POR UNA FOTOGRAFÍA… FACEBOOK, ARTE, HISTORIA, ACTUALIDAD

POR UNA FOTOGRAFÍA… FACEBOOK, ARTE, HISTORIA, ACTUALIDAD

1939453_793425047363135_2340763473984917578_n

Recientemente he hablado de la manipulación de las imágenes en un artículo sobre Mentiras publicado en la Revista Digital Anatomía de la Historia, pero hoy quiero hablar de otra cosa, de la imagen como motivo de manipulación, de la utilización de una imagen, bien sea para dañar a alguien, bien sea para obtener un beneficio propio, bien sea para manipular una situación, bien sea para tergiversar hasta el espíritu y sentido de la ley.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la prensa estadounidense y algunos periódicos europeos, divulgaron una fotografía de un infante Adolf  Hitler. Era la fotografía que aparece a la derecha en la imagen de cabecera. Pero no respondía a la realidad, sino que el verdadero Hitler era en encantador niñito de la fotografía de la izquierda. Ver la fotografía verdadera era demasiado sufrimiento, quizá, para ser tolerado. Todo el mundo estuvo de acuerdo en aceptar esa falsa realidad porque lo contrario hubiese supuesto dulcificar demasiado al monstruo.

¿De verdad aceptamos tan fácilmente la manipulación?

Actualmente las redes sociales son el medio de comunicación más rápido y utilizado para difundir información e imágenes. Hay leyes que protegen los derechos constitucionales de las personas y protegen frente a la violación de su intimidad o de publicaciones que puedan considerarse lesivas para su persona o realicen algún tipo de apología al terrorismo o a la violación de los derechos humanos. Hasta aquí todos de acuerdo.

Pero las redes sociales, y voy a hablar de Facebook, no cumplen esta sencilla máxima con el rigor que cabría esperar de un medio de movilización de masas como es el creado por el exitoso Mark Zuckerberg. Todos conocemos casos de páginas rayanas en un flagrante delito, que pese a ser denunciadas por muchos usuarios, siguen campando por sus respetos con la total connivencia de Facebook.

chiquines

La última manipulación de la que he sabido se llama “50 sombras de la Luisi” y plagiaba con todo el descaro posible los textos que el magnífico “chiquin” Ángel Sanchidrián, autor del libro “Sinopsis de Cine”,  pone a disposición de todos nosotros en su muro de Facebook, sobre las aventuras de la Luisi y su mundo de fantasía de andar por casa titulado “50 Sombras de Luisi”, si… solo una palabra diferencia una de otra, y con esa “triquiñuela” alguien se permitió crear una página en su beneficio y en detrimento de su creador, que encima tiene la deferencia y generosidad de ofrecernos a sus lectores sus divertidísimas historias sin pasar por caja. Pues en este caso, con el tesón y la denuncia de todos los que leemos a Sanchidrián, se ha conseguido que la página desaparezca… lo que no me queda claro es si por la intervención de Facebook o porque su autor se habrá aburrido de recibir improperios de los fieles al escritor.

Pero ¿Cuántas páginas siguen en la red mostrando violencia gratuita, maltrato animal, apología del franquismo, nazismo y otras lindezas similares? Muchas. Y ahí siguen sin que podamos conseguir que se respeten mínimamente los derechos humanos.

No quiero que se entienda esta crítica como un ataque a la red Facebook. Solo quiero poner en evidencia algunas malas prácticas que deben ser corregidas, porque ahora las redes sociales son nuestra sociedad paralela, y pese a su carácter virtual, es el modelo de comunicación de masas en el que muchos nos vemos inmersos casi (y sin el casi) cada día.

Y es que hay cosas que las hacen mal. Muy mal. Vamos a contarlo a través de tres conceptos que parece que no son bien entendidos en la red: ARTE, HISTORIA, ACTUALIDAD.

ARTE

10984915_575644699238299_1908409554_n

A través de un amigo común, supe que a Luis Artime le habían denunciado por exhibir esta imagen que alguien consideró impúdica, sexo gratuito, decían, sin tener en cuenta lo que esa imagen era o significaba.

“Egoïste”  (y copio lo que de ella cuenta El Portadista   porque yo no soy una experta), “es una revista legendaria, lo mismo publica textos escritos por premios Nobel que fotos de Avedon o Helmut Newton. Aparece cada cierto número de años, cuando Nicole Wisniak (su editora) siente que el producto está preparado”. Así que fíjense si está elaborada y profesionalizada. Tiene su propia página de Facebook, si alguien quiere buscarla. Y además la portada original puede verse en su página oficial  Nº 17, Tomo II  .

La portada en cuestión (la imagen que se muestra está debidamente “pixelizada” para evitar que a los ávidos del tijeretazo les entre un subidón de adrenalina), no era solo ARTE en estado puro, una fotografía preciosa de Paolo Roversi de una mujer bella. Era, además, un grito de auxilio, el manifiesto de una actriz iraní, Golshifteh Farahani, contra el oscurantismo y discriminación hacia la mujer que reina impunemente en su país. Así que fíjense si tiene mérito fotografiarse desnuda en esa tesitura y publicar la imagen en un mundo que se me antoja cada vez más puritano e idiota.

Pues a este hombre (no le conozco, pero supe de su historia a través de una amigo común de la red), le denunciaron y Facebook pidió(exigió) la retirada de la imagen, cosa que tuvo que hacer sin que en este tribunal inquisitorial se escuche más que a una sola de las partes. Existe una denuncia, alguien la hace caso, ergo, has de ser sancionado.

HISTORIA

Monument-Victor

Hace unos días Javier Sanz de la página de Facebook “Historias de la Historia”, se mostraba muy enfadado porque alguien le había denunciado por publicar una fotografía que, como dije en el caso anterior, no voy a ofrecer aquí para no darles el gustazo a los censores de mentes estrechas.

Ilustraba la historia de este niño, Víctor Cherevichki, desarrollada en un artículo de su blog que, posteriormente compartía en su muro de Facebook, titulado “El niño asesinado por los alemanes cuando intentaba liberar a sus palomas”. La historia y la fotografía de marras, pueden verla en su blog “Historias de la Historia” y de paso echarle un vistazo que es muy bueno. La historia de Víctor es real y fue investigada por este historiador, autor de varios libros y publicaciones. La fotografía es dura. Pero no se puede obviar la realidad. Algunos sí llegaron a hacerlo y en su muro hubo quien hasta cuestionó que la fotografía fuese auténtica por unas cuestiones técnicas que el comentarista decía conocer al dedillo.

Pero las críticas que se le hicieron no fueron por ahí. Tampoco se dedicaban a desmontar su relato, ni a apuntarle algún tipo de error histórico. No. Se limitaban, insultos mediante, a criticar que utilizase esa fotografía concreta para ilustrar la noticia. Y le bloquearon su muro. Javier Sanz lo contó días después bastante enfadado por el tema, pero dispuesto a seguir contando la HISTORIA tal y como ha de ser, con toda la veracidad posible.

ACTUALIDAD

piloto3

El último caso del que voy a hablar me afectó directamente por ser una de las administradoras de la página de Facebook “Pa lo que hemos Quedao”, un magazine sin ánimo de lucro (no tenemos ninguna empresa de ningún tipo vinculada a esta página, ni ninguno de los administradores cobramos un duro por dedicar a esta y a las demás páginas afines nuestro tiempo y dedicación), en la que tratamos de contar cosas, cosas que pasan, de nosotros, de la vida, de este mundo que nosotros mismos construimos (y no “en el que nos ha tocado vivir”), de la ACTUALIDAD. Esta es nuestra definición:

68677_paloque

Pues bien, en ese afán por la divulgación, el conocimiento, la actualidad y la participación, hace unos días, nuestro administrador principal, creador de PALOQUE, autor del blog del mismo nombre,  y “alma mater” de este proyecto cultural, Oscar Fábrega, enlazó una noticia, esta: “Yihadistas del Estado Islámico queman vivo al piloto jordano que tenían capturado”.  No sé si era este enlace concretamente, pero sí que figuraba la imagen, cruda imagen, del hombre en su agonía. Lo que pasó después… bueno, mejor que lo cuente el mismo Oscar…

Querido Mark Zuckerberg. No pienses que te escribo estas líneas para regañarte, pese a que considero tremendamente injusto el bloqueo de tres días al que tú, como dueño de Facebook que eres, me has condenado. Te escribo, desde el cariño, para pedirte, de rodillas, que le pidas a los lumbreras que se encargan de estudiar las denuncias del personal que se lo hagan mirar. Me explico:

La primera vez que me chapaste la cuenta, por aquella viñeta humorística que pretendía criticar el machismo islámico, y que mostraba a unos Adán y Eva musulmanes (él con una hoja de parra que le tapa sus partes pudorosas, ella con una hoja que le tapaba el cuerpo entero), haciendo un esfuerzo de comprensión, fui capaz de medio entenderte y comprendí que igual alguien había sentido que mi crítica dañaba su fe en Alá. Ya sabemos cuánto les molesta a los creyentes que se haga burla de sus creencias sobrenaturales. Y cuan frágil es la fe que a la menor burla se tambalea…

La segunda vez también lo entendí, aunque me costó algo más. ¿Recuerdas? Fue por aquella foto del rodaje de la peli “Mal gusto” de Peter Jackson, en la que salía este comiéndose, figuradamente, un cerebro directamente de su envase. Entiendo que era un contenido violento y desagradable pese a que, sobra decirlo, era ficción. Mea culpa.

La tercera vez me costó más. Pero, durante los días que permanecí en el ostracismo virtual, caí en la cuenta de cuan groso había sido mi error. ¿A quién demonios se le ocurre mostrar una foto de una antropóloga con una chica de una tribu africana con los senos al aire? Entendí que mi desvergüenza y amoralidad debía ser castigada. Y claudiqué.

Pero ahora, querido Mark, pese a que llevo tres días dándole vueltas, no puedo entenderlo. ¿De verdad has considerado que era apología del terrorismo compartir un enlace de un periódico digital que, simplemente, se hacía eco del asesinato a manos de ISIS de un piloto jordano? ¿Consideras justo hacerle caso al imbécil o imbecila que decidió denunciar esta publicación?

Desde el profundo dolor que siento al tener que regañarte, quiero que sepas que no mando a la mierda a tu red social, y a ti de camino, porque tengo muchos amigos aquí que no quiero perder. Pero quiero que sepas que, con el corazón en la mano, estoy dolido por tu asquerosa censura, tu falta de criterio, tu poca vergüenza, tu doble moral y tu puta hipocresía.

Atentamente. Óscar Fábrega.

PD. Te mando recuerdos de mi dedo. Espero que lo entiendas, bonico de cara.

gorila-haciendo-corte-de-manga

No. Evidentemente la imagen no es de Oscar, él tiene más barba… pero como he dicho, no pienso dar gusto a los censores de imágenes para que me corran a gorrazos.

Señores de Facebook… ¿tendrán más cuidado la próxima vez? ¡Gracias!

AlmaLeonor

 

 

Esta entrada fue publicada en SENTIMIENTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a POR UNA FOTOGRAFÍA… FACEBOOK, ARTE, HISTORIA, ACTUALIDAD

  1. La vara de medir de Facebook es tan ilógica que uno nunca sabe cómo acertar.
    Gran artículo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s