579 Isla de Gorée

También vimos sus casas, todas coloreadas que le conferían a la isla un aspecto completamente distinto al resto de ciudades que visitamos en Senegal. En una de estas casas, en su fachada más larga, había una pintura conmemorativa del Año Internacional de la Infancia, que celebró aquí diversos actos.

582 Isla de Gorée

En el patio que formaban otras de las viviendas, se encontraba el Mercado de Artesanos. Tenía muy buena pinta y vimos a varios pintores con sus obras (queríamos traernos un lienzo de Senegal), pero no llegamos a entrar, apremiados como estábamos por la hora y sabiendo que una visita a un lugar como éste podría entretenernos mucho. Una estatua imponente de una pareja de esclavos liberados que vimos al inicio de la visita a la Casa de los Esclavos, pone el final al relato de las visitas que hicimos en la Isla de Gorée. Ahora tenemos que ir a coger el Ferry.

14

Pese a la presencia inglesa, los franceses consiguieron establecerse en Senegal a lo largo de la costa. También consiguieron dominar el creciente poder de los Fouta Toro, ahora islámicos bajo su líder El Hadj Umar Tall (1797-1864), quien funda el poderoso imperio Tukolor en esta parte de África occidental. En 1790 la población mestiza en la zona formaba ya una importante burguesía. El capitán y gobernador francés de Senegal, Louis Faidherbe (1818-1889) y sus sucesores (segunda mitad del XIX) extendieron y consolidaron por la fuerza el control francés sobre los wolof, serer y tukolor. En 1864, Umar Tall y sus seguidores fueron derrotados por los franceses en las guerras Marabout, pero los enfrentamientos siguieron en forma de jihads durante otras tres décadas. Los wolof, habían abrazado el Islam y luchaban también contra el expansionismo francés. Finalmente el poderío armamentístico de la metrópoli permitió a Francia controlar gran parte de Senegal y Malí. Instalaron también plantaciones de cacahuete y nuevos asentamientos en otras zonas de Senegal, como en la población de Richard Toll y construyeron una serie de fuertes a lo largo del río Senegal (hoy en día se pueden ver algunos todavía) para combatir a las tropas de Omar Tall, establecidas al norte y al este. Es en esta época, en 1857, cuando el gobernador Louis Faidherbe estableció, en la zona continental frente a la isla de Gorée, un asentamiento con el nombre de un jefe local. Este lugar más adelante se convertiría en Dakar.

13

Dakar era nuestro destino inmediato. Esperamos el barco en la playa, mirando el mar y a los niños jugando entre las rocas (en Gorée es en el único lugar donde no hemos visto niños mendigando). Ahora solo falta hacer cola y subir al Ferry rumbo a Dakar. Muchas personas hacen lo mismo. Se ven a familias enteras con sus niños y sus enseres de playa que parecen regresar a casa tras una jornada relajada; también muchos jóvenes que vuelven incluso con sus bañadores mojados y sin dejar de reír; y turistas, mucha gente que porta toda clase de objetos de artesanía. El Ferry llega y embarcamos.

215 Hacia Saint-Louis

Ya en el coche volvemos a atravesar Dakar. Y aunque el tráfico sigue siendo intenso, parece que el camino se acorta. Además no vamos ahora por Thiés, sino por otra carretera y enseguida estamos en Mbour, y después Saly y el hotel.

Hemos llegado a tiempo de darnos una reparadora ducha antes de la cena. Mientras, hemos comentado las impresiones de las excursiones de hoy. Estamos todos de acuerdo en que la visita a la Isla de Gorée ha sido uno de los itinerarios más bonitos de Senegal. Nos solo por el encanto y animación de la propia isla, sino también por la contenida emoción de la visita a la Casa de los Esclavos y la agradable y entrañable charla con Isaac. Sí, uno de los itinerarios más bonitos e inolvidables sin duda.

AlmaLeonor

Fuentes: Loney Planet, wikipedia

TIEMPO DE OLIMPIADAS (I)

TIEMPO DE OLIMPIADAS (I)

5f2028ab10ee466605ad8340cbed4f9e
Ahora que queda ya muy poco para que se inauguren los Juego Olímpicos de Brasil 2016, es un momento más que adecuado para realizar un repaso por algunos de los más curiosos de todos los celebrados desde que se inauguraran los Primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, los organizados en Atenas en 1896.

Aquellos Juegos fueron conocidos como los Juegos de la I Olimpiada y se celebraron entre el 6 y el 15 de abril de 1896. Claro que esas fechas están tomadas según el calendario gregoriano, que si nos guiamos por el calendario juliano vigente aún en el país heleno en ese año, fueron inaugurados por el rey Jorge I de Grecia el 25 de marzo, que era lunes de Pascua tanto en la religión cristiana como en la ortodoxa y coincidía, además, con el aniversario del inicio de la lucha por la Independencia de Grecia en 1821. No fue la única curiosidad de la I Olimpiada, pero enseguida nos pondremos con ellas.

Tampoco estos primeros Juegos Olímpicos fueron los únicos en dejar para la posteridad curiosidades y hechos “primerizos”. Sucedieron en realidad en todos los siguientes. Por ejemplo, los Juegos de la II Olimpiada, celebrada en París en 1900 (donde no se realizaron ceremonias de inauguración y clausura), se hicieron coincidir con la Exposición Universal y las pruebas se extendieron durante los cinco meses de su duración, entre  el 14 de mayo y el 28 de octubre de 1900. Los Juegos de la III Olimpiada también se hicieron coincidir con una Exposición Universal, esta vez en Saint Louis (Estados Unidos) entre el 1 de julio y el 23 de noviembre de 1904, pero despertaron poco interés entre los competidores europeos, que no eran muy partidarios de “cruzar el charco”. Además serían conocidos en el futuro como los Juegos de la Segregación Racial, pues con la denominación de Anthropological Day (El Día Antropológico), se hizo desfilar en el día de la inauguración, a los atletas no blancos que competirían en eventos paralelos y no oficiales.

Los Juegos Olímpicos de Londres 1908, o Juegos de la IV Olimpiada, se celebraron después de que en 1906 Atenas celebrase los llamados Juegos Intercalados o Juegos Panhelénicos, una iniciativa fallida del COI con la que pretendía separar los juegos de las Exposiciones Universales que habían eclipsado en cierto modo los eventos deportivos anteriores (y la iniciativa del COI para organizarlos). Los Juegos se celebraron efectivamente en Atenas, pero no tuvieron reconocimiento internacional (las marcas y premios obtenidos en esta Olimpiada no son reconocidos oficialmente) y no se volvieron a convocar Juegos Intercalados, dejando también a Grecia sin ver cumplida su aspiración de celebrar por siempre en su territorio las Olimpiadas modernas. Aún hay otra curiosidad digna de señalarse, pues en este año de 1908 debía ser Roma la ciudad encargada de organizar los Juegos, esta vez sí, oficiales, pero se dio la circunstancia de que el Volcán del Vesubio había entrado en erupción el año anterior devastando la ciudad de Nápoles, por lo que el estado italiano tuvo que renunciar a la organización de los Juegos, que finalmente se celebraron en Londres, sede, de nuevo, de la Exposición Universal Franco-Británica.

Y es a estos primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, tan vinculados a las Exposiciones Universales celebradas en el país anfitrión, a los que quería dedicar un poco de atención en estos primeros artículos sobre los Juegos Olímpicos.

OLIMPIADAS DE ATENAS 1896

maxresdefault

Como decía, los de Atenas fueron los Primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, inspirados en los clásicos griegos del siglo VIII a.C. que se celebraban en Olimpia. Fue una iniciativa de Pierre Frèdy, Barón de Coubertin (1863-1937), quien230px-Baron_Pierre_de_Coubertin había fundado la primera revista dedicada al deporte, la Revue Athlétique en 1889, y soñaba con organizar unos eventos deportivos en los que la participación fuese universal y basada en la deportividad y la gloria, es decir, sin ánimo de lucro (solo se permitiría la participación de deportistas amateurs). Aunque su idea, en un principio, no fue muy bien recibida (Inglaterra, Alemania y Grecia se opusieron frontalmente), pronto empieza a recibir apoyos y en 1894, dentro del Congreso Internacional de Educación Física (celebrado en la Sorbona de París, el 26 de junio de ese año), funda e instituye el Comité Olímpico Internacional (COI) institución que desde entonces se encargará de organizar y coordinar todos los Juegos Olímpicos de la Era Moderna. El primer Presidente del COI, entre 1894 y 1896, fue Dimitrios Vikelas (1835-1908), a quien sucedió el Barón de Coubertain hasta 1925.

Poster_I_olimpiadeLa organización de los Juegos de Atenas de 1896 no fue fácil. Coubertin se encargó de conciliar sus aspiraciones deportivas con las de tipo político y económico de los demás estados, sobre todo el griego. Logró un avance importante al convencer al príncipe heredero de Grecia, el Duque de Esparta (futuro rey Constantino I), para que limase asperezas con los estados opositores como Alemania (el káiser Guillermo, emperador de Alemania, era cuñado suyo, hermano de su esposa Sofía de Prusia) e Inglaterra. De Francia se ocupó el propio Coubertin. El dinero empieza a fluir con una emisión de sellos conmemorativos queStamp_of_Greece._1896_Olympic_Games._2l el reino griego pone en circulación para conseguir fondos y con el apoyo filantrópico del millonario griego-macedonio George M. Averoff (1815-1899), importante mecenas y empresario residente en Egipto, quien se encargará de sufragar los gastos de la construcción del nuevo Estadio Panathinaiko, la sede Olímpica de Atenas, para el que se utilizó mármol del Monte Penteli (en la región aromaniana, entre los Balcanes y Macedonia, de donde era oriundo). Frente al estadio, el gobierno griego construyó una estatua en su honor que aún hoy permanece erigida.

160406170021_athens_1896_950x633_getty_nocredit

El Estadio Panathinaikó de Atenas, el primer gran estadio del mundo moderno, contempló a cerca de 80.000 espectadores en la inauguración de los Juegos, la mayor cantidad de personas reunidas jamás hasta entonces en un evento deportivo. El rey Jorge I de Grecia (1845-1913, príncipe de Dinamarca, fue proclamado rey de Grecia en 1862, al ser elegido por la Asamblea Nacional de Grecia, tras derrocar al antiguo rey Otón I, príncipe de Baviera y primer rey del nuevo estado griego tras su independencia en 1832) declaró inaugurados los juegos con la frase:

“Proclamo la apertura de los primeros Juegos Olímpicos internacionales en Atenas. Larga vida a la Nación. Larga vida al pueblo griego.”

Aquel día, tras las palabras del rey, sonó en el Estadio Olímpico de Atenas el himno que terminaría por ser aceptado como el Himno Olímpico Oficial (por decisión de la 55º sesión COI de 1958 en Tokio, Japón). Fue compuesto por Spyridon Samaras (1861-1917) el compositor griego más importante de su época, escrito por el gran poeta griego Kostis Palamas (1859-1943), y cantado por  un coro compuesto por miembros de las sociedades musicales de Grecia (se cantó en el original griego también en Sídney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008, en las demás ceremonias se ha utilizado el idioma del país anfitrión). La letra viene a decir algo así:

“Espíritu inmortal de la antigüedad, Padre de lo verdadero,
lo hermoso y lo bueno. Desciende,
preséntate. Derrámanos tu luz sobre esta tierra y bajo este cielo,
que fue el primer testigo de tu imperecedera fama.

Dad vida y vivacidad a esos nobles juegos.
Arrojad guirnaldas de flores que no palidecen.
¡A los victoriosos en la carrera y en la contienda!

¡Crea, en nuestros pechos, corazones de acero!
¡Crea, en nuestros pechos, corazones de acero!

En tus ligeras llanuras, montañas y mares,
brillan en un matiz roseo y forman un enorme templo.
En el que todas las naciones se reúnen para adorarte,
¡Oh espíritu inmortal de la antigüedad!

En el que todas las naciones se reúnen para adorarte,
¡Oh espíritu inmortal de la antigüedad!”
Kostis Palamas.

 Versión interpretada en griego en la ceremonia inaugural de
los Juegos de la XXVII Olimpiada de Sydney 2000

El que terminara siendo lema de la Olimpiada, y del que se hablará más tarde “Lo importante no es ganar, sino participar”,  no se refería, por lo visto, a la condición de ser mujer, ya que estos Primeros Juegos no contaron con participación femenina, solamente con deportistas masculinos que, pertenecientes a 14 países  (la mayor participación internacional en un evento deportivo hasta esa fecha), disputaron los premios en 43 competiciones de 9 deportes, en los que no se marcó ningún récordJames_ConnollyJames Connolly portando la bandera de su país durante los Juegos Olímpicos de Atenas 1896. mundial.

James B. Connolly (1868-1957)  , de los Estados Unidos, se convirtió en estos Juegos en el Primer Campeón Olímpico de la historia al proclamarse ganador absoluto del triple salto el 6 de abril de 1896. Mientras que Spiridon Louis (1873-1940), un atleta griego desconocido hasta ese momento, fue el ganador de la Maratón, la prueba estrella de los Juegos y celebrada por primera vez en una competición internacional. Fue el único Campeón Olímpico de atletismo de Grecia y con su hazaña se convirtió en héroe nacional.

1936,_Spyridon_LouisSpiridon Louis en una imagen del desfile Olímpico de Berlín 1936

En todas las especialidades hubo curiosidades. Por ejemplo, el atleta Thomas Burke (1875-1929)  , de los Estados Unidos, Campeón Olímpico de los 400 y 100 m lisos, fue el primero (y el único) en utilizar el estilo de arranque de carrera “agachado” (poniendo su rodilla en el suelo), causando un pequeño lío a los jueces que no sabían si aceptar ese “capricho” del estadounidense. Finalmente se le permitió. Burke fue más tarde el impulsor de la Maratón de Boston celebrada desde abril de 1897 (su primer ganador fue el atleta irlandes-estadounidense, John J. “JJ” Mcdermott).

final de los 100 metros planos en 1896, en la que no estuvo Subercaseaux

También se permitió la participación del atleta chileno Luis Subercaseaux Errázuriz subercaseaux(1882-1973), hijo del embajador y pintor chileno, Ramón Subercaseaux Vicuña y, con tan solo 14 años, único participante iberoamericano en los Juegos (en los 100, 400 y 800 m lisos, y en ciclismo) y primero en la historia de las Olimpiadas, pese a que su país no emitió una autorización oficial (por eso en alguna crónica, Chile no aparece como país participante en 1896). El caso es que el “misterio” Subercaseaux ha mantenido en vilo a periodistas y escritores de todo el mundo que afirmaban que en 1896 ni Chile, ni Bélgica, ni Rusia, compitieron en ninguna modalidad, pese a tener atletas inscritos. Mientras, otros aseveran que Subercaseaux sí lo hizo, pero que viajó y fue inscrito con la delegación francesa (quizá a causa de su apellido). En el año 2010, la Sociedad Internacional de Historiadores Olímpicos (ISOH) y el Comité Olímpico Internacional (COI), confirmaron la participación de Chile y de Subercaseaux en los Juegos Olímpicos de Atenas 1896.

image_update_63704d44980bdb67_1340614934_9j-4aaqsk

Los franceses Paul Masson (1874-1945) y  Léon Flameng (1877-1917),   ganaron cuatro eventos de ciclismo, y eso que Flameng, en la carrera de 100 kilómetros, ganó tras haber sufrido una caída y después de detenerse a esperar a que su oponente, el griego Georgios Kolettis, reparara un problema mecánico. El austriaco Adolf Schmal ganó la carrera de 12 horas, lo que no sería demasiado extraño de no ser porque Adolf era esgrimista y la carrera solo la completaron dos ciclistas. Aristidis Konstantinidis, griego, ganó la única carrera en carretera de los Juegos, un recorrido entre Atenas y Maratón, ida y vuelta, unos 87 km. En gimnasia, Alemania envió un equipo de 11 gimnastas que coparon los Schuhmann, Flatow, y Weingärtner.premios, entre los que se encontraban Hermann Weingärtner, Alfred Flatow, y Carl Schuhmann, que acapararon casi todos los primeros puestos.

El rey Jorge I demostró su más que buena forma, cuando se dirigió al campo para ayudar a retirar unas pesas de la prueba de Halterofilia que resultaban muy pesadas para el personal de pista, lo que causó un gran jolgorio entre los asistentes. También fue el rey quien tuvo que dirimir el empate (las normas del COI establecieron la potestad del rey como árbitro final) en esta modalidad, entre el escoces Launceston Elliot (1874-Launceston_Elliot1930) y Viggo Jensen (1874-1930) de Dinamarca. El rey determinó que el danés era merecedor del título de campeón, causando un monumental enfado en la delegación británica. Por cierto que los deportistas fueron muy versátiles en esos Juegos, y participaron en diferentes pruebas. Además del mencionado Adolf Schmal (ciclismo y esgrima),  Launceston Elliot también participó en la prueba de lucha, donde se enfrentó al campeón alemán de gimnasia mencionado antes, Carl Schuhmann, que fue quien ganó la final, proclamándose campeón. Y Viggo Jensen compitió, así mismo, en las pruebas de tiro con rifle, aunque sin llegar a obtener medallas.

715

Una de las mayores curiosidades de esta Olimpiada la proporcionó la competición de natación. Los costos excesivos de un estadio apropiado, obligaron al país heleno a celebrar las pruebas… ¡¡en mar abierto!! Se celebraron todas las pruebas en un solo día, el 11 de abril, en la Bahía de Zea, fuera de las costas de El Pireo, donde un numeroso público se concentró para ver a los atletas. Los nadadores sufrieron el frío de las aguas (la temperatura era de unos 10º Celsius), olas de cuatro metros, y la premura de las pruebas, por lo que solo se podían presentar a una o dos competiciones. Alfréd Hajós (1878-220px-Hajos1955) joven nadador (tenía 18 años) de Hungría ganó en los dos eventos en los que participó: 100 y 1200 m estilo libre, prueba esta última para la que los nadadores tuvieron que ser transportados en barco hasta la distancia adecuada, y… nadar hasta la orilla. Hajós, el Primer Campeón Olímpico de Natación, confesó que estuvo a punto de perecer.

En la Ceremonia de Clausura, celebrada el 12 de abril y presidida por el rey, éste abogó por la celebración perpetua de los juegos en Atenas y luego entregó los premios a los ganadores: medalla de plata, rama de olivo y diploma a los primeros y medalla de cobre, rama de laurel y diploma a los segundos.

primera_medalla_juegos_olimpicos.jpg_973718260

Los clasificados en tercer lugar no recibían medallas entonces y tampoco era de oro la de los primeros. Se da el caso de que una medalla de plata de los Juegos de Atenas de 1896, fue subastada en el año 2014 en Londres alcanzando el desorbitante precio de 285.000 dólares.

Los Juegos finalizaron con una recitación poética de George S. Robertson (1872-1967), tenista y atleta británico que compitió en el lanzamiento de disco (quedó el cuarto, con un pésimo lanzamiento) y en tenis individual y dobles (tampoco obtuvo medallero), quien leyó en griego una Oda a la Destreza Atlética, que él mismo había compuesto. Posteriormente Spyridon Louis encabezó el paseo triunfal de los medallistas por el estadio mientras se entonaba el Himno Olímpico. Después, el rey anunció oficialmente que la primera Olimpiada había finalizado.

Continuará

AlmaLeonor
(Fuentes: las indicadas en los enlaces)

LOS NÚMEROS DE 2015

LOS NÚMEROS DE 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog, HELICON. Espero que os guste.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 78.000 veces en 2015. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 3 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

MICHAEL MAC CARTHAIGH

MICHAEL MAC CARTHAIGH

pour-le-film-bronson-tom-hardy-avait-pris-plusieurs-kilos-de-muscles_125362_w620Imagen: Tom Hardy en la película “Bronson” (2008) de  Nicolas Winding Refn

Definitivamente, soy un cabrón con suerte.

Mis recuerdos acerca de Mac Carthaigh se me revuelven mientras marco su número en el teléfono que acabará hoy en la basura. Michael Mac Carthaigh, era uno de esos pobres ilusos que quería ganarse la vida honradamente y a la vez hacer de éste un mundo mejor. Tuvo un padre con una gloriosa carrera de policía, una madre sacrificada al hogar y unas notas de envidia.  Esos factores, moldearon durante años al perfecto panoli de la sociedad. Sólo de pensar que se cruzó en mi camino y de qué manera… No puedo evitar reírme mientras marco los dígitos.

Yo aún era mortal. Había perdido a mis amigos y estaba todo el día divagando en los callejones gracias a las drogas. Cumplía un trabajo y se me iba en fiestas, drogas y prostitutas. Eso, si no estaba en la cárcel, claro.

Mac Carthaigh fue el primer irlandés que consiguió alcanzarme corriendo. Que estuviese hasta las cejas de mierda ayudó bastante, lo reconozco, pero aun así… Fue impresionante cómo corrió el muy cabrón. ¡Y con zapatos! No hacía ni quince segundos que había rajado a los dos camellos morosos y ya tenía al puto poli de abrigo marrón y traje de rombos grises a mis seis en el callejón.

La huida fue extenuante y emocionante como siempre. Pero cuando notas setenta kilos de agente de la ley estrellándose en tu espalda por primera vez. La diversión se esfuma y da paso al pánico.

Forcejeos y golpes en la cabeza, es lo único que te llevas gratis en la mierda de vida de delincuente. Unas patadas en las costillas de propina. Y después, de postre, el frio acero abrazándote las muñecas. No paraba de amenazar y maldecir a aquellos cabrones, mientras mi cara era aplastada contra un charco de fluidos y líquido que rezumaba del contenedor que hacía de croma de la película de mi primera detención.

Mi habitual odio se estrelló en sus oídos durante todo el viaje, hasta que llegamos a comisaría. Un kilo más de hostias, unos gramos de culatazos, lo sazonas con grilletes y tabaco en la cara y lo pones a cocinar durante diez horas a temperatura interrogatorio. Ahí tienes la receta para una buena confesión y posterior temporada a la sombra.

El nombre del tío no se me olvidaría jamás, se me quedó grabado en cada punto de las cejas y en cada escayola de los dedos. Michael Mac Carthaigh, apenas pude verle bien entre mis hinchados párpados, pero era un poli de mierda, un treintañero con más orgullo de poli que de padre.  Su aire de superioridad y su manera de contemplarme en la sala de interrogatorios atestada de humo, delataba que hasta se la ponía dura lo que hacía. Ojalá hubiese sabido cómo íbamos a acabar en unos años él y yo. De seguro me habría pegado un tiro, allí mismo. Viendo impotente cómo me descojonaba a todo volumen, esposado a la silla y a la mesa, mientras me meaba por incontinencia cómica severa.

El paso por prisión no me importó en absoluto. Hasta fue divertido. Conseguí unos cuantos amigos más con los puños y aprendí como moverme dentro de las mafias gracia a algunos veteranos a los que caí bien. Gracias “Mac Carthi”, te debo una.

A mi salida, mis jefes, aparte de estar furiosos, les debía de deber un favor. ¿Cómo es que un subnormal drogata cómo yo adivinó eso? Fácil. Salí bastante antes de lo previsto, para desgracia de Mac. Y si pudieron darse cuenta los irlandeses borrachos de mierda que me encerraron, quedaba claro, que yo también.

Te jodes Mac.

Pero yo sí que estaba bien jodido, deberle una a la mafia, es una mierda. Y si perteneces a ella, más aun.

Un coche del color de la muerte me recogió a la salida de la penitenciaría y me llevó a un almacén portuario. A los pocos minutos ya estaba recibiendo una ronda de hostias, encadenado y ésta vez en un  interrogatorio no policial. Menudo “déjà vu” de mierda. Más sangre de la que creía poder escupir se hacinaba en un charco a mis pies. Mi ropa estaba totalmente irrecuperable y dos costillas parecían estar a un golpe más, del punto de no retorno en el mundo de las fracturas.

Eres un puto inútil. –Frase clónica trigésimo veinte de los últimos seis minutos– Si supieras lo que tienes que hacer y para quien lo haces, no lo harías drogado, puto retrasado. –¡Bam, Bam!. Mi nariz se destroza hacia un lado y es recolocada inmediatamente por otro golpe de los nudillos bañados en metal. Lágrimas involuntarias y un río de sangre adornan y colorean mi bigote. Debía de estar precioso.

¡Que te jodan! –Pronunciar aquello me dolió infinitamente más que el placer que me provocaba, pero soy así de cabrón. No tardaron en echárseme encima. Toser coágulos y ahogarte en dolor con cada contracción y dilatación del diafragma, sencillamente, una estupenda combinación– Alguien debió dar el soplo de lo que se iba a hacer… –Un acceso de vómito y un hachazo de dolor me doblan sobre mí mismo y me estremezco del insufrible dolor, joder que si dolió, no se lo recomiendo a casi nadie.

¿Insinúas que ahora sabes pensar, imbécil? Tú estabas colgado y a saber lo que tardó en llegar la poli. No nos vengas con soplapolleces. –Un nuevo golpe produce en mi pómulo izquierdo un crujido poco halagüeño. Me retumba el dolor por toda la cara y me palpita ese lado al compás de los latidos del corazón, una orquesta perfecta entre ritmo y dolor– No volverás a cagarla así, imbécil. –A ese paso dudaba que pudiese ni siquiera volver a levantarme jamás y mucho menos sentarme par cagar. ¡Joder! ¡vacilando hasta al borde de la muerte! Y luego me extrañaba acabar en estas situaciones.

Os odio cabrones.

Algún día os las devolveré todas y alguna más. –Pero en ese momento eso era solo un puto sueño. Un sueño en el que entré de una última hostia en la sien. Juraría que fue con una culata, bueno, qué más da.

Estaba claro que era una trampa, alguien no quería que yo siguiese ganando importancia dentro de la familia y posiblemente, fuese alguno de esos subnormales que me dieron la paliza de mi vida. No me equivocaba en absoluto. Para mi deleite, seis meses después ambos reposaban muertos en el cementerio de Dublín. O al menos lo  que quedó de ellos. ¡Qué bien me lo pasé yo aquella noche de súplicas, disculpas y ruegos! Pero esa es otra historia.

Para compensar la cagada, al mes, estando yo totalmente recuperado… Y cinco meses antes de mi venganza contra los borrachos del puño americano… Se me ordenó uno de esos trabajos que son como el polvo de reconciliación. Tienes que darlo todo para que las cosas acaben mejor que antes. Y menudo polvo tendría que echar yo para enmendar aquello. De haber sido sexo de verdad, habría necesitado varias viagras.

Y al fin llegó el momento de pagar.

Abres la puerta de tu casa tras un día de mierda y lo primero que ves, en la mesita, es una grabadora y una pistola silenciada en un maletín pequeño. Una mierda de las gordas, de las que no deseas encontrar en tu mesita de salón jamás. Pues allí estaba yo, como un tonto, mirando la grabadora mientras sujetaba la bolsa de la compra en un brazo y con el otro no me decidía a cerrar la puerta. Como si esperase que la grabadora agarrase la pistola y me fuese a pegar un tiro. Diez segundos más y me acerqué a ella. Me tiré en el sofá y pulse el botón de reproducir.

“Eres un afortunado, Bronson. No a todos se les concede una segunda oportunidad. La tuya, va a ser especial. Si la pasas, volverás a la familia Ignis. Si no, más te vale morir en el intento. Tú sabrás lo que haces a partir de ahora. Pero tienes dos días para cumplirla. Ve pasado mañana a O´Conell Street Upper, al Madigan´s. Allí hay una mesa reservada a tu nombre a las 23:15. Pide lo que quieras y págalo, nada de jaleos. Espiarás y seguirás a las dos personas que estarán cenando en la sala VIP. Cuando estén en la calle, los matarás en público y huirás. Por tu bien, ésta vez escapa”

Menudo, pedazo, de mierda. Ahora sí que estaba jodido. Cuando se quiere un asesinato público por parte de la mafia, es porque es importante. Y tenía que hacerlo precisamente yo.

Me plantee huir del puto país con el dinero que descubrí en el falso fondo del maletín del arma. Pero me encontrarían. Empecé a dar vueltas por el piso. Desquiciado perdido, acorralado, desee que me hubiesen matado hace un mes. No pintaba bien y encima tenía que espiar a dos tíos antes de matarlos. No tengo paciencia joder. Tres cigarrillos en dos minutos y miles de divagaciones e insultos después, me centré. Tenía que prepararme.

Estudié la zona y compré ropa para la ocasión. Tracé rutas de escape y me senté a leer periódicos para calcular la presencia policial. Por desgracia para mí, la cena era un sábado y estaría hasta el culo de gente.

Un resumen general y previsión del plan de asesinato público Bronson: estoy jodido.

Y tras siete cajetillas de tabaco y un brutal insomnio, llegó el gran día. Para rematar de confirmar mi acojone, vomité tres veces en la hora anterior. Me arreglé. Cargué el arma, la amartillé y se perdió entre los pliegues de mi abrigo. Dejé mi paquete de cigarrillos anidando donde siempre, en mi pecho y otros dos incubando en los bolsillos de mi culo. Cuando llegué al restaurante, ya había empezado el segundo.

La cantidad de gente que abarrotaba la calle era impresionante. Una de las putas calles más concurridas de Dublín, seguramente por ese motivo habrían decidido esos dos reunirse y andar por allí. Fijo que no esperaban a un subnormal con las pelotas de acero como yo. Pero por suerte para la mafia, existimos.

Y llegó el tan deseado momento. Unos ligeros bocados a delicias de alta cocina. Aquellas ridículamente pequeñas mierdas no me supieron a nada más que a cenizas y bilis; un vino de doscientas libras que empañó mi duda y una mierda de propina de despedida. Resumen a la perfección de mi primera cena de lujo.

Procuré no mirar mucho durante la cena a la pareja de trajeados con cara de ser los que dan órdenes a psicópatas como yo. Sinceramente, no debió de salir mal, ya que no repararon en mí ni un solo instante, ni tan siquiera mientras andaba una veintena de pasos por detrás de ellos por la calle. Era cojonudo joder. Pero también un acojonado. Iba contando los pasos que daba para mantenerme atento. Perdido en mi respiración regular acompasada con las exhalaciones de humo. La gente para mi eran sombras, tan insípidas como las miserias de la cena y la calle era como el túnel de la muerte. La luz del final sólo proyectaba en mi visión dos sombras, las cuales, procuraba no pisar ni por un milímetro. Como si fuese un puto juego de niños, pero mortal. Era el tope de distancia que marcaba mi instinto y le hice caso a rajatabla. ¡Joder! que sudores fríos habría tenido del miedo si hubiese sido capaz de sudar, estaba seco desde el día anterior.

Humo y bilis. Menuda dieta, la dieta de los que van a matar o morir.

Y de pronto, mientras estaba sumergido en mis alucinaciones y desvaríes, lo vi. Un puto coche negro aparcado al otro lado de la calle con las lunas tintadas. Sabía que me observaban. ¡Joder! ¡cabrones! ¡dejadme en paz! Eso no me ayudaba una puta mierda.

Odio que me controlen.

Odio este puto clan de psicópatas.

Odio mi vida. Ojalá me peguen un puto tiro los dos desgraciados estos.

Puto iluso que eras Bronson.

Pero por algún motivo que desconozco, aquello me animó. Tiré el cuarto cigarro de mi tercera cajetilla, enfundé mis pequeñas gafas redondas de cristal verde y moldura dorada y empuñé la pistola. Quince pasos apresurados y en un claro entre la multitud, desenfundé y disparé una quincena de proyectiles huecos a la espalda de aquellos cabrones. Veinte segundos después, seguía corriendo entre callejuelas apartando gente. No es que fuese muy discreto, pero al menos algunas personas también corrían sin saber por qué. Joder, yo sí que lo sabía bien.

Me la jugué. Volví a salir a la calle principal por Bachelors Walk y crucé el puente O´Conell hacia Westmoreland Street. No se esperarían, o al menos yo me esperaba que ellos no se lo esperasen, que yo fuese hacia zonas concurridas. Y me fui de fiesta a un bar cercano con música de la que me ponía los puños cerrados y el alma caliente.

Minutos después, estaba en Exchequer Street entrando al Ri-Ra directo a la parte de arriba, rock del duro y alcohol del bueno. Habiendo tirado el silenciador muy discretamente por el puente y con la pistola con seis balas aún en el bolso del abrigo, que ahora colgaba de un perchero, me olvidé de todo. Tres cervezas de golpe y sin darme cuenta ya me movía al ritmo de guitarras y gargantas maltratadas. Pero la noche es larga y alberga muchas sorpresas. ¡Joder! ¡que nochecita!

¡Hola!, me llamo Sally. –Oí a mis espaldas una bonita voz, al menos eso creía. Pero ni puta idea de a quien hablaban. Casi inmediatamente después, unos golpecitos en el omóplato me hacen girarme despacio y alerta. –Tío, te estoy hablando a ti, no vayas de duro conmigo, sexy gafitas.

¡Jo-der!, ahí estaba, sonriéndome desde abajo una pedazo de cría rockera buenorra. Ojos verdes, amplia boca pintada de rojo y perlada de dientes perfectos. Dos coletas rubias y una camisa negra que dejaba ver un escote por el cual podrían caérseme las gafas y no encontrarlas. Para cerrar el broche un collar de púas pequeñas con un candado adelante, una muñequera que llegaba hasta su codo en el brazo izquierdo y unas botas militares color burdeos. La noche estaba mejorando a pasos agigantados.

– ¿Y qué quieres de mí? –Pregunté, no había pasado ni un segundo y mi semblante no se había movido un ápice. Desde abajo no podría ver mis ojos, sólo las gafas y eso me permitió ver todos esos detalles sin problema alguno. Personalmente, esperaba poder seguir admirando algunos un rato más, era un salido sin remedio. Agarré el mechero anticipando lo que quería. Pero no, otra puta sorpresa para esta noche.

¡Tú qué crees, calvito! –Acompañó aquella frase con una amplia sonrisa traviesa, mordiéndose inocentemente el dedo índice izquierdo y meciendo la cadera levemente de lado a lado– A mí me parece bastante obvio, ¿no?

Y a tomar por culo, según dice eso se me tira encima, me acaricia los pectorales por encima de la camisa a juego con el color de las lentes de mis gafas y con la otra mano me ataca abajo sin previo aviso. Con su cara escasos centímetros de la mía, me mantengo imperturbable mirando a la nada por encima de ella. Bajo la vista, poco a poco, hasta hacer contacto visual por encima de mis gafas redondas. Su sonrisa se amplía aún más y comenzamos una ardiente historia nocturna de pub, alcohol y callejón.

Treinta minutos después de ese contacto, está subiéndose las bragas en un oscuro pasaje cercano. Oigo cómo pasa no muy lejos un coche patrulla y no puedo evitar reírme. Se gira y me pregunta que qué cojones me hace tanta gracia, pero la ignoro por completo y sigo partiéndome el culo por dentro recordando las vomitonas de hace escasas horas y en el asesinato público. Me estoy convirtiendo en un psicópata sin remedio. Ella con sonrisa traviesa y fingiendo estar enfadada me pregunta de nuevo y me golpea el pecho tontamente. Me dice algo de que no ha estado tan mal, que se ha esforzado y alguna que otra chorrada a las cuales, sinceramente, no hago ni puto caso. El subidón de adrenalina de antes me acaba de llegar de nuevo y combinado con el polvo, están haciendo de nuevo la noche memorable.

Saco el último cigarrillo y lo enciendo, es el broche de oro al día de hoy y procedo a marcharme a casa.

¡Ey!, dame uno capullo, mira que no ofrecerme. Eres malo…

¡Joder!, no me quedan más, no seas pesada. Me tengo que ir a casa.

Pues al menos dame fuego para el mío. –Será, cabrona– Yo también debería irme ya.

Me temo que eso no va a poder ser señorita. –Mientras estaba encendiéndoselo, oigo esa voz a mi izquierda y mis sentidos se ponen en modo pelea inmediatamente, era una voz amenazante y dura. No temblaba ni un ápice y estaba cargada de autoridad– Tú te vendrás con nosotros y el calvito se va a pirar sin dar por culo, ¿verdad? Buen polvo a los dos por cierto, nos ha entretenido bastante.

Y una mierda cabrón, no pienso irme de aquí así de fácil, os pienso partir las putas piernas y meteros unas balas en los huevos además de romperos todos los dedos de las manos y… ¿Pero, qué cojones…? ¡es verdad! ¡Y a mí que coño me importa esta tía!

Sí, es verdad, no me importa una mierda lo que hagáis aquí. Yo me voy, haced lo que os venga en gana con ella.

Los ojos de la pequeña putita se desorbitan y se llenan de súplica. No me deja irme callejón a la derecha y me agarra el brazo con fuerza.

¡Serás cabrón!, ¡no me dejes aquí con estos dos mamones!, ¡eres un mierdas y follas de pena, no vales ni para tomar por culo, escoria! –Eso definitivamente no ayuda, imbécil, menudos modales se gasta la cría de los huevos y encima odio que me quieran por interés.

Oye Mac Carthaigh, voy a enseñarle a tu padre el precio por haberme encerrado y va a ser haciéndote cosas muy divertidas a ti en éste mismo callejón, espero que estés con ganas aún jajaja –La cara del cerdo adquiere una sonrisa desquiciada y empieza a babear, noto que se empalma. Pero toda esa mierda es superficial. Ha dicho…

Mac Carthaigh.

¿En serio? ¡Hay que joderse!. ¡La noche está acabando con fuegos artificiales! Ni me lo pienso, no hay proceso mental, sólo reflejo. Mi cuerpo ya sabía lo que tenía que hacer sin que se lo ordenase. Mi cabeza pivota de derecha a izquierda a cámara lenta, con el brazo izquierdo abrazo a la cría y mientras giro el cuerpo y la pongo delante, con la mano derecha desenfundo la pistola y apunto de carrerilla. Tres tiros a cada desgraciado y acaban muertos, al menos, uno de ellos.

¡Aaaagggggggggh! ¡Pero que cojones haces armado, maldito desquiciado, joder! –La muy loca se intenta zafar y la calmo como puedo. Acariciarla la cabeza un poco con la pistola aun echando humo no parece hacer demasiado. Así que la beso y utilizo todo mi encanto psicópata.

Estaba engañándoles, claro que iba a salvarte, ahora vámonos. Te acompañaré a casa, pero hay que correr. –Joder que bien miento y que bonita es la vida a veces. La acojonada echa a correr detrás de mí y conseguimos esquivar dos coches patrulla por callejones. Parece más nerviosa que excitada. Yo estoy al revés.

V…Vale. Es aquí.  –Acabamos de llegar al final de un callejón que da a la mitad de una calle de bonitos chalets despersonalizados con jardín– Mu… muchas gracias por eso y por lo otro y en general por la noche de hoy. Siento haberte metido en líos y… –Se calla al verme sonriendo, pómulos bien en alto y bigote acompañando la “u” de mi boca, creo que eso la ha desconcertado más aún que el hecho de que fuese armado por la calle.

Creo que puedes llamar a casa, es tarde pero tu padre debería saber toda la historia, bueno, omitimos lo de los disparos ¿vale? –No sé cómo, pero la muy imbécil sucumbe al encanto y a los nervios. Y ahí está, ese magnífico sonido que me produce el mismo subidón que quitar el plástico del paquete de tabaco.

¡Ding, Dong!.

Me coloco detrás de ella y  agarro sus hombros mientras sonrío, empieza a llover levemente y sopla una brisa lateral. Un relámpago ilumina la escena nada más que Michael Mac Carthaigh abre la puerta de su casa. Su cara alargada y llena de pecas, de nariz prominente y bigote ridículo, no como el mío. Adopta un ictus de terror mientras me mira desde abajo.

P… Papi, lo siento, pero unos hombres malos han querido hacerme daño porque tú les habías encarcelado. Y éste hombre me ha salvado, ha sido realmente valiente y yo, y yo… – Rompe a llorar mientras abraza a su padre buscando el consuelo que sólo se obtiene en el hogar. Asiento lentamente mientras sonrío, pensando, ¿estás jodido eh cabrón? No puedo evitarlo, casi me río de verdad.

Eh.., esto. ¿Áine estás bien de verdad, estás segura? –El pobre acojonado no deja de mirarme con los ojos marrones desorbitados y totalmente petrificado, hasta le cuesta abrazarla. Que jodidamente hermosa escena.

Tras unas palabras de incredulidad y afecto, la madre se la lleva adentro con una manta y entre sollozos, ambas se van a lo que intuyo era el salón a pasar el ataque de pánico. Ahora, comienza lo divertido. El proyecto de hombre que tengo debajo de mi parece encogerse cada vez más. Los relámpagos siguen convirtiendo una bonita velada en una velada excepcional. Sé que está pálido y yo no puedo parar de sonreír. La vida es muy hija de puta y por primera vez en mucho tiempo, llevo un buen rato sin sentir odio. Sin estar drogado claro, eso no cuenta.

¿P… Por qué tú? De entre todas las personas de ésta mierda de ciudad, ¿por qué te has cruzado tú con ella en ese preciso momento? –Sus labios apenas se despegan y veo como empieza a temblar levemente. ¡Definitivamente hermoso!

¡Oh… no! –Saboréalo Bronson, es un néctar muy raro, el de la venganza– Llevábamos un buen rato “cruzándonos”. –Mi tono no deja lugar a duda alguna. Sus ojos se desorbitan y el odio y asco se le desbordan por el torrente hasta casi provocarle un infarto– Pero ¡Eh!, recuerda, Mac Carthaigh. He salvado a tu hijita y ahora soy un héroe para ella, seguramente nos volveremos a ver y ella estará encantada. Sé dónde vive y su papaíto me debe dos favores. Sin ser adivino, vaticino que serán muchos más en el futuro.

¿Cómo que dos cabrón, no te debo una mierda? –Ruge furioso, pero con unos gallos en su voz que denotan un acojone de alta categoría, digno de servirlo en un enorme plato y a precio desorbitado. Sabe que está acorralado. Me encanta ése sonido y ésta noche.

¡Ah, ah, ah! Sí que me las debes. Tu hija está a salvo y podría haber sido peor. –Veo cómo se pone verde, ¡joder estoy disfrutando muchísimo!– Y además, si te das prisa, puedes ir a esta dirección y detener con vida al menos a uno de ellos y quedar como un héroe o mandar una patrulla. Tú verás. Pero yo ahí, veo dos favores.

¡Eres un asqueroso hijo de puta! –Los perdigones de odio se pierden entre la lluvia y mi semblante se sigue oscureciendo con los resplandores a mi espalda de los relámpagos. En cambio el suyo, aterrado, quedaba perfectamente expuesto a mi vista como si le acabasen de hacer una fotografía. Ojalá le hubiese hecho una.

Eso pensaba yo mientras me dabais una paliza con las cámaras apagadas, cabrón. Pero ahora, las tornas han cambiado y creo que podremos llevarnos muy bien. –Estaba cogido por los huevos por la mafia, no debe haber ningún dolor comparable a eso. Bueno si, tener que ayudarme a mí a partir de ahora.

Dame tu teléfono, tendrás noticias mías en breves y veremos cómo podemos hacer de ésta, una relación provechosa.

A regañadientes, me da un contacto. De todos modos he robado la cartera de Áine, para tener un “plan B” y así poder verla en breves, va a ser interesante. Me alejo de la casa sonriendo y oyendo como Mac Carthaigh pide un coche patrulla. La lluvia me cala y me escurre por la calva, la pistola descargada en mi bolsillo me parece estar aún caliente y la vida, por un día, me parece hermosa.

Las relaciones con Áine fueron a más, su padre me debía cada vez más arrestos y los favores que le pedía al principio eran pequeños, para mantener la balanza a mi favor y seguir dando por culo.

Ignis me aceptó de nuevo entre sus filas y ascendí hasta ser el monstruo que soy hoy. Áine se perdió entre los pasajes de mi vida; no tengo ni puta idea qué fue de ella, sinceramente, me importa bastante poco. Pero su canoso padre me sigue haciendo favores y ahora, es un inspector de renombre con muchos contactos. Es el aliado ideal, me odia y me obedece. Como yo a mi sire. Ahora sé lo que debe de sentir ese cabrón.

Y es absolutamente fantástico.

Francisco Javier de la Portilla López
Valladolid, 25 de Agosto de 2015

 

HISTORIA CON ALMA: CONTANDO LA HISTORIA (2ª parte)

HISTORIA CON ALMA: CONTANDO LA HISTORIA (2ª parte)

11215813_10207337372811559_7269101305421466168_n

Sumario de nuestro penúltimo programa de la temporada. En primer lugar se habló con el escritor e investigador Mariano Fernández Urresti sobre su última novela, “Agatha escribía con sangre“, que desde aquí recomendamos encarecidamente.

Por otro lado, continuamos con la segunda parte de CONTANDO LA HISTORIA, y por último Mar Contreras nos habló sobre las III JORNADAS SOLIDARIAS DE INVESTIGACIÓN DE LO DESCONOCIDO que se celebrarían en Jaén el siguiente fin de semana. Hay que decir que fueron todo un éxito de público y de contenidos.

Para escuchar el programa, como siempre aquí, o pinchando en la imagen siguiente:

Sin título

CONTANDO LA HISTORIA (2ª parte)

Presentación…

Vamos a continuar explicando cómo se habla de Historia a partir del siglo XIX que es donde nos quedamos en la anterior intervención. La Historia en la antigüedad era: de carácter didáctico, muy vinculada al poder (reyes, militares, eclesiásticos) y desde la Historiografía Cristiana periodizada y muy providencialista. Por el contrario la Ilustración antepuso la razón a todo esto, pero pecó, según sus detractores, de una excesiva concepción universalista de las acciones humanas, a las que, además, desviste de todo ropaje espiritual. Ahora veamos qué sucede en el siglo XIX.

Es un siglo muy importante para el desarrollo de la Historia como disciplina…

Sí, así es… pero antes hablemos del Romanticismo alemán que surge a finales del siglo XVIII como una de las respuestas a la Historiografía Ilustrada. Ya adelantamos que rechaza el Universalismo, y se va a centrar en la Nación, se  van a escribir muchas historias nacionales que buscan los orígenes de cada pueblo, su pasado glorioso, la cultura que los identifica, la lengua que los distingue…  Frente a la revalorización de la Antigüedad Clásica de la Ilustración, ahora se reivindica la Edad Media que deja de ser una época oscura para convertirse en un pasado romántico.

Y con la derrota de Napoleón, ya en la Restauración (principios siglo XIX, a partir de 1815) se hace  Historia Historicista: Es muy importante este momento porque en estos años se profesionaliza la Historia: Se eleva al rango de Ciencia Empírica; Se crean Cátedras de Historia en las Universidades (la primera en La Sorbona en París en 1812); Nacen por lo tanto los historiadores; también el oficio de archivero (los archivos son muy importantes ahora); se crean revistas especializadas en Historia, nacen las Sociedades Históricas, se multiplica la publicación de libros de historia…

Grandes historiadores de este siglo XIX fueron Jules Michelet, Theodor Mommsen o Jacob Burckhardt, pero hay un claro protagonista de la corriente Historicista: LEOPOLD VON RANKE (1795-1886), el creador de la Historia tal y como la conocemos ahora, el artífice del método histórico, el más claro representante  POSITIVISMO, un sistema de conocimiento que postula que el saber únicamente se consigue aplicando con absoluta objetividad el método científico.

En 1824 Ranke publica su obra más famosa “Historia de los pueblos romanos y germánicos (1494-1514)”, donde explica su método de trabajo y de estudio:

  • Temas: Es Historia Política, es la Historia de los Estados, de los reyes y los grandes hombres del Estado… es una Historia Eurocéntrica, Nacionalista, Patriótica…
  • Fuentes: Solo se debe utilizar el documento escrito para el conocimiento del pasado. De ahí la importancia de los Archivos. Los libros de Historia están llenos de citas a pie de página y grandes apéndices incluyendo las fuentes.

… se sigue haciendo.

Así es.

  • El historiador: Queda en un segundo plano, “solo el pasado debe hablar”, decía Ranke; Debe escribir en tercera persona y en estilo narrativo (como una novela); decía que aplicando su método el historiador puede saber lo que realmente ocurrió en el pasado y puede demostrarlo. Rechaza pues el significado testimonial y didáctico que hasta ahora se otorgaba a la Historia y aspira a “hacer ver” la historia “tal y como ocurrió”
  • El método: Tenía dos fases: la primera era utilizar los documentos escritos para encontrar los hechos puros, eliminando todo lo superfluo, toda la paja, digamos; y la segunda fase requería de una “intuición”, decía Ranke, para “descifrar” esos hechos, para encontrar su “contenido espiritual”.

Y es que la Historia Historicista tiene un gran componente religioso, al contrario que la Ilustrada. Ranke pensaba que “Dios habita, vive y puede ser conocido en toda la historia”. Rechazaba la idea ilustrada de Progreso porque, decía que cada pueblo tenía un “alma” que se evidenciaba en el Estado, y por ello no había un sistema político universal válido para todos, ya que cada pueblo tiene un “espíritu” propio. En este sentido él defendía el absolutismo prusiano y era partidario de recurrir a la historia para justificarlo.

Pero pese a ser tan importante para la Historiografía, El Historicismo se va enrocando en sí mismo hasta que llega un momento en el que ya no ofrece soluciones y empiezan a surgir nuevas fórmulas para hacer Historia. Hay razones para ello, pues el mundo del siglo XX, y más tras la primera guerra mundial, es muy diferente. Además ahora hay otros protagonistas de la Historia: ahora cobran importancia el movimiento obrero y la cuestión social, temas no tratados por la Historia Historicista. Y ahora el país que va a llevar la batuta, digamos, es Francia.

… Donde nace la Revista Annales, un referente para la Historia y los historiadores…

Sí, exactamente. La Escuela de Annales nace como una propuesta teórica en franca oposición al Historicismo.

En estos años, alrededor de 1928, cuando nace la revista Annales, la explicación histórica cambia completamente y entramos en el momento en el que más libros de historia se escriben. Los protagonistas van a ser los franceses MARC BLOCH (1886-1944, medievalista), LUCIEN FEBVRE (1878-1956 modernista) y FERNAND BRAUDEL (1902-1985) que con su obra “El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II”, marca el momento de mayor auge de este tipo de Historia.

  • Temas: A la Historia política anterior, Annales propone la Historia Social y la Historia Económica. Daos cuenta que estamos en los años previos al crack del 29. Es más, hay otra tendencia importante en los inicios del siglo XX que es la del Materialismo Histórico, que se centra en las estructuras económicas y en la lucha de clases como factores que explican el cambio histórico: Sociedades primitivas, sistema esclavista de la antigüedad, sistema feudal de la Edad Media, y Capitalismo / Comunismo.

Los protagonistas ahora son los grupos humanos, la sociedad como tal, una Historia Total, dirán en Annales, que incluye otras naciones y culturas del mundo y también regionalidades.

  • Fuentes: Se amplían mucho… no solo ya los documentos escritos anteriores, cualquier vestigio del pasado importa…, y por ello cobran importancia otras disciplinas como la economía, la filología, la sociología, la geografía… y se piensa que habría que englobar todo ello en una sola Ciencia de la Historia.
  • El método: Es el de la Historia-Problema… Hay un problema al que se quiere buscar solución y el historiador hace las preguntas pertinentes para resolverlo. Por eso es ahora muy importante…
  • El historiador: Para el Historicismo no existía, para Annales es el pasado el que no existe, le “crea” el historiador. Hay que pensar que el historiador, en todos los tiempos, escribe solo contando con una limitada cantidad de vestigios del pasado… Y con eso solo “construye” una historia de la Historia. Lo que sucedió en el pasado no puede “verse” como decía Ranke.

Una gran decepción… ojalá existiese de verdad el “Ministerio del Tiempo”

En todo caso, solo veríamos igualmente una mínima parte… no toda la historia… Pero sigamos… Hacia finales de los años setenta, la Historia de Annales entra en una especie de crisis y van surgiendo nuevas propuestas para tratar de revalorizarla:

  • Nuevos Temas: Cobra importancia la Historia de las mentalidades: la relación del hombre con la muerte, con la vida familiar, con la cultura, con la religiosidad, con la magia…; Por ejemplo en esta época se estudian mucho los testamentos, que aportan información muy valiosa sobre lo que pensaba la gente…

Se hace ahora Historia de grupos marginales no tratados antes: La mujer, los pobres, los niños, los enfermos, la delincuencia, la brujería… O se amplían los estudios sobre el asociacionismo investigando las formas informales de asociación: lugares de ocio, aficiones, fiestas, coleccionismo, protestas en la calle…

  • Nuevas Fuentes: Entran ahora en la Historia desde los relatos mitológicos a la religiosidad, la memoria, la Historia oral…; Por ejemplo se estudia el folklore, la música y cultura popular, los refranes que se recuerdan en pueblos, la prensa, la cartelería…
  • El Método: No se cuenta la Historia desde “arriba”, sino desde “abajo”, desde el punto de vista de las personas. Una aportación importante es la Microhistoria. Por ejemplo, cuando un Rey o un Parlamento dictaba una ley, se recogía ese cambio como un antes y un después en la historia nacional. Pero ahora se ve de otra manera: como afectaba la norma a la gente; cuando empieza a existir la necesidad social de una ley; cuando se hace realmente efectiva en el pueblo esa ley; qué sucede en el intermedio; En definitiva que es lo que le ocurre a cada protagonista de la Historia, no en líneas generales…

Finalmente, con los años ochenta se asiste a un cambio en profundidad, y no solo en la forma de hacer Historia, sino también en el mundo, una crisis de la Postmodernidad que tiene un punto de inflexión con la caída del muro de Berlín y el fin de los estados comunistas. Entonces se llegó incluso a hablar del “Fin de la Historia”.

Eso lo dijo Francis Fukuyama, un historiador norteamericano que pensaba que con el fin del comunismo ya no era necesario “probar” otros modelos políticos porque había triunfado el modelo de sociedad occidental… 

Lo que se escribe hoy de Historia surge por una crisis del sistema de conocimiento racionalista del que hablábamos al principio, el Positivismo. Hoy se considera que la REALIDAD no existe previamente, sino que es una creación de las personas. Se piensa que la Historia no es más que una interpretación que ofrece un historiador de un hecho del pasado, pero no podemos llegar a conocer el pasado. La Historia es más crítica con el academicismo anterior y con las ideas de PROGRESO y UNIVERSALIDAD.

El objeto de estudio ahora es prácticamente infinito y aporta conocimientos que hasta ahora ni se habían imaginado. El objeto de estudio de la Historia es ahora más que nunca el comportamiento humano, que se considera tanto o más importante que el hecho histórico en sí mismo

Pero también recibe críticas este nuevo modelo… Ahora se hace historia regional o historia local que ha vuelto sus ojos, de nuevo, hacia la historia política y a veces se ve afectada por el PRESENTISMO, una forma de escribir historia tratando de dar respuesta, no a cuestiones del pasado, sino del presente. Lo que a veces ha originado un revisionismo histórico más acomodaticio con intereses políticos y partidistas. Por ejemplo con los nacionalismos periféricos. Pero es un momento muy importante para el historiador porque estamos viviendo Tiempos de Transición, y para alguien que ama la Historia presenciar eso es casi, casi un privilegio.

Y ya está, hasta aquí hemos llegado. Ya estamos en la actualidad.

AlmaLeonor

 

HISTORIA CON ALMA: CONTANDO LA HISTORIA (1ª parte)

10360204_10206757518515564_591409200580773444_n

PELÍCULAS MALDITAS (TEMPUS FUGIT 12-ABRIL-2015) 

10999327_443375362510557_5203746398564226027_n

ULTIMO PROGRAMA DE LA TEMPORADA (TEMPUS FUGIT 28-JUNIO-2015)