DIOXIPO Y CORAGUS

DIOXIPO Y CORAGUS

Lucha Griega o Pankration (FineArt)

En el transcurso de la bebida ocurrió un hecho curioso que vale la pena mencionar. Entre los compañeros del rey había un macedonio llamado Coragus, fuerte de cuerpo, que se había distinguido muchas veces en la batalla. Su temperamento se agudizó con la bebida, y desafió al combate singular a Dioxipo el Ateniense, un atleta que había ganado una corona en los juegos más importantes. Como era de esperar, los invitados al banquete los incitaron y Dioxipo aceptó. El rey fijó un día para la contienda, y cuando llegó el momento, miles de hombres se reunieron para ver el espectáculo.

Los macedonios y Alejandro respaldaron a Coragus porque era uno de ellos, mientras que los griegos respaldaron a Dioxipo. Los dos avanzaron al campo de honor, el macedonio vestido con su costosa armadura pero el ateniense desnudo, con el cuerpo aceitado, portando un garrote bien equilibrado. Ambos hombres estaban bien a la vista con sus magníficos físicos y su ardor por el combate. Todos esperaban, por así decirlo, una batalla de dioses. Por su porte y el brillo de sus brazos, el macedonio inspiraba terror como si fuera Ares, mientras que Dioxipo sobresalía en pura fuerza y condición; más aún debido a su club, guardaba cierto parecido con Heracles.

Cuando se acercaron, el macedonio lanzó su jabalina desde una distancia adecuada, pero el otro inclinó ligeramente su cuerpo y evitó el impacto. Entonces el macedonio alzó su larga lanza y cargó, pero el griego, cuando estuvo a su alcance, golpeó la lanza con su garrote y la hizo añicos. Después de estas dos derrotas, Coragus se vio reducido a continuar la batalla con su espada, pero cuando la alcanzó, el otro saltó sobre él y le agarró la mano de la espada con la izquierda, mientras que con la derecha el griego volcó el equilibrio del Macedonio y le hizo perder el equilibrio.

Al caer a tierra, Dioxipo puso su pie sobre su cuello y, sosteniendo su garrote en alto, miró a los espectadores. La multitud estaba alborotada por la asombrosa rapidez y superioridad de la habilidad del hombre, y el rey hizo una seña para dejar ir a Coragus, luego disolvió la reunión y se fue. Estaba claramente molesto por la derrota del macedonio. Dioxipo liberó a su oponente caído, y dejó el campo vencedor de una contundente victoria y adornado con ribetes por sus compatriotas, por haber traído una gloria común a todos los griegos. La fortuna, sin embargo, no le permitió alardear de su victoria por mucho tiempo.

El rey se mostraba cada vez más hostil hacia él, y los amigos de Alejandro y todos los demás macedonios de la corte, celosos del logro, convencieron a uno de los mayordomos de que escondiera una copa de oro debajo de la almohada; entonces que en el transcurso del próximo simposio lo acusaron de robo y, pretendiendo encontrar la copa, colocaron a Dioxipo en una posición vergonzosa y embarazosa.

Vio que los macedonios estaban aliados contra él y abandonó el banquete. Después de un rato llegó a sus propios aposentos, le escribió una carta a Alejandro sobre el truco que le habían jugado, se la dio a sus sirvientes para que se la llevaran al rey y luego se quitó la vida. Había cometido un mal consejo al emprender el combate singular, pero fue mucho más tonto al acabar de esta manera. Por eso, muchos de los que lo injuriaron, burlándose de su locura, dijeron que era un destino duro tener una gran fuerza de cuerpo pero poco sentido común.

El rey leyó la carta y se enojó mucho por la muerte del hombre. A menudo lamentó sus buenas cualidades, y el hombre a quien había descuidado cuando estaba vivo, se arrepintió cuando murió. Cuando dejó de ser útil, descubrió la excelencia de Dioxipo en contraste con la vileza de sus acusadores.

Diodoro Siculo, “Historia mundial
Sobre la rebelión de los griegos de Sogdia contra los macedonios del ejército de Alejandro, cuando este se encontraba herido en la India, en el país de los malavas (325 a. C.)