ARTE CON DOBLE “INTENSIDAD”

ARTE CON DOBLE “INTENSIDAD”

Imagen: “El viejo pescador” (1902) de Tivadar Kosztka Csontváryque (1853-1919).

Hay veces que el arte nos sorprende no por lo maravilloso de su técnica o belleza, que también, sino por otras cosas que parecen ajenas a la simple realización de una obra como expresión de la más alta de las habilidades, la artística.

Por ejemplo hay un cuadro titulado El viejo pescador (1902) del artista expresionista húngaro Tivadar Kosztka Csontváryque (1853-1919), que es un tanto peculiar, y si nos fijamos un poco, nos dice que algo no encaja muy bien. Tal vez como su propio autor, un hombre acuciado por los arrebatos místicos (que fueron los que le dijeron que se dedicara a la pintura) y su creciente esquizofrenia. Autodidacta y viajero incansable (Dalmacia, Italia, Grecia, norte de África, Líbano, Palestina, Egipto, Siria…), pintó un centenar de obras y está considerado uno de los más importantes pintores húngaros. Pero su viejo pescador es inquietante.

Si se coloca un espejo justo en medio, se pueden ver dos versiones distintas del viejo pescador, una parece que está orando, como si fuese Dios omnipotente. Pero la otra… ¡es la representación del mismo demonio!

Son muchos los pintores y artistas, sobre todo del barroco, que experimentaron con técnicas novedosas como los trampantojos y las ilusiones ópticas. Uno de los más notables es, sin duda, el milanés Giuseppe Arcimboldo (1527-1593), conocido por sus representaciones manieristas del rostro humano a partir de flores, frutas, plantas, animales u objetos. Todos esos elementos juntos en un lienzo daban la apariencia de una cabeza humana, en una suerte de anamorfosis, una técnica que se dio en llamar “cabezas compuestas”.

Imagen: Arcimboldo. Superior: La estaciones (Primavera, Verano, Otoño, Invierno). Inferior: Los elementos (Aire, Tierra, Fuego, Agua).

La técnica de la anamorfosis por su parte, consiste en una deformación reversible de una imagen producida mediante un procedimiento óptico, por ejemplo, utilizando un espejo curvo, o a través de un procedimiento matemático. Es un efecto de perspectiva utilizado en la pintura para obligar al espectador a adquirir un determinado punto de vista preestablecido o privilegiado, desde el que el elemento cobra una forma proporcionada y clara. La anamorfosis fue un método descrito en los estudios del pintor italiano del Quattrocento Piero della Francesca (1415-1492), que también había sido geómetra y matemático, maestro de la perspectiva y de la geometría euclidiana, técnicas que puso en práctica en obras como La Anunciación (1469), del Políptico de San Antonio que se encuentra en la Galería Nacional de Umbría, en Perugia.

Imagen: “Los Embajadores” (1533) de Hans Holbein el Joven

Pero la pintura anamórfica más conocida y representativa de esta técnica es la llamada Los Embajadores (1533) de Hans Holbein el Joven (1497-1543), de la National Gallery de Londres. En esta obra aparece un raro objeto en primer plano que fue algo misterioso durante mucho tiempo. No fue hasta el siglo XX cuando el historiador del arte Jurgis Baltrusaitis descubrió que esta forma es lo que se llama frecuentemente “hueso de sepia”, una anamorfosis de un cráneo humano que se puede contemplar en su posición normal a través del reflejo que se muestra aplicando un espejo, o una sencilla cuchara, al objeto distorsionado.

Anamorfosis de “Los Embajadores”: El cráneo en la cuchara.

Además de por este detalle, la obra es una de las más importantes de la pintura por el contexto político y religioso imperante en 1533, reflejado en la pintura, de la que se pueden sacar lecturas a través de los personajes y objetos que se la componen. Es sumamente interesante y un ejercicio de vanidad, dicen los expertos. El cráneo anamórfico convierte el retrato de los embajadores en una reflexión sobre la fugacidad de los bienes terrenales

Porque el secreto de este cuadro, del que os he explicado las resonancias, los parentescos con los vanitas, de este cuadro fascinante de presentar, entre los dos personajes engalanados y fijos, todo lo que recuerda, en la perspectiva de la época, a la fatuidad de las artes y las ciencias, el secreto de este cuadro se desvela en el momento en que, alejándonos lentamente de él, poco a poco, hacia la izquierda, y después volvemos, vemos qué significa el mágico objeto flotante. Refleja nuestra propia nulidad en la figura de la cabeza de muerto. Uso, pues, de la dimensión geométrica de la visión para atrapar al sujeto, insinuación evidente del deseo que, por tanto, permanece enigmático.

Jacques Lacan, Le séminaire, livre XI

Retrato anamórfico de Carlos V en Valladolid.

En Valladolid existen dos retratos anamórficos muy interesantes: uno de Carlos V y otro de Isabel de Portugal. Se encuentran en la sacristía de la Real Iglesia Parroquial de San Miguel y San Julián, uno frente al otro, a ambos lados de su retablo, en trampantojo. A la izquierda el de Carlos V y a la derecha el de Isabel de Portugal, son conocidos como “los pescados” pues su forma distorsionada vista de frente así lo parecen. Los dos son del mismo tamaño (102 × 12 cm, más un marco de 3 cm de anchura) y presentan un orificio en el marco con una mirilla por el que al observar la imagen se elimina la distorsión y se muestran los retratos. . He tenido la oportunidad de contemplar estos cuadros anamórficos en un par de ocasiones y siempre sorprende que lo que el ojo ve resulte ser, en realidad, otra cosa.

“La Calavera” de Dalí.

El genial Salvador Dalí también realizó algunas obras anamórficas que se encuentran en el Museo de Figueras, como una calavera que para poder ser observada correctamente hay que hacerlo a través de un espejo curvo situado en el centro.

Dios Jano. Escultura en el Museo Vaticano.

La escultura también ha experimentado con este juego de dobles intenciones. Por ejemplo, en el museo Vaticano se encuentra una escultura del dios romano Jano, el de las dos caras, el dios del principio y del final, el perfecto símbolo de ambivalencia que también fue muy representado en las monedas, el ejemplo más claro de ese doble valor o significado, la cara y la cruz.

“El Hermafrodito durmiente” (Museo del Louvre)

Otra escultura que a mí, particularmente, me encanta, es El Hermafrodito Durmiente que se encuentra en el Museo del Louvre. Se trata de una obra en mármol de 1,69 m de largo de estilo griego, una copia romana de aproximadamente el 155 a. C., descubierta en la Iglesia de Santa Maria della Vittoria en Roma. Realizada a partir de un original helenístico en bronce del siglo II a. C., seguramente del escultor Policles el joven, fue restaurada en 1619 por David Larique y que se sitúa sobre un colchón en mármol de Carrara realizado por Gianlorenzo Bernini en el mismo año, a petición del Cardenal Borghese (formó parte de su colección hasta que se trasladó al museo parisino). La estatua parece representar por un lado, el ideal femenino de Venus y, por el otro, un Dioniso con sus atributos masculinos igualmente idealizado como adalid de belleza.

Imagen: “Mefistófeles y Margarita”

Pero la escultura dual que más me ha sorprendido y que ha motivado que realizara esta búsqueda de imágenes ambivalentes es una obra anónima tallada en un solo bloque de madera de sicomoro en el siglo XIX que lleva por título Mefistófeles y Margarita, los dos personajes de Fausto (1808 y 1832) de Johann Wolfgang von Goethe, y que se conserva en el Museo Salar Jung en India. Está situada frente a un espejo para poder observar ambos lados de la escultura, y pese a que los ojos no te engañan, parece absolutamente mentira que estés contemplando dos figuras en una sola.

AlmaLeonor_LP

WHOSO LIST TO HUNT

WHOSO LIST TO HUNT

Imagen: Paco Raphael

Quien quiera cazar [Whoso list to hunt], sé dónde hay una cierva,
Excepto para mí, ¡ay! Pues no volveré a cazar.
Tan frívolo trabajo me ha cansado tanto,
Que de todos los cazadores soy el que más lejos ha llegado tras la presa.
Aunque pudiese alcanzarla, de ningún modo mi agotado espíritu
Batiría a la cierva, ya que ella huiría
Desmayándome yo al seguirla. Por eso lo dejé y
Desde entonces intento atrapar el viento con una red.
A quien quiera cazarla puedo asegurarle
Que al igual que yo perderá su tiempo en vano.
Ya que grabado con diamantes en letras claras
Hay escrito, alrededor de su hermoso cuello,
“Noli me tangere”, pues del César soy,
Y difícil de capturar, aunque parezca mansa.

THOMAS WYATT

Noli me tangere, son las palabras que, al parecer, le dedicó Jesús a María Magdalena tras su resurrección en un día como hoy, Domingo de Resurrección. Aparecen en el Evangelio de San Juan, Capitulo 20, Versículo 17: “Dícele Jesús: No me toques [Noli me tangere] : porque aun no he subido a mi Padre: mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.”

Imagen: Detalle de la capilla de María Magdalena en la basílica inferior de Asís, de Giotto, 1296-1329.

La expresión se ha utilizado frecuentemente en el arte y son muchas las obras que representan este rechazo del Jesús resucitado a la que fuera una de las mujeres más importantes de su vida, María Magdalena, y que, junto a su madre María, estuvo presente con él en el momento de la crucifixión. En todo caso Noli me tangere, sugiere una orden o mandato, poco acorde con la personalidad de Jesús, por lo que se ha tratado de explicar teologicamente en muchas ocasiones. La traducción en griego sugiere más bien una expresión como “no me retengas“, lo que podría entenderse mejor al dirigirse a la mujer amada.

También se puede encontrar en obras literarias y poemas como el mencionado de Thomas Wyatt. Pero este poema hace referencia a otro hecho, recogido por el gramático latino del siglo IV Cayo Julio Solino, sobre unos ciervos blancos hallados con la inscripción “Noli me tangere, Caesaris sum” (no me toques, soy de César). No es seguro que estos ciervos existieran, pero se convirtió en un tópico literario desde entonces. Y en el enlace de referencia del poema (En busca de Thomas Wyatt), se dice que Wyatt se refería a Ana Bolena, como una cierva blanca a la que no hay que “tocar” ya que el rey Enrique VIII comenzó a interesarse por ella, más o menos en la fecha en la que Wyatt lo escribió, tal vez porque también andaba enamorado de la joven y se vio relegado ante tan imponente pretendiente.

En la imagen de cabecera he utilizado una obra de arte moderna, que me parecía que podría encajar con el poema en el sentido de una cierva (no es blanca) en representación de la naturaleza y la vida al aire libre, tan difícil de “cazar” (conseguir) en medio de una ciudad.

AlmaLeonor_LP

QANON, TRUMP, SOROS Y UN TIPO CON CUERNOS

QANON, TRUMP, SOROS Y UN TIPO CON CUERNOS

El pasado domingo, como siempre a las 21:00 horas, tuve el placer y el honor de participar de nuevo en el programa Tempus Fugit radio, de Huércal de Almería (Almería), dedicado a un tema de rabiosa actualidad… y nunca mejor puesta esa palabra de “rabiosa”. Tempus Fugit, como no podía ser menos, se hizo eco de los curiosos acontecimientos que se produjeron durante el día de Reyes en Washington: la toma del Capitolio por un grupo de rednecks trumpistas. Además, hablamos un poquito de esa ideología conspirativa que hay detrás, especialmente del movimiento QAnon, del ínclito Steve Bannon, del magnate George Soros y de otras gentes de mal vivir. Todo ello de la mano de Oscar Fábrega Calahorro y Raquel Berenguel Córdoba, conductores del programa (el otro compañero habitual, Jorge Barroso, no puede estar presente por las restricciones de movilidad social impuestas por el COVID), y con la presencia (vía telefónica) del experto Juanjo Sánchez-Oro, autor, entre otros, del libro EL PACTO. REPTILIANOS Y GOBIERNOS: UN MITO CONTEMPORÁNEO (2017, Ediciones Oblicuas, Barcelona), y de una servidora.

Pueden descargar el Podcast del programa desde aquí. Espero que les guste.

AlmaLeonor_LP

LA FIESTA DE TIBB’S EVE

LA FIESTA DE TIBB’S EVE 

Siguiendo con las celebraciones y acontecimientos sucedidos durante los días de la temporada navideña, y de los que ya hay varias entradas anteriores en HELICON, hoy toca hablar de una fiesta que solo se celebra en un sitio, pero que estoy segura que a todo el mundo le va a gustar, la Fiesta de Tibb’s Eve.

En algunos lugares de las remotas Terranova (Harbor Breton) y península del Labrador (Canadá), se celebra hoy, 23 diciembre, la festividad de Tibb’s Eve, una celebración muy popular, pero un tanto peculiar, porque esa expresión se refiere a “un día que nunca llegará”.

Lugares de celebración del Tibb’s Eve

El origen del término parece encontrarse en Saint Tibb en un personaje de algunas obras de teatro inglesas del siglo XVII, referido a una mujer desinhibida y promiscua, utilizado con una bis cómica, por lo que tuvo siempre una connotación de lascivia. Así lo reflejó Richar Turner en un epigrama escrito en 1607: “Se maravillaban mucho de Tom pero de Tib más. La fe, como decía el cura, es una excelente ramera.” (en inglés: “They wondered much at Tom, but at Tib more. Faith (quoth the vicker) ‘is an excellent whore”). La contradicción entre “Saint” y “una mujer de moral relajada” explicaría el significado del término, ya que si existe una no puede existir la otra y, por lo tanto, decir que algo sucedería en la víspera de Saint Tibb era como decir que nunca sucedería. Se utiliza en lengua inglesa como una fórmula para expresar que no es creíble que un acontecimiento suceda, sea cual sea el acontecimiento. En definitiva, algo inconcluso y sin intención de que se realice, como cuando alguien a quien has prestado dinero te dice que lo devolverá “la víspera de Saint Tibb”, es decir, que te quedaste sin la pasta… Un poco enrevesados estos angloparlantes para expresar refranes, nosotros diríamos que devolveré el dinero “el 30 de febrero” o “cuando los cerdos vuelen”…

Sait Tibb se tiene por un santo (o santa, no tiene sexo) que, por lo tanto, es el patrón de las promesas hechas sin intención de cumplirlas, una promesa que se cumplirá “la víspera de Saint Tibb”, es decir NUNCA. Se sabe de registros escritos que lo recogen con esta acepción desde inicios del siglo XX, por ejemplo, en Irlanda del Norte, en Cornualles, donde figura ya como una expresión evasiva. Aparece también en un listado de palabras del dialecto del Ulster donde se dice que es una festividad que no está en el calendario y que “no ocurre ni antes ni después de Navidad”. De algún modo, esa fórmula del Ulster es la que prevaleció pues “la víspera de Saint Tibb” (Tibb’s Eve) se ha asociado tradicionalmente a la época navideña. También se suele decir a veces “entre el año viejo y el nuevo”, una variante que se parece a nuestro “entre Pinto y Valdemoro”.

Pues bien, esa fórmula se conoce a mediados del siglo en la península del Labrador a través de algunos inmigrantes llegados desde la vieja Inglaterra (irlandeses, sobre todo) a las costas de Terranova, comenzando a asociar el 23 de diciembre con la expresión Tibb’s Eve (la víspera de Saint Tibb) y transformándose en una festividad navideña más en el tiempo de Adviento. El Adviento es un periodo litúrgico cristiano que comienza unos 22 a 28 días antes de Navidad (los cuatro domingos más próximos en la liturgia católica, la iglesia ortodoxa prolonga el Adviento por 40 días, hasta el 6 de enero), días de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo. Esa preparación consiste en oración y reflexión, pero también en vigilia y abstinencia, sobre todo de la ingesta de alcohol (en la iglesia ortodoxa el precepto prohíbe ciertos alimentos y hasta promulga un ayuno de Adviento) y de excesos festivos. Pues bien, dos días antes, el 23 de diciembre, se celebraba en Terranova la fiesta de Saint Tibb, o mejor dicho, el Tibb’s Eve, la fiesta de la víspera de Saint Tibb, una excusa para poder beber y divertirse, la primera noche del Adviento en poder hacerlo, aunque en realidad, aún no haya terminado la prohibición.

Por este carácter tan festivo y bebedor, también se dice que la fiesta de Tibb’s Eve tiene que ver con la palabra tipple, que es un verbo que significa “beber licor embriagador habitualmente o en exceso”. En Terranova, el Tibb’s Eve se convirtió en la primera ocasión real para probar la cerveza casera que se elaboraba para Navidad, estableciendo la costumbre de que los hombres se visitaban entre sí para probar la cerveza que elaboraba cada uno. Seguramente sería la primera vez que probaban alcohol en Adviento y, seguramente tambien, acabarían bastante borrachos esa noche. Es fácil entender que una ocasión así terminara por convertirse en una celebración periódica cada año, pero, en todo caso, la fiesta de Tibb’s Eve marca en Terranova y algunos enclaves de la península del Labrador, el comienzo de la temporada navideña, la inauguración oficial de la Navidad, y es una fiesta muy querida por quienes la celebran:

“La Tibb’s Eve, el 23 de diciembre, es cuando la gente bebe y come en fiestas en su casa o en los bares con todas las personas con las que quieren celebrarlo, antes de pasar tiempo con las personas con las que tienen que hacerlo. No tengo idea de cómo eso no es tan grande en otros lugares” (Colin Hollett).

En España si que hay una costumbre parecida, o al menos, en mi entorno siempre se ha hecho así, y es que en Nochebuena, el día antes de Navidad, el 24 de diciembre, los amigos nos reunimos antes de la cena familiar para tomar unas copas y luego cada uno vuelve a su casa, porque esa noche es una celebración familiar, no para salir por ahí después de la cena, en todo caso, solo para asistir a la Misa del Gallo (en Nochevieja es al contrario, se celebra con la familia durante la cena y luego, en cuanto se comen las uvas, o para comerlas, se queda con los amigos). También podríamos considerar una fiesta similar la costumbre de las “cenas de empresa”, celebradas siempre unos días antes de Navidad para beber y charlar con los compañeros de trabajo de una forma más distendida y festiva. Pero como celebrar siempre es una sana costumbre, vamos a tomar hoy unas copichuelas en honor de Saint Tibb.

¡¡FELIZ TIBB’S EVE!!

¡¡SATURNALIA!!

¡¡SATURNALIA!!

Recreación de una fiesta de Saturnalia romana.

El 17 de diciembre se celebraba en la antigua Roma la fiesta de las Saturnales (Saturnalia), a decir del poeta Catulo, el mejor de los días del año, aunque se prolongaban habitualmente hasta el día 23, pese a que algunos emperadores quisieron reducirlas. Era una de las jornadas festivas más populares e importantes del Imperio Romano, dedicada al dios Saturno y en honor de la agricultura (por la finalización de los trabajos del campo tras la siembra de invierno) e introducidas alrededor del año 217 a. C. tras la derrota contra los cartagineses, aunque su origen puede encontrarse en los arcaicos rituales agrícolas.

Imagen: Saturnalia, de Antoine-François Callet

Los festejos empezaban con un sacrificio en el Templo de Saturno, dentro del Foro Romano, la zona más sagrada de Roma, y un banquete público (lectisternium). Las casas se decoraban con plantas y se encendían velas para celebrar el fin del período más oscuro del año y la llegada del nuevo período de luz, el nacimiento del Sol Invictus, que tenía lugar en otra fiesta, el 25 de diciembre. Entre amigos y familiares se intercambiaban regalos (frutos, velas o figurillas de barro, llamadas sigilla) y seguía una fiesta popular desenfrenada en la que se permitía una relajación de las normas sociales.

Imagen: Saturnalia, de John Reinhard Weguelin (1884)

Durante las Saturnales, los esclavos eran frecuentemente liberados de sus obligaciones (podían jugar, emborracharse en público y dejar de mostrarse de forma decorosa ante su amo, e incluso mostrar un toque de insolencia) y, en ocasiones, se intercambiaban sus roles con sus dueños, ejerciendo estos de esclavos por unos días y luciendo el sombrero de fieltro de esclavos liberados (pilleus). La fiesta solía estar presidida por un rey, una persona humilde generalmente, elegida para estos días, y al que se le llamaba Saturnalicius princeps (Líder de las Saturnalia) y también “Señor del Desgobierno”, ya que se le permitía realizar travesuras despreocupadas.

Los romanos consideran a Saturno el descubridor de la miel y de los frutos. Asimismo, los romanos le llaman Estercóleo, porque fue el primero que fertilizó los campos con el estiércol.” (Macrobio, “Saturnalias”, I 7, 25)

Saturno era un dios genuinamente romano (posiblemente derivado del primitivo Stercutius, que deriva de una palabra, stercus, que significa estiércol) hasta que la influencia griega lo asimila a Cronos, el dios del tiempo, que es el que conocemos devorando a sus hijos. Al Saturno romano se le representaba como un hombre casi anciano, con larga y blanca barba, usando un velo y siempre con una hoz en la mano, símbolo de su relación con el mundo agrícola, siendo tenido por el dios que enseño la agricultura a la humanidad. Se pensaba también que había gobernado cuando el mundo disfrutaba de una Edad de Oro de prosperidad y felicidad, de ahí la frivolidad general de su festival.

Imagen: Saturnalia, de Thomas-Couture

El cristianismo, en su afán de sincretismo, adoptó y adaptó algunas de estas costumbres de las Saturnales, incorporándolas a las festividades alrededor de la Navidad.

¡¡Feliz Saturnalia!!

LA NAVIDAD Y SUS ORÍGENES

LA NAVIDAD Y SUS ORÍGENES

Álvaro Anula Pulido y los orígenes de la Navidad.

El periodista y amigo Álvaro Anula Pulido me invitó a participar brevemente en el programa de Onda Cero, ‘Más de Uno Madrid’, en el que él interviene, hablando de las tradiciones de la Navidad y sus orígenes paganos. ¿De dónde viene la tradición de poner el árbol y el acebo? ¿Qué fiestas sagradas anteceden a las comilonas navideñas? ¿Cuál es el origen de Papá Noel? Junto al propio Álvaro, los historiadores Jorge Barroso, Sergio Alejo Gómez y una servidora, ayudamos a ofrecer un poco de luz a esas tradiciones tan arraigadas hoy. Con este reportaje, el periodo navideño se instala en HELICON.

Para escuchar el programa pinchar en este ENLACE del programa (mi participación está en torno al minuto 36) o en este vídeo de Facebook, donde mi participación está en torno al minuto 1:04, pero que os recomiendo escuchar entero, no es muy largo y sí muy interesante.

Como el tiempo en la radio en muy breve, aquí reproduciré los textos completos de los que luego extraje lo que mencioné por la radio. El de EL ÁRBOL DE NAVIDAD tuve que reducirlo muchísimo, y Álvaro aún tuvo que recortar un poquito… El texto de EL ACEBO, es exactamente lo que dije por radio.

EL ÁRBOL DE NAVIDAD, tal y como le conocemos hoy, tiene un origen reciente, se empieza a popularizar en el siglo XVII en Alemania, en la zona de la Alsacia, hoy francesa, extendiéndose por todo el país hacia el siglo siguiente (Goethe menciona en su obra “Werther” un árbol adornado con golosinas que pudo ver en Leipzig en 1765). En el siglo XIX llega a Inglaterra (el primero que se instala en el Palacio de Buckingham fue con el rey Jorge III y su esposa Carlota que era alemana) pero no llega a popularizarse hasta más tarde, en 1841, cuando la reina Victoria coloca un árbol profusamente adornado en el Palacio de Windsor. Esta costumbre tan aristocrática fue puesta de moda en París por la emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, y llega a España en 1870, cuando ya se sabe de un árbol de Navidad colocado en el Palacio de Alcañices, en Madrid. A los EE. UU. llegó con los inmigrantes protestantes y, de vuelta a Europa, ya trajo consigo otras costumbres, como la de poner los regalos navideños en su base.

Pero en realidad la celebración de esta fecha con un árbol adornado tiene un origen mucho más antiguo, un origen relacionado con la fiesta del solsticio de invierno entre los pobladores europeos precristianos como los celtas, que tenían al roble por un árbol sagrado, y al que solían adornar con manzanas y velas. Entonces se quemaba como ofrenda de regeneración y fertilidad y con las cenizas se realizaban todo tipo de ritos tanto en las casas (para que cuidara los hogares en el año entrante) como en los campos y ganado.

Los árboles sagrados existen desde muy antiguo cumpliendo no solo un papel religioso, sino formando también parte intrínseca de la vida social, política, e incluso legislativa, de aquellos pueblos. Entre los paganos del norte de Europa era el Yggdrasil, el árbol del universo, un roble sagrado llamado también el árbol de Thor, o árbol de Odín, que adornaban para celebrar el nacimiento del sol (Frey) en el solsticio de invierno. Cuenta la leyenda que cuando llega el evangelizador cristiano, San Bonifacio (su hagiografía, escrita por el monje Willibaldo), a principios del siglo VIII (en el 723), taló el árbol con un solo golpe de hacha y plantó en su lugar un árbol de hoja perenne, que simbolizaba el eterno amor de Dios. Este árbol pudo ser un abeto o un pino, consumando así el sincretismo religioso practicado por la religión católica en los primeros tiempos, ya que los germanos terminaron por convertirse.


EL ACEBO, que no hay que confundir con el muérdago que tiene sus propias tradiciones en estas fechas, tiene un origen pagano, como el árbol de Navidad. En la tradición celta era un símbolo de feminidad porque permanecía fresco y con frutos incuso en invierno. Para alejar los malos espíritus y atraer la prosperidad a la comunidad, los druidas paganos lo utilizaban en sus rituales del solsticio de invierno: el verde de las hojas simboliza la tierra y el rojo de los frutos el nacimiento.
Los romanos utilizaban adornos de acebo en las fiestas de invierno, las Saturnales, y los galos lo consideraban mágico y elaboraban coronas de ramas de acebo como protección contra los espíritus malignos del invierno. El cristianismo adoptó esta costumbre con la intención de contrarrestar la utilización del muérdago entre los pueblos paganos de Europa, incluyéndolo en los cultos religiosos de la Navidad. Entonces, los frutos rojos pasaron a simbolizar la sangre de Cristo y las hojas verdes y con extremos puntiagudos, la corona de espinas.

AlmaLeonor_LP

LOS MUCHOS NOMBRES DEL EVEREST

LOS MUCHOS NOMBRES DEL EVEREST

El monte Everest, hoy por hoy el pico más alto del planeta con 8848 metros de altura sobre el nivel del mar, está situado en la cordillera del Himalaya, concretamente en la subcordillera de Mahalangur Himal y marca la frontera entre China y Nepal, en el Tibet. Es uno de los lugares más visitados del mundo y una de las metas míticas para todo escalador. Pero la historia de su nombre es realmente rocambolesca, pues no siempre se ha llamado así.

A principios del siglo XIX que es cuando algunos ingenieros británicos se acercaron a la India para tratar de medir exactamente las alturas de sus montañas más emblemáticas (Gran Proyecto de Topografía Trigonométrica de la India, iniciado en 1802 y que duró casi un siglo), este impresionante pico recibía varios nombres locales como Deodungha, que significa “Montaña sagrada” y es el nombre que se le suele dar en la India, en Bengala;​ y Chomolungma, que significa “Madre del universo”, que es el nombre con el que se conocía en Nepal y como apareció en un mapa de 1733 publicado en París por el geógrafo francés Jean Baptiste Bourguignon d’Anville (1697-1782), aunque para ser más exactos aparecía como Tchomour langmac, que era la representación fonética de Chomolungma​. Incluso, en Europa se tenía a esta montaña como la mítica Gaurishankar, que en realidad es otro pico, situado entre Katmandú y el Everest.

Sir Andrew Waugh (1810-1878) en una pintura de 1852 de George Duncan Beechey.

Después de varios intentos de acercarse a los picos más altos del Himalaya encontrándose con la negativa del gobierno nepalí, los expedicionarios británicos inician en 1847 sus mediciones desde estaciones de observación a 240 km de distancia. En el mes de noviembre, Sir Andrew Waugh (1810-1878), el topógrafo general de la India en esos momentos, se dedicó a medir el Kangchenjunga (“Los cinco tesoros de las nieves”, en realidad es un monte con cinco picos y el nombre se refiere a los cinco repositorios de Dios: oro, plata, gemas, cereal y libros sagrados), una montaña sagrada en la zona donde era conocida también como Sewalungma, o “montaña a la que hacemos ofrendas”. En el siglo XIX estaba considerada como la montaña más alta del mundo, pero hoy se sabe que es la tercera en altura, con 8586 metros (después del Everest y el K2), aunque sí que es la más alta de la India y la segunda del Nepal, justo por debajo del mismísimo Everest. En esas estaba el bueno de Waugh cuando se dio cuenta de que justo detrás se distinguía otro pico que parecía ser más alto, aunque no lo podían verificar debido a la gran distancia a la que se encontraba. Entonces lo denominó “Pico B”, con lo que ya tenemos otro nombre para el mítico Everest.

En 1849, Waugh envió a James Nicolson más cerca del pico para medirlo mejor, pero enfermó de malaria y tuvo que regresar a Inglaterra. Entonces, su sustituto, Michael Hennessy, decidió cambiar los nombres empleados para las montañas hasta entonces y utilizó para ello nomenclatura derivada de los números romanos, con lo que el pico B cambió su nombre por “Pico XV”.

Entretanto, los cálculos para verificar su altura exacta y confirmar que era el pico más alto del Himalaya y del mundo se retrasaron varios años por las exigencias de Waugh de confirmarlos correctamente con varias pruebas. En marzo del año 1856 se hicieron públicos, por fin, los resultados: el pico XV tenía una altura de 8,840 m (29,002 pies), mientras que el Kangchenjunga solo alcanzaba los 8,582 m (28,156 pies). Lo curioso es que todas las exigentes mediciones de Waugh habían expresado una altura de 29,000 pies (8,839.2 m), pero al quisquilloso ingeniero se le antojó que esa cantidad era demasiado “exacta” y podía no ser creíble, así que “alargó” la altura en dos pies más, hasta los 29,002 pies, pasando a la historia como “la primera persona en poner dos pies en la cima del Everest”. Un chiste británico.

Sir George Everest sobre una imagen del monte que lleva su nombre.

Pero aún no hemos llegado a ese nombre. Waugh y el resto de miembros del Gran Proyecto Topográfico querían preservar todo lo posible los nombres locales para los picos, pero él no vio claro que el Pico XV tuviese un nombre común con el que fuese conocido en toda la zona. Ya hemos dicho al principio que se le denominaba por, al menos, dos nombres: Deodungha y Chomolungma. Así que pensó que era hora ya de ponerle un nombre común y, además, que fuese más fácil de pronunciar para los ingleses. Y decidió nombrar a aquella montaña, probablemente la más alta del mundo según sus propias palabras entonces, como monte Everest en honor a su predecesor en el cargo, el topógrafo galés sir George Everest (1790-1866).

No fue un nombre muy del agrado de nadie, ni siquiera del mismísimo Everest, que manifestó que era una denominación difícil de pronunciar en hindi para los nativos de la zona y, por lo tanto, no veía razonable usarlo. No obstante, en 1865, la Royal Geographical Society adoptó oficialmente el nombre de monte Everest para la recientemente calificada también de forma oficial como la montaña más alta de la tierra.

Algunos de los nombres con los que también se conoce el monte Everest

Pero no acabó aquí el baile de nombres para este pico, pues años más tarde, en Nepal se dieron cuenta de que ellos no tenían un nombre con el que denominar a aquel pico tan famoso en Europa. En principio, el nombre en tibetano de la montaña Chomolungma (recordemos que significa “Madre del universo”) era Qomolangma y su trasliteración latina era Jomo Langma. En chino se denomina Zhūmùlǎngmǎ Fēng (literalmente “pico Chomolungma”), pero muchas veces aparece en ese idioma como Shèngmǔ Fēng (“Pico Santa Madre”). El caso es que tanto en China, como en Nepal o en el Tíbet no gustaba mucho que “su” montaña llevase un nombre occidental. Incluso en Nepal tampoco eran partidarios del nombre tibetano por cuestiones políticas. Fue entonces cuando el gobierno nepalí se planteó muy seriamente buscar el nombre más adecuado a esa mítica cumbre. Y así, en los años sesenta, Baburam Acharya (1888-1971), un historiador local, “inventó” el nombre de Sagarmāthā que en sánscrito significa “La Frente del Cielo”, y con ese nombre se quedó oficialmente en el país. También se denomina así el Parque nacional del Nepal que abarca parte del Himalaya y la mitad sur del monte Everest.

Así que ya ven… el monte más alto del mundo puede que sea también el que más nombres lleva a cuestas.

AlmaLeonor_LP

DIOXIPO Y CORAGUS

DIOXIPO Y CORAGUS

Lucha Griega o Pankration (FineArt)

En el transcurso de la bebida ocurrió un hecho curioso que vale la pena mencionar. Entre los compañeros del rey había un macedonio llamado Coragus, fuerte de cuerpo, que se había distinguido muchas veces en la batalla. Su temperamento se agudizó con la bebida, y desafió al combate singular a Dioxipo el Ateniense, un atleta que había ganado una corona en los juegos más importantes. Como era de esperar, los invitados al banquete los incitaron y Dioxipo aceptó. El rey fijó un día para la contienda, y cuando llegó el momento, miles de hombres se reunieron para ver el espectáculo.

Los macedonios y Alejandro respaldaron a Coragus porque era uno de ellos, mientras que los griegos respaldaron a Dioxipo. Los dos avanzaron al campo de honor, el macedonio vestido con su costosa armadura pero el ateniense desnudo, con el cuerpo aceitado, portando un garrote bien equilibrado. Ambos hombres estaban bien a la vista con sus magníficos físicos y su ardor por el combate. Todos esperaban, por así decirlo, una batalla de dioses. Por su porte y el brillo de sus brazos, el macedonio inspiraba terror como si fuera Ares, mientras que Dioxipo sobresalía en pura fuerza y condición; más aún debido a su club, guardaba cierto parecido con Heracles.

Cuando se acercaron, el macedonio lanzó su jabalina desde una distancia adecuada, pero el otro inclinó ligeramente su cuerpo y evitó el impacto. Entonces el macedonio alzó su larga lanza y cargó, pero el griego, cuando estuvo a su alcance, golpeó la lanza con su garrote y la hizo añicos. Después de estas dos derrotas, Coragus se vio reducido a continuar la batalla con su espada, pero cuando la alcanzó, el otro saltó sobre él y le agarró la mano de la espada con la izquierda, mientras que con la derecha el griego volcó el equilibrio del Macedonio y le hizo perder el equilibrio.

Al caer a tierra, Dioxipo puso su pie sobre su cuello y, sosteniendo su garrote en alto, miró a los espectadores. La multitud estaba alborotada por la asombrosa rapidez y superioridad de la habilidad del hombre, y el rey hizo una seña para dejar ir a Coragus, luego disolvió la reunión y se fue. Estaba claramente molesto por la derrota del macedonio. Dioxipo liberó a su oponente caído, y dejó el campo vencedor de una contundente victoria y adornado con ribetes por sus compatriotas, por haber traído una gloria común a todos los griegos. La fortuna, sin embargo, no le permitió alardear de su victoria por mucho tiempo.

El rey se mostraba cada vez más hostil hacia él, y los amigos de Alejandro y todos los demás macedonios de la corte, celosos del logro, convencieron a uno de los mayordomos de que escondiera una copa de oro debajo de la almohada; entonces que en el transcurso del próximo simposio lo acusaron de robo y, pretendiendo encontrar la copa, colocaron a Dioxipo en una posición vergonzosa y embarazosa.

Vio que los macedonios estaban aliados contra él y abandonó el banquete. Después de un rato llegó a sus propios aposentos, le escribió una carta a Alejandro sobre el truco que le habían jugado, se la dio a sus sirvientes para que se la llevaran al rey y luego se quitó la vida. Había cometido un mal consejo al emprender el combate singular, pero fue mucho más tonto al acabar de esta manera. Por eso, muchos de los que lo injuriaron, burlándose de su locura, dijeron que era un destino duro tener una gran fuerza de cuerpo pero poco sentido común.

El rey leyó la carta y se enojó mucho por la muerte del hombre. A menudo lamentó sus buenas cualidades, y el hombre a quien había descuidado cuando estaba vivo, se arrepintió cuando murió. Cuando dejó de ser útil, descubrió la excelencia de Dioxipo en contraste con la vileza de sus acusadores.

Diodoro Siculo, “Historia mundial
Sobre la rebelión de los griegos de Sogdia contra los macedonios del ejército de Alejandro, cuando este se encontraba herido en la India, en el país de los malavas (325 a. C.)

EL OSO POLAR DE VALLADOLID

EL OSO POLAR DE VALLADOLID

Imagen propia.

En nuestro Campo Grande, antiguo Campo de Marte, se pueden encontrar muchas esculturas, tanto en su interior como en los alrededores por su parte exterior, en el llamado Paseo Central del Campo Grande, frente a la Acera de Recoletos, una de las calles más bellas de Valladolid, por cierto. Una de estas últimas representa un oso, concretamente un OSO POLAR, y es una escultura del salmantino Agustín Casillas Osado (1921- 2016).

La biografía de la página web del escultor dice que eran once (en otros lugares leo que eran doce) las esculturas que se le encargan para instalar en la Acera de Recoletos, en concreto en el Paseo Central del Campo grande, relacionadas con los temas: Musical, Infantil y Animal. Todas ellas de hormigón y a tamaño natural. En el Blog “Valladolid Monumental”, donde hacen un intenso y extenso recorrido por todas las esculturas del Campo Grande, se dice que:

“El primer grupo de seis esculturas se entregó en septiembre de 1968, constaba de dos figuras femeninas, una tocando el laúd y otra tocando el arpa; dos figuras infantiles, un niño sentado observando a una rana, y una niña con un pájaro entre las manos; completaban la serie dos figuras de animales, un canguro y dos patos. Otras seis esculturas fueron entregadas en 1969 entre las que se encontraban las esculturas de una figura de oso, una muchacha sentada mirando un caracol, un zorro y un pelícano  entre otras.”

De todas ellas solo queda el Oso Polar (yo recuerdo haber haber visto algunas de esas esculturas, al menos la de la niña mirando el caracol y la del pelícano, me vienen a la memoria), que es la que figura como portada de esta entrada, y que fotografié un día de paseo por este estupendo espacio verde de mi ciudad.

Musical y Floral
Esculturas realizadas para la Urbanización Las Fuentes de Mojados.

Del autor, Agustín Casillas, que nació un día como hoy, 2 de octubre, podemos decir que fue uno de los referentes españoles en escultura. Artista precoz, estudió la especialidad de escultor y estucador en la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca (entre 1936 y 1946), de donde era natural. Obtuvo varios premios y reconocimientos a lo largo de toda su vida, como la Medalla de Oro de la Exposición de Estampas de la Pasión realizada en Madrid en 1960. Realizó exposiciones y obras en varios países como Portugal y Alemania. En toda la ciudad charra se pueden encontrar muchas de sus obras y fue reconocido con la Medalla de Oro de Salamanca en 2015.

Corazón de Jesús
Escultura realizada para el Sanatorio del Sagrado Corazón de Valladolid

Pero también en Valladolid hay alguna otra obra suya, además de las mencionadas antes (todas ellas de entre los años 1968-69): Dos esculturas (Musical y Floral) para la urbanización “Las Fuentes” de la localidad de Mojados (que desconozco si siguen ubicadas en la urbanización); la escultura “Corazón de Jesús” en hormigón rojo policromado para el Sanatorio del mismo nombre de la capital vallisoletana; y cinco mascarones en hormigón con el tema “Las Musas del Teatro y de la Música” para la fachada del Teatro Calderón de Valladolid, que tristemente desaparecieron tras su remodelación (finalizada en 1999, se llevó por delante varios elementos del Teatro, entre ellos una ingeniosa tramoya del escenario, aunque apareció la suntuosa biblioteca oculta desde 1968).

Otro día contaré más cosas de este Campo Grande nuestro que encierra muchas y muy variadas maravillas. De momento, sabed, que en esta calurosa y seca tierra castellana existe un monumento al Oso Polar. No deja de tener su guasa…

AlmaLeonor_LP

ADVERTENCIA MIRANDA

ADVERTENCIA MIRANDA

Arnold Schwarzenegger, criminales peligrosos y la Guerra Fría: 5 curiosidades sobre Red Heat - VIX
“Danko: calor rojo” (Red Heat, 1988), de Walter Hill

Estamos acostumbrados a escuchar en las películas y series policíacas norteamericanas un texto que se repite una y otra vez machaconamente hasta que el detenido que la escucha asiente verbalmente. El texto es, aproximadamente, este:

«Tiene usted derecho a guardar silencio. Cualquier cosa que diga puede y será usada en su contra en un tribunal de justicia. Tiene el derecho a hablar con un abogado y que un abogado esté presente durante cualquier interrogatorio. Si no puede pagar un abogado, se le asignará uno de oficio ¿Ha entendido los derechos que acabo de decirle?»

En los EE. UU. el silencio del reo no equivale a un consentimiento administrativo, debe asentir en voz alta. Bueno, pues como los juicios y leyes norteamericanas forman ya casi parte de nuestra cultura, aunque solo sea por el cine y la televisión, pues vamos a saber algo más de ese texto. Para empezar, se llama ADVERTENCIA MIRANDA, o Derechos Miranda, o Ley Miranda, más coloquialmente, leerlo se expresa con el verbo “mirandizar”.

Supimos más de su existencia con la película Danko: calor rojo (Red Heat, 1988 de Walter Hill) cuando el Sargento Detective Art Ridzik (James Belushi) trata de explicarle al ruso Capitán Ivan Danko (Arnold Schwarzenegger) que no puede maltratar a un interrogado porque le protege la Ley Miranda. Cuando Danko se encuentra ante un atracador, muy gráficamente pone en práctica lo aprendido…

– ¿Conoce la ley Miranda?
– No conozco a esa zorra.

Y entonces le golpea en la cara… Está claro que lo había entendido, pero a su manera. Pero la ley norteamericana no permite esas gracietas. De hecho, esa recomendación que todo policía debe hacer a un detenido, fue una decisión Landmark (decisión histórica) de la Corte Suprema de los Estados Unidos, quedando establecida así de manera obligatoria y rutinaria para evitar la violación del derecho constitucional a no auto incriminarse, un derecho que está garantizado por la Quinta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que trata sobre el derecho a guardar silencio.

«QUINTA ENMIENDA: Ninguna persona estará obligada a responder de un delito castigado con la pena capital, o con cualquier otra pena, salvo en la presencia o acusación de un Gran Jurado, a excepción de los casos que se presenten en las fuerzas de mar o tierra o en la milicia, cuando se encuentre en servicio activo en tiempo de guerra o peligro público; ni ninguna persona estará sujeta, por la misma ofensa, a ser puesta dos veces en peligro de perder la vida o la integridad física; ni se le forzará a declarar contra sí misma en ningún juicio criminal; ni se le privará de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal; ni se ocupará su propiedad privada para uso público sin una justa indemnización

Son tan puntillosos con los términos de la Advertencia Miranda, que se aconseja a todos los policías que no lo digan de memoria, sino que se acostumbren a leerlo de una tarjeta que deben llevar consigo para no incurrir en algún error lingüístico que pueda invalidar la norma. Pero también hay que tener en cuenta que la advertencia solo es obligatoria en cuando alguien es puesto bajo arresto y sometido a un interrogatorio. En ese caso, debe leerse sus derechos antes de hacerlo, pero si dice algo incriminatorio mientras se le está arrestando (o la policía presencia el delito, en cuyo caso el interrogatorio tampoco es necesario), esas declaraciones no pueden invalidarse por la Advertencia Miranda. Tampoco en casos de terrorismo (el gobierno del presidente Obama dio la orden a las fuerzas de seguridad de prescindir de la Advertencia Miranda en los interrogatorios de las personas potencialmente vinculadas al atentado de la Maratón de Boston de 2013), ni cuando esté en peligro la seguridad pública. Es más, en el año 2010, en el caso “Berghuis vs. Thompkins”, la Corte Suprema decidió que la persona arrestada debía declarar explícitamente que deseaba hacer uso de su derecho a permanecer en silencio y en caso contrario, los agentes podían continuar interrogándolo. Por eso la importancia de que el detenido declare su intención verbalmente y de forma clara. Además, en cada Estado pueden incluir modificaciones de algún tipo. Por ejemplo:

«Si usted decide responder a las preguntas ahora sin la presencia de un abogado, tiene el derecho a dejar de contestar en cualquier momento»
«Conociendo y entendiendo estos derechos que le he comunicado, ¿está usted dispuesto a contestar a mis preguntas sin un abogado presente?»
«¿Entiende los derechos que le han sido leídos? Con ellos en mente ¿desea hablar conmigo o hacer algún tipo de declaración?»

Estos flecos han dado lugar muchas veces a un amplio debate tanto dentro del propio ordenamiento judicial como en la opinión pública. Pero casos más flagrantes, me parece a mi, son los Estados de Nevada, Nueva Jersey, Oklahoma y Alaska, donde algunos territorios suelen sustituir la provisión de un abogado de oficio por la frase: «No tenemos forma de designarle un abogado pero uno le será asignado, si lo desea, en el momento de ir a juicio», lo que significa, de facto, que solo tendrá un abogado ante el tribunal, no mientras está siendo interrogado… En definitiva, y en teoría, la Advertencia Miranda significa que no basta con que una persona conozca sus derechos, o deba conocerlos, o que conozca la ley, sino que en el momento de ser detenido deben serle leídos explícitamente y preguntarle si los ha entendido. Y su respuesta deber ser siempre afirmativa verbalmente.

Pero aún no sabemos por qué se estableció esa Advertencia Miranda en los USA y, sobre todo, quien fue el tal Miranda que le proporcionó el apellido. Así que volvemos a Schwarzenegger y su pregunta «¿Conoce la Ley Miranda?»

3 Ernesto Miranda Gravesite! - YouTube

Pues bien, la Advertencia Miranda se basa en el caso “Miranda contra Arizona” de 1966. La sentencia confirmó que la confesión realizada a la policía por parte del acusado Miranda no podía ser admitida porque su abogado alegó que no había sido debidamente informado de que tenía derecho a guardar silencio, a contar con la asistencia de un abogado durante el interrogatorio, y que cualquier declaración suya podría ser utilizada como prueba en su contra. Esa resolución fue decisiva para que la Corte Suprema de los Estados Unidos la tomase muy en cuenta y estableciese las bases de la Advertencia Miranda para todo el territorio y según los casos que he mencionado antes.

You Have The Right to Remain Silent | BackStory with the American History Guys
Ernesto Miranda al ser arrestado

Y ahora la segunda pregunta… ¿Quién es Miranda? Pues el caso del que venimos hablando “Miranda contra Arizona”, hace referencia a los siguientes hechos. En 1963 se celebró un juicio contra Ernesto Arturo Miranda (1941-1976), adolescente problemático y un delincuente común desde los 15 años, bastante bien conocido por la policía del Estado. Este individuo, en la madrugada del 3 de marzo de 1963, secuestró y violó a una mujer de 18 años, Lois Ann Jameson, en Phoenix (Arizona), cuando se dirigía a su casa después de terminar su trabajo en un cine del centro. Su casa se encontraba a poca distancia de la parada del autobús cuando fue asaltada, amordazada y metida a la fuerza en un coche. Su asaltante la llevó hasta un lugar lejano donde perpetró la violación y luego la devolvió a su casa. Lois Ann, con ayuda de su familia, denunció los hechos a la policía y ofreció las pocas descripciones de las que disponía, como por ejemplo, que el coche era de color verde. Unos diez días después, un vehículo igual al descrito por la chica fue visto por un familiar merodeando la casa donde vivían y avisó a la policía. Entonces, el conductor y dueño del vehículo, Ernesto Miranda, fue detenido.

Miranda and the right to remain silent: The Phoenix story
Rueda de reconocimiento. Miranda es el número 1

Su abogado de oficio, un hombre de más de setenta años, a punto de jubilarse, pero muy ducho en asuntos de derechos judiciales, llamado Alvin Moore, alegó que las pruebas eran circunstanciales, pero la chica acabó reconociendo la voz del agresor y le identificó visualmente en una rueda de reconocimiento. Miranda acabó confesando ante la policía que había «violado a una mujer de 18 años». En la sala de interrogatorios, escribió su confesión en unas hojas en las que, en el encabezado, figuraba el texto: «Esta declaración se ha hecho voluntariamente y por decisión propia. Sin amenazas, coacciones o promesas de inmunidad. Y con pleno conocimiento de mis derechos, entendiendo que cualquier declaración que haga puede y será utilizada en mi contra».

Pese a las objeciones en contra alegadas por la defensa, esa confesión fue presentada en el juicio por el equipo fiscal, y aceptada por el juez del Tribunal Superior de Maricopa, Yale McFate. Miranda fue condenado y sentenciado a entre 20 y 30 años de cárcel por los delitos de robo, secuestro y violación. Su abogado hizo una apelación a la Corte Suprema de Arizona, pero fue desestimada (Miranda, 401 P.2d 721 Ariz. 1965) enfatizando el hecho de que Miranda no había solicitado expresamente un abogado defensor durante esos interrogatorios. Entonces entró en juego la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), quien puso al servicio de Miranda a dos nuevos abogados defensores, John J. Flynn y John P. Frank para llevar el caso ante la Corte Suprema de los Estados Unidos por defecto de forma en el interrogatorio de su cliente, porque no se le llegó a informar verbal y expresamente en ningún momento de su derecho a guardar silencio o a tener un abogado presente. Como suele suceder en algunos casos tan mediáticos como este, se dejó a un lado el interés en la verdadera víctima, Lois Ann Jameson. Pero sigamos.

Earl Warren.jpg
Presidente del Tribunal Supremo, Earl Warren (1891-1974).

El caso se discutió en la Corte Suprema entre el 28 de febrero y el 1 de marzo de 1966, siendo el Presidente del Tribunal Supremo el juez Earl Warren, que también había sido fiscal, y quien fue el encargado de dictar la resolución (en base a la opinión mayoritaria de los jueces, él mismo y otros cuatro; otros tres disintieron en algún punto y otro más se mostró totalmente en contra), en el sentido de que los interrogatorios a los que la policía había sometido al acusado violaban lo estipulado en la Quinta Enmienda y que la confesión escrita de Miranda no tenía validez. Las razones que adujo fueron atendidas y la Corte Suprema, en el conocido como caso “Miranda contra Arizona” (Miranda v. Arizona, 384 U.S. 436 [1966]), anuló la condena, insistiendo expresamente en que la policía tenía el deber de leer y dar a conocer los derechos de todos los sospechosos de un crimen.

«La fiscalía no puede usar declaraciones exculpatorias o inculpatorias que hayan sido derivadas de un interrogatorio iniciado por agentes del orden público después de que una persona ha sido detenida o privada de su libertad de acción de manera significativa, a menos que se demuestre el uso de las garantías procesales de modo eficaz para asegurar el privilegio de la Quinta Enmienda contra la auto-incriminación»

«La persona detenida deberá, antes del interrogatorio, ser claramente informada de que tiene derecho a guardar silencio y que todo lo que diga será usado en su contra en los tribunales; debe ser claramente informado de que tiene derecho a consultar con un abogado y a ser acompañado por su abogado durante el interrogatorio, y que, en el caso de que sea un indigente, un abogado será designado para que lo represente»

«Si la persona indica de cualquier manera y en cualquier momento, antes o durante el interrogatorio, que desea permanecer en silencio, el interrogatorio debe cesar. Si la persona indica que quiere un abogado, el interrogatorio debe cesar hasta que un abogado esté presente. En ese momento, el individuo debe tener la oportunidad de hablar con el abogado y tenerlo presente durante cualquier interrogatorio posterior»

Miranda Rights - HISTORY
Ernesto Miranda en el Segundo Juicio

Se celebró un nuevo juicio sin admitir el interrogatorio, pero en el que en base al resto de pruebas, se volvió a considerar culpable a Miranda, pero se rebajaron los años de cárcel a once, por lo que quedó en libertad condicional en 1972. Durante un tiempo se dedicó a vender tarjetas con la Advertencia Miranda impresa y firmadas de su puño y letra, como un souvenir, y a sacar jugo de entrevistas y declaraciones. Pero en 1976 acabó muerto en una pelea. Fin de Ernesto Arturo Miranda. Por cierto, su asesino se acogió a su derecho a no declarar, fue puesto en libertad por falta de pruebas y no se presentaron cargos contra él por ningún delito. Algunos lo llamarán Karma.

Las consecuencias de aquella decisión judicial del Tribunal Warren fue la conocida como Advertencia Miranda (Miranda warning, Miranda ruling o Miranda rights) y una seria preocupación por los procedimientos de los interrogatorios policiales (consideradas por muchos como coercitivas, bárbaras e injustas) que llevó a la creación de la Legal Services Corporation, de asistencia a los acusados. Conociendo un poco (y no por las películas, sino por los noticieros) como se las traen en la policía en los USA, diría yo que fueron precauciones totalmente necesarias.

Los coches de Harry el Sucio | Marca.com

Pero la Advertencia Miranda que conocemos por el cine y en las series de TV nos puede confundir un poco, porque algunas veces, o no se la toma en serio o directamente se la considera de risa, por lo que me pregunto si de verdad se aplica en ese país de manera rigurosa… En Harry el sucio (Dirty Harry, 1971, Don Siegel), por ejemplo, a Clint Eastwood le abroncan por sus modos rudos al detener a un criminal y su jefe le acaba espetando algo así como «¿Te suena la ley Miranda?», a modo de advertencia para sus acciones futuras. Pero todos sabemos que sigue haciendo de su capa un sayo y acaba con un criminal mentiroso muerto y con su jefe contento, pero obligado a sancionarle. ¿El fin justifica los medios? Harry, desde luego, lo tenía claro, y su jefe, casi que también, porque sus broncas no eran, exactamente, ocasionadas por la seguridad del reo, sino por las consecuencias administrativas que le causarían a él los métodos de Harry…

Estreno en Fox de Boston Legal - Series Adictos

Quienes hemos visto todo tipo de películas de policías y juicios, o episodios de series televisivas norteamericanas con esa temática (desde Colombo, hasta Castle, CSI, Boston Legal, NCIS, Ley y Orden, The Closer, Mayor Crimes, The Mentalist, Elementary, etc, etc) lo hemos escuchado montones de veces, tanto, que hasta es posible que la letanía nos la sepamos de memoria.

S01 E12 – Krusty Gets Busted – PUZZLED PAGAN PRESENTS

Incluso aparece en The Simpson (Temporada 1, episodio 12, titulado, Krusty Gets Busted) con el arresto del payaso Krusty, que  hace que el agente Clancy Wiggum le lea sus derechos, pero lo hace de una forma un tanto perezosa: «Tiene derecho a permanecer en silencio, cualquier cosa que diga bla bla bla bla bla bla». Como si no concediese importancia al hecho de mirandizar. Y en el episodio Waverly Hills, 9-0-2-1-D’oh (19º episodio de la 20º temporada emitido en los USA el 3 de mayo de 2009, haciendo un homenaje a la serie de policías de los noventa Beverly Hills, 90210), cuando el jefe Wiggum arresta a Bart por segunda vez, le cita una parodia de la Advertencia Miranda: «Tienes derecho a estar encantado. Si no tienes un regalo, uno se le proporcionará».

Ya saben, si sale en The Simpson de broma, es que la broma existe… Y el caso es que hay muchas películas en las que parece que se lo toman a risa, como en Dos sabuesos despistados (Dragnet,  1987, Tom Mankiewicz), donde Tom Hanks hasta rapea al leer la Advertencia Miranda

He visto por primera vez la saga 'Arma Letal' y esto es lo que pienso

O en Arma letal 3 (Lethal Weapon 3, 1992, Richard Donner), donde Riggs (Mel Gibson), le dice a uno de los malos: «Tienes derecho a permanecer inconsciente», cuando ya lo había dejado en ese estado.

Combo Duo Plus: Infiltrados en Clase (21 Jump Street)

O en Infiltrados en Clase (21 Jump Street, 2012, Phil Lord y Christopher Miller) donde la torpeza del agente Greg Jenko (Channing Tatum) al tratar de leer la Advertencia Miranda a un detenido, obligan a su puesta en libertad y es cuando se origina el argumento de la película: el castigo del agente y su compañero (Jonah Hill) consistirá en infiltrarse en el instituto. Un castigo un tanto laxo, casi rozando el ridículo, que es lo que pretende, en realidad, el argumento de la película, poner a ambos agentes en ridículo. Pero, curiosamente, consiguen su objetivo y en el desenlace final, a modo de redención, al detenido no es que le lean sus derechos de la Advertencia Miranda, es que se los gritan… como si fuese un desahogo infantil.

The Closer | ATRESPLAYER TV

Pero no solo eso, también existe el caso contrario. Hay series donde se abusa de su lectura, por ejemplo, en la serie The Closer, donde le leen sus derechos a toda persona con la que hablan con la excusa de que es un procedimiento habitual, pero no le dicen, expresamente, que está siendo interrogado. El caso es que hay series donde no vemos nunca que se lean sus derechos (a no ser que sea pertinente para el desarrollo del capítulo), pero ya estamos tan acostumbrados a ello, que si nos preguntaran estaríamos hasta convencidos que le han sido leídos aunque no hayamos visto. En fin… que si solo nos fiásemos de lo que vemos en la pantalla, diríamos que la Advertencia Miranda parece más bien cosa de Danko Schwarzenegger que de la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Jose Coronado tiene don de gentes y sabe tratar a 'los malos' en 'El Príncipe'
José Coronado como el policía Santos Trinidad en la serie “El Príncipe”

En el Estado español, un detenido que es imputado (hoy ya no podemos decir eso, sino investigado o encausado) por un delito (del que no podemos decir que es autor, aunque lo hayamos visto en directo, sino presunto autor) es siempre interrogado por la policía como parte del atestado, informe o diligencias policiales, y tiene peso en el Juicio, es decir, es una prueba. Hasta el año 1978 no se reconocía el derecho del investigado a no declarar contra sí mismo, es la Constitución española la que lo ampara, aunque no se menciona expresamente. Se desarrolló en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM) de 1982 (Real Decreto de 14 de septiembre), y en cuanto a lo más parecido a la Advertencia Miranda se refiere, se explican en el TÍTULO V, Capítulo 1: Del derecho a la defensa y a la asistencia jurídica gratuita. Concretamente en su artículo 118, puntos d), e), g) y h):

d) Derecho a designar libremente abogado, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 1 a) del artículo 527.
e) Derecho a solicitar asistencia jurídica gratuita, procedimiento para hacerlo y condiciones para obtenerla.
g) Derecho a guardar silencio y a no prestar declaración si no desea hacerlo, y a no contestar a alguna o algunas de las preguntas que se le formulen.
h) Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.

También se recogen estos derechos en el TITULO VI, Capítulo IV: Del ejercicio del derecho de defensa, de la asistencia de Abogado y del tratamiento de los detenidos y presos, en su artículo 520.2 que viene a decir prácticamente lo mismo que se ha dicho antes. Finalmente, la Sentencia del Tribunal Supremo de 24 de abril de 1992 (Núm. 1.356), lo dejó suficientemente claro al dictar que: 

«El derecho a no declarar y a no confesarse culpable constituye un principio que resalta el valor de la libertad de toda persona sometida a un proceso criminal, prohibiendo cualquier actividad encaminada a quebrantar su integridad y libertad obligándole a declarar en un determinado sentido. Se trata de un derecho fundamental que puede ser renunciado en cualquier momento y que cede cuando el procesado o acusado decide libre y voluntariamente declarar»

Temporada 3 de Candice Renoir | Palomitacas

Por cierto, en una serie francesa, Candice Renoir, a los que van a ser interrogados se les dice algo parecido a la Advertencia Miranda, pero se añade que «tiene derecho a ser examinado por un médico». Si hubiese existido eso en los USA, el capitán Danko no habría podido evitar una sanción por el puñetazo lanzado a ese tipo que consideraba que Miranda era una zorra… 

AlmaLeonor_LP

 

Fuentes: Wikipedia; Filmaffinity; Youtube; History; Iberley; AbogadoLegal; Y las mencionadas en el texto.