EL LÍDER DE LAS CABRAS

EL LÍDER DE LAS CABRAS

Imagen: Noor Bahjat Almassri

Algunas cabras que estaban pastando vieron un león a lo lejos.

Unas pocas se alarmaron y corrieron hacia el líder de la manada en buscar de su ayuda e interpretación.

El león se acercó aún más, miró a las cabras y rugió.

“No hace falta preocuparse”, dijo el líder de las cabras, “y puedo probarlo: ¡miren que feo color tiene su pelaje! Y en cuanto a su balido, se puede decir que él nunca llegará a nada”.

Idries Shah

FRASES CON IMÁGENES (C)

FRASES CON IMÁGENES (C)

Imagen: Victor Grasso 

 

Cuando las aventuras de las lecturas favoritas se topan con la realidad, salen malparadas. Los piratas se quitan las caretas románticas y aparecen como lo que eran, ladrones. Los corsarios son ladrones con sello oficial. Los bandoleros, zafios asaltantes de caminos. Los exploradores, la avanzadilla del colonialismo; las exploradoras también.  Y las amazonas no existen.

Rosa Ribas
Un Asunto demasiado Familiar” (2019).

SANTA ÁGUEDA

SANTA ÁGUEDA

Resultado de imagen de santa agueda"

Hoy,  5 de febrero, se celebra en el santoral católico la festividad de Santa Águeda, en honor a Santa Águeda de Catania, cristiana del siglo III que conservó la virginidad pese a ser enviada a un lupanar por venganza del proconcul de Sicilia, quien la pretendía sin hacer caso de la promesa de la muchacha de entregar su virginidad a la Iglesia. Santa Águeda fue martirizada arrancándole los pechos, con los que suele aparecer en iconografías cristianas mostrados sobre una bandeja. No deja de ser curioso que esta santa, tan bárbaramente sentenciada a muerte, sea la patrona de las mujeres y en nombre de quien se celebra una de las escasas festividades católicas en las que las mujeres toman el poder, aunque sea por un día, las Aguedas. También es patrona de toda Sicilia, pues se cuenta que una rogativa a la santa frenó a las puertas de la ciudad la lava que manaba de una terrible erupción del volcán Etna en el año 252 d. C. Lástima que no consiguiera en vida frenar el fuego volcánico de quien la pretendía libidinosamente.

Esta festividad también aparece en mi libro VISIBLES. MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX.

“Ortega Zapata recuerda que en el Valladolid de la década de los treinta, las Romerías en advocación de un santo o virgen, celebraciones que aun siendo de carácter religioso, no tienen que ver con la beatería y contenida devoción, eran un acontecimiento muy habitual y esperado por las gentes sencillas. Por ejemplo, es de gran reconocimiento popular un tipo de festividad muy antigua en España que concede a una mujer el bastón de mando del Ayuntamiento por espacio de dos días y que se celebra en honor de la mártir Santa Águeda. Ortega Zapata remata con un chascarrillo su crónica de esta fiesta desde la celebrada en un pueblo vallisoletano, Zaratán, con una puntualización que, hay que recordar, sale de su pluma en 1894 o sea, muy a finales del siglo XIX: «Y véase como, hace sesenta años, estaba resuelto en Zaratán siquiera por 24 horas, el problema que hoy se debate, de si la mujer es apta para ejercer cargos públicos».”

Mª del Pilar López Almena.

Visibles. Mujeres y Espacio Público burgués en el siglo XIX

EL TEDIO (II)

EL TEDIO (II)

Imagen: David de Miguel Ángel (detalle).

El resorte de la historia no era el progreso ni la evolución biológica ni el hecho económico ni ningún otro de los motivos aducidos por los historiadores de las diversas escuelas; era el tedio […] En un principio, por lo tanto, fue el tedio, vulgarmente llamado caos. Dios, aburriéndose del tedio, creó la tierra, el cielo, el agua, los animales, las plantas, Adán y Eva y éstos, aburriéndose a su vez en el paraíso, comieron el fruto prohibido. Dios se aburrió de ellos y los expulsó del Edén; Caín, aburrido de Abel, lo mató; Noé, aburriéndose verdaderamente un poco demasiado, inventó el vino; Dios, aburrido otra vez de los hombres, destruyó el mundo con el diluvio, pero esto le aburrió también hasta tal punto que mandó volver el buen tiempo. Y así sucesivamente. Los grandes imperios egipcios, babilónicos, persas, griegos y romanos surgieron del tedio y se derrumbaron por el tedio; el tedio del paganismo suscitó el cristianismo; el tedio del catolicismo, el protestantismo; el tedio de Europa hizo descubrir América; el tedio del feudalismo provocó la revolución francesa; y el del capitalismo, la revolución rusa. Todas estas bellas invenciones fueron anotadas en una especie de tabla sinóptica; después, con gran celo, empecé a escribir la historia propia y verdadera. No lo recuerdo bien, pero no creo haber llegado más allá de la descripción muy pormenorizada del tedio atroz que sufrieron Adán y Eva en el paraíso y de cómo, precisamente a causa de ese tedio, cometieron el pecado mortal. La cuestión es que, aburrido a mi vez del proyecto, lo abandoné en este punto.

ALBERTO MORAVIA
“El Tedio” (1960)

LA MENTIRA POLÍTICA

LA MENTIRA POLÍTICA

Imagen: Jean Pierre Ruel

La mentira política, hoy, y ello es una novedad, tiende a engañar ante todo a la opinión pública. La mentira política a la antigua tendía a engañar a los demás gobiernos. En nuestros días, esa mentira directa entre poderosos ya no puede existir. Abundantemente abastecido en informaciones públicas o secretas, cada dirigente sabe a qué atenerse sobre los medios del otro, sus recursos, su poderío militar, la solidez interna de su poder. Ambos pueden continuar, ciertamente, engañándose recíprocamente sobre sus intenciones, pero ya es rarísimo que logren mentirse con éxito sobre los hechos. Por lo menos no lo logran más que mediante un rodeo, un conjunto de procedimientos indirectos, a los cuales nuestra época ha dado el nombre de desinformación y que tienen todos como objetivo común emponzoñar las fuentes de información del otro, creándole la ilusión de que él ha descubierto solo, gracias a su habilidad y a la excelencia de sus servicios, lo que se ha fabricado a ese propósito y se ha empujado subrepticiamente hacia él para hacérselo tragar. Por lo demás, la desinformación influencia en una buena medida a los gobiernos a través de sus opiniones públicas, que ella toma a menudo como primer objetivo. Actúa sobre los periódicos, los medios de comunicación, los expertos, los institutos de investigación, las Iglesias, que condicionan a la opinión mientras acosan a los dirigentes con sus amonestaciones y sus consejos.

Es, pues, en primer lugar contra la opinión pública, o, dicho de otro modo, contra la humanidad en su conjunto, y no solo contra los gobiernos, como actúa la mentira o la privación de la verdad, que es su forma elemental. ¿Por qué? “La primera de todas las fuerzas es la opinión pública”, dijo Simón Bolívar. Ésa es la razón por la cual los que temen que la opinión pública esté demasiado bien informada están interesados en actuar de manera que la primera de todas fuerzas que pesen sobre ella sea la mentira.

Como la humanidad se encuentra comprometida en una civilización dominada por la información, una civilización que no sería viable si fuera regida de manera predominante sobre la base de una información constantemente falseada, creo indispensable, si es que queremos perseverar en la vía en que nos hallamos, la universalización de la democracia y, por añadidura, su perfeccionamiento. Pero creo más probable, en el presente estado de las costumbres, de las fuerzas y del modo en que queremos vivir, el triunfo de la mentira y de su corolario político.

Jean-François Revel
El conocimiento inútil” (1989)

DIOSES ÚTILES

DIOSES ÚTILES

Imagen: Edward Burra (1905-1976)

Las diversas religiones que existían en Roma eran todas consideradas por el pueblo como igualmente verdaderas, por el filósofo como igualmente falsas y por el político como igualmente útiles.

Edward Gibbon,
Historia de la decadencia y caída del Imperio romano” (1776)
Cita de cabecera del libro “Dioses útiles. Naciones y Nacionalismos” (2016) de José Álvarez Junco.

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

“Para llegar a conseguir esto hay antes una historia de combates, sacrificios y heroísmo de numerosos luchadores. Por mucha luz que desde el día de hoy tratemos de proyectar sobre ese pasado, nunca será suficiente para iluminar la acción de miles de personas, hombres y mujeres, que vivieron y murieron como héroes durante ese tiempo; no será posible nunca sacar del anonimato a tantas gentes, cuya vida daría tema para montones de novelas y de filmes dramáticos. Nuestro presente democrático se asienta sobre las hazañas de una multitud de heroínas y de héroes. Por mucho que logren sacarse a flote episodios de ese pasado, serán siempre una mínima parte de lo que realmente hubo.”

Santiago Carrillo
“La crispación en España” (2008)

 

La Constitución española fue ratificada en referéndum el 6 de diciembre de 1978, siendo posteriormente sancionada y promulgada por el rey Juan Carlos I el 27 de diciembre y publicada en el Boletín Oficial del Estado el 29 de diciembre del mismo año, día de su entrada en vigor. Con ella se puso en marcha la Transición Española hacia la democracia tantas veces anhelada durante los tristes años de la dictadura franquista. Hoy es un día para la alegría y la esperanza y una llamada firme para que estos tiempos confusos que vivimos no retrotraigan al arcaísmo un logro cobrado con tanto sufrimiento.

AlmaLeonor_LP

EN QUE CONDICIONES SE PUEDE RESPETAR EL PASADO

EN QUE CONDICIONES SE PUEDE RESPETAR EL PASADO

Imagen: Léon Spilliaert

El monacato, tal y como existía en España y existe en el Tíbet, es para la civilización una especie de tisis. Detiene en seco la vida. Simplemente, despuebla. Enclaustramiento, castración. Ha sido un azote para Europa. Añádase a esto la violencia que tan frecuentemente se ha hecho a las conciencias, las vocaciones forzadas, el feudalismo apoyándose en el claustro, el mayorazgo metiendo en el monasterio el exceso de familia; las salvajadas de las que acabamos de hablar, los in pace, las bocas cerradas, los cerebros tapiados, tantas inteligencias desdichadas puestas en el calabozo de los votos eternos, la toma de los hábitos, entierro de almas completamente vivas. Añádanse los suplicios propios de las degradaciones nacionales y cualquiera se sentirá estremecer ante el hábito y el velo, esos dos sudarios de la invención humana.

Sin embargo, en algunos puntos y en algunos lugares, a pesar del pensamiento moderno, a pesar del progreso, el espíritu claustral persiste en pleno siglo XIX, y una curiosa recrudescencia ascética asombra en este momento al mundo civilizado. El empecinamiento de las viejas instituciones por perpetuarse se parece a la obstinación del perfume rancio reclamando vuestra cabellera, a la pretensión del pescado atrasado que querría ser comido, a los vestidos de niño persiguiendo al hombre para vestirlo y a la ternura de los cadáveres que querrían volver para abrazar a los vivos.

“¡Ingrato! – dicen los vestidos-, te he protegido del mal tiempo ¿Por qué no quieres saber nada de mi?”; “Vengo de alta mar”, dice el pescado; “He sido una rosa”, dice el perfume; “Te he amado”, dice el cadáver; “Os he civilizado”, dice el convento.

A todo esto una respuesta: “en otros tiempos”.

Pensar en la prolongación indefinida de las cosas difuntas y en el embalsamamiento de quienes nos han gobernado para que sigan haciéndolo, restaurar los dogmas en mal estado, redorar los relicarios, enlucir de nuevo los claustros, volver a bendecir las reliquias, volver a amueblar las supersticiones, volver a alimentar los fanatismos, recuperar el mango de los hisopos y de los sables, reconstruir el monaquismo y el militarismo, creer en la salud de la sociedad por la multiplicación de los parásitos, imponer el pasado al presente: todo eso parece extraño.

Hay, sin embargo, teóricos para estas teorías. Estos pensadores, gente de juicio, por otra parte, utilizan un procedimiento bien sencillo: aplican sobre el pasado un enfoscado que llaman orden social, derecho divino, moralidad, familia, respeto a los mayores, autoridad como antaño, la santa tradición, legitimación; y os gritan: “¡Mirad!, tomad esto, honrados ciudadanos”. Esta lógica era conocida por los antiguos. Los arúspices la practicaban. Frotaban con greda blanca una becerra negra, y decían: “es blanca”. Bos cretatus.

Víctor Hugo
“Los Miserables”